Consigue unas digestiones más ligeras con esta sencilla rutina de yoga
  1. Estilo
  2. Ocio
Mejora tu salud

Consigue unas digestiones más ligeras con esta sencilla rutina de yoga

Gracias al yoga puedes lograr sentirte más ligera, más ágil y menos pesada, también en tus digestiones

placeholder Foto: Rutina de yoga para digestiones ligeras. (Dane Wetton para Unsplash)
Rutina de yoga para digestiones ligeras. (Dane Wetton para Unsplash)

Muchos son los motivos que pueden llevarnos a sentir que nuestras digestiones son más lentas y costosas, haciendo que nos sintamos pesadas e incómodas. Puede deberse a una enfermedad (por lo que primero deberías consultar con tu médico), pero habitualmente estos dolores y malestares no están asociados a ningún trastorno.

Así, se relacionan más a menudo con una mala alimentación, comiendo en exceso, demasiado rápido o masticando poco. Por suerte hay tantas soluciones como motivos: presta atención a tu microbiota, dedica más tiempo a comer de forma consciente y pausada.

Una meta que podemos lograr gracias a la sencilla rutina de yoga que nos proponen desde la marca Kaiku, que puede ser de gran utilidad para hacer que nuestras digestiones sean más ligeras.

Una rutina de yoga que comienza equipándonos con todo lo que vamos a necesitar, ponte ropa cómoda, recógete el pelo si te molesta y coloca tu mat de ejercicio en el suelo. Siéntate sobre él con las piernas cruzadas y la espalda recta, pero relajada. Comienza haciendo unas respiraciones y conectando con tu cuerpo.

Sin cambiar de posición, coloca una mano sobre tu pecho y otra sobre el abdomen, sintiendo tu respiración. Sin levantarte del suelo y con calma, realiza movimientos circulares con el cuerpo, primero de derecha a izquierda y después en el otro sentido. Se realiza durante dos minutos y el objetivo es sentir el movimiento circular en el estómago. Puedes cerrar los ojos si te ayuda a concentrarte.

Finalizado el ejercicio, regresa a la posición original, sentada con las piernas cruzadas. Coloca las manos sobre las rodillas e inhala mientras abres el pecho, después lleva el pecho hacia dentro, curvando la espalda y, en esta posición, realizamos de nuevo los movimientos circulares que hemos aprendido en el ejercicio anterior, también en ambos sentidos.

Ahora toca mover los brazos, para ello, llevamos la mano derecha al suelo para apoyarnos y, con el brazo izquierdo realizamos movimientos circulares de manera amplia y lenta, después apoyamos el brazo izquierdo en el suelo y hacemos el mismo movimiento con la otra mano. El objetivo es sentir ese movimiento fluido en la zona abdominal.

El ejercicio final serán unas torsiones suaves y así lo tenemos que sentir en el abdomen. Sin cambiar de posición, coloca la mano derecha sobre la rodilla izquierda y, girando el cuerpo sin mover la cadera, lleva la mano izquierda detrás del cuerpo, apoyándola en el suelo. Mantén la postura durante algunas respiraciones y repite con el otro lado, colocando la mano izquierda en la rodilla derecha y con la otra mano en la espalda.

Estas no son las únicas posturas o asanas que puedes practicar para que tus digestiones sean más ligeras, pero pueden servirte como punto de partida. Concéntrate en el momento, intenta ser siempre consiente de tu respiración y recuerda escuchar a tu cuerpo, estos movimientos no deben dañarte.

Aunque hemos señalado que estas molestias no suelen estar producidas por un trastorno, lo mejor es no quedarnos con la duda y consultarlo con nuestro médico, porque la salud siempre tiene que ser lo primero.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Ejercicios piernas
El redactor recomienda