Logo El Confidencial
Ponle solución

¿Haces dieta y ejercicio físico y no consigues adelgazar? Este puede ser el problema

Si no consigues perder peso, puede que no estés teniendo en cuenta estos factores

Foto: Por qué haces dieta y ejercicio y no adelgazas. (Jannis Brandt para Unsplash)
Por qué haces dieta y ejercicio y no adelgazas. (Jannis Brandt para Unsplash)

Si te has propuesto cambiar tus hábitos y llevar una vida más saludable, seguro que una de las cosas que has cambiado es tu forma de comer, optando por una dieta equilibrada donde priman los productos frescos y eliminando de ella todo lo que es menos saludable para ti.

Además, cuando queremos adelgazar, nos recomiendan que comencemos a practicar también un poco de ejercicio físico. Parece que esta es la fórmula que necesitamos para obtener la figura que buscamos, pero no siempre resulta así.

Ejercicio para adelgazar. (Bruce Mars para Unsplash)
Ejercicio para adelgazar. (Bruce Mars para Unsplash)

Estás cuidando tu alimentación y realizando ejercicio físico y a pesar de ello, ¿sigues sin perder el peso que esperabas? Puede que estés cometiendo alguno de estos errores muy habituales.

La importancia de la alimentación

Para perder peso es necesario generar un déficit energético, es decir, gastar más calorías de las que ingerimos. Para ello tenemos que tener en cuenta nuestra alimentación.

Esto no quiere decir que tengamos que obsesionarnos con lo que estamos comiendo, ni mucho menos, pero merece la pena señalar que, por muy saludable que sea algo, si lo comemos en exceso, no estaremos ayudando a nuestro objetivo.

La moderación en la alimentación es importante. (Tetiana Bykovets para Unsplash)
La moderación en la alimentación es importante. (Tetiana Bykovets para Unsplash)

Los frutos secos pueden ser un buen ejemplo de ello. Son saludables y muy recomendables para tomar como snack, pero sin excedernos, porque tienen muchas calorías que podrían ser contraproducentes si queremos perder peso.

También puede que hayas notado que en los primeros días tras comenzar a hacer ejercicio físico aumenta la sensación de hambre. Por ello tendemos a comer más y parecerá que el entrenamiento no está funcionando porque lo que perdemos con el ejercicio lo estamos recuperando con la comida.

Es importante ser constante y mantener los buenos hábitos de alimentación, puedes darte algún capricho de vez en cuando sin problemas, pero si aprovechas el fin de semana para tomar todo lo que no comes entre semana, todo tu esfuerzo no estará sirviendo de nada.

No te saltes comidas. (Daria Litvinova para Unsplash)
No te saltes comidas. (Daria Litvinova para Unsplash)

Tampoco es recomendable comer demasiado poco o saltarse comidas, ser demasiado restrictiva con la alimentación puede provocar que tu metabolismo se ralentice, el cuerpo entra en modo supervivencia y decide consumir menos calorías. Esto hace que sea más complicado bajar de peso.

No te obsesiones con la báscula

Los resultados de este cambio de hábitos no son inmediatos, tendrás que dejar que tu cuerpo se acostumbre a la nueva situación antes de comenzar a notarlos, por ello no debes obsesionarte con el número que te devuelve la báscula.

Además realizar ejercicio físico hace que perdamos grasa y ganemos músculo, este último pesa más y por eso puede darnos la impresión de que no solamente no adelgazamos, sino que estamos engordando. Recuerda que lo importante no es perder peso, sino grasa.

El descanso es clave

Es necesario dormir bien. (Maddi Bazzocco para Unsplash)
Es necesario dormir bien. (Maddi Bazzocco para Unsplash)

Durante el sueño el cuerpo segrega hormonas que influyen en nuestro apetito. Dormir poco hace que desciendan los niveles de leptina, encargada de la sensación de saciedad, por lo que aumenta nuestro apetito durante el día. Los de grelina aumentarán, estimulando el apetito.

Un descanso adecuado nos ayudará también a poder dar lo mejor de nosotras mismas durante todo el día, favoreciendo nuestra concentración y productividad.

Para dormir bien, evita acostarte con el estómago lleno, adelantando la hora de la cena, los aparatos de luz que puedan afectar tu sueño, así como la cafeína, el tabaco o el alcohol. Un buen descanso es necesario para mejorar tu calidad de vida.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios