Logo El Confidencial
Morena y en forma

Por qué caminar por la playa quema más calorías que hacerlo en la ciudad

Si eres de las que aprovechan su estancia marítima para pasear, además de ponerte morena estarás adelgazando más de lo esperado

Foto: Caminar por la playa quema calorías. (Zack Minor para Unsplash)
Caminar por la playa quema calorías. (Zack Minor para Unsplash)

A lo largo de un día playa vemos que cada persona es diferente. Por ejemplo, están quienes se tumban en la arena y aprovechan todo el tiempo que tienen para descansar y dorarse bajo el sol, siempre con protección, claro.

Además, también están quienes apenas tienen tiempo de quitarse la ropa y ya están en el agua, de donde es casi imposible sacarlas hasta que llega la hora de volver a casa; quienes hacen castillos y se llenan de arena o quienes son capaces de no mancharse ni un poquito.

Caminar por la arena quema más calorías.  (Yoann Boyer para Unsplash)
Caminar por la arena quema más calorías. (Yoann Boyer para Unsplash)

No nos olvidamos de aquellas que aprovechan que están en un entorno envidiable para caminar, dejando que la brisa marina alborote su pelo, que el sol coloree su piel y, tal vez sin saberlo, quemando muchas más calorías que quienes caminan sobre asfalto.

Esto no lo decimos nosotras, lo dice un estudio de la universidad de Berkeley, que asegura que caminar sobre la arena de la playa con una intensidad moderada es más efectivo para quemar calorías que correr ese mismo tiempo.

Pasear por la playa para quemar más calorías. (RawFilm para Unsplash)
Pasear por la playa para quemar más calorías. (RawFilm para Unsplash)

Andar sobre la arena húmeda requiere un esfuerzo mayor que hacerlo sobre una superficie dura, como la acera o el asfalto, tus músculos y tendones trabajan más y esto hace que nuestro cuerpo consuma más calorías, entre un 20% y un 50 % más, según el citado estudio.

La arena de playa no es una superficie uniforme, esto hace que al caminar por ella nuestros pies se hundan lo que exige un mayor esfuerzo por parte de nuestras piernas y caderas, por lo que el trabajo muscular es más grande.

El placer de pasear

Además, la arena mojada y suave nos invita a caminar y correr sobre ella sin preocuparnos por el impacto que pueda tener sobre nuestras articulaciones y los dolores asociados a ella, porque es un amortiguador natural.

Un agradable paseo por la playa, sobre todo a primera hora del día o a última de la tarde puede ser clave a la hora de seguir teniendo unos hábitos de vida saludables y realizando actividad física aunque estemos de vacaciones.

Es tan gratificante que seguro que no te importa dedicarle más tiempo del que planeabas en un principio, llegando más lejos y caminando más rato del que tenías pensado. Sin apenas darte cuenta estarás entrenando más.

Una forma de quemar grasas y adelgazar fácilmente que también nos aporta otros beneficios. Disminuye el estrés y la ansiedad, lo que es positivo para el sistema nervioso, mejora vínculos sociales, si caminamos junto a alguien mientras nos ponemos al día, y también nuestra autoestima.

Andar por la arena quema más calorías. (Oleg Ivanov para Unsplash)
Andar por la arena quema más calorías. (Oleg Ivanov para Unsplash)

Pasear por la playa se relaciona con una mejora de problemas vasculares y circulatorios, porque la irregularidad de la arena hace que nuestra sangre circule mejor al presionar sobre toda la planta del pie.

En definitiva, una forma sencilla y agradable de seguir activas y conseguir sacar el máximo provecho de nuestra estancia a orillas del mar.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios