Logo El Confidencial
todos los detalles

Rafa Nadal y Xisca Perelló: una boda búnker (con casillero para móviles) en siete claves

Repasamos una boda que fue fugaz y estuvo rodeada de una seguridad cuasi militar. Si te perdiste el enlace de este otoño, aquí va lo que sabemos del mismo

Foto: Rafa Nadal y Xisca Perelló en un fotomontaje de 'Vanitatis'
Rafa Nadal y Xisca Perelló en un fotomontaje de 'Vanitatis'

La boda de Rafa Nadal y Xisca Perelló hizo que la mallorquina zona de Pollensa viviese este sábado un ajetreo fuera de lo normal. Y eso que era prácticamente imposible cazar alguna fotografía de los novios debido a las fuertes medidas de seguridad que rodeaban a Sa Fortalesa, la finca elegida por la pareja para darse el 'sí, quiero'. Tanto el tenista como su chica dejaron claro que no querían hacer de su boda un show. Y lo demostraron de forma tajante.

Las imágenes que trascendieron a lo largo de la tarde de este sábado tenían que ver con la salida de los invitados (entre los que se encontraban rostros populares como Feliciano López, Sandra Gago o Carlos Moyá) desde el hotel Illa d'Or hasta el lugar, que demostró ser una auténtica fortaleza. Incluso se rumoreó sobre una posible fotografía de los novios para los medios que nunca (al menos hasta el momento en que se escriben estas líneas) llegó. Una boda sin móviles (por expreso deseo de los contrayentes) y con una privacidad que muchos han juzgado excesiva por tratarse del deportista español más famoso en todo el mundo.

[LEER MÁS: Un 'sí, quiero' privado, con Reyes y seguridad militar]

El rey don Juan Carlos, en el coche que lo llevó de camino a la ceremonia. (EFE)
El rey don Juan Carlos, en el coche que lo llevó de camino a la ceremonia. (EFE)

Estas son siete claves de una boda que, pese a su secretismo, también ha dejado momentos para el recuerdo:

- La reina Sofía, la invitada sorpresa

Nadie esperaba que doña Sofía, que apenas unas horas antes había estado en los Premios Princesa de Asturias, acompañase al Rey emérito en su asistencia a la boda. Sin embargo, así fue. La Reina asistió junto a su real marido. Eso sí, las cámaras solo captaron a don Juan Carlos, que iba en la parte delantera del coche y saludó a aquellos que rodeaban Sa Fortalesa para captar alguna imagen de los invitados.

- Rosa Clará, la mujer que vistió a todas las mujeres

A lo largo de la tarde, por fin pudimos ver el boceto con la imagen del vestido de la novia, diseñado por Rosa Clará. Un cuerpo entallado, de manga larga y cuello redondo, compuesto por líneas verticales de pedrería y con mangas de tul transparente. Los bordados, cosidos a manos, son de encaje francés y de inspiración Art Déco, que combinan motivos gráficos y florales con pequeños destellos de micropedrería incrustada en el propio dibujo. La diseñadora no solo elaboró el vestido nupcial, sino también los de la madre de Nadal, la madre de la propia novia y las hermanas del tenista.

Boceto del vestido de Rosa Clará para Xisca Perelló.
Boceto del vestido de Rosa Clará para Xisca Perelló.

- Estampados y pamelas

Una de las claves de la boda fue el look de muchos invitados. Llamó la atención (por su exquisitez) el modelo floreado de Sandra Gago, que optó por un vestido midi de estampado primaveral en tonos rosas y verdes de Carolina Herrera, acompañado por un cinturón de raso como el que lucieron Tamara Falcó y la reina Letizia hace un par de días. Entre las mejor vestidas también estaba Marta Tornel, que apostó por el color berenjena y una pamela de Mimoki.

El tenista Feliciano López y Sandra Gago.  (EFE)
El tenista Feliciano López y Sandra Gago. (EFE)


- Un mensaje para los invitados: nada de móviles

En el mismo autobús que los llevaba de camino al enlace, los invitados se encontraron con un claro mensaje que decía lo siguiente: “Os recordamos que nos gustaría que disfrutaráis de nuestra boda y que fuera en la más estricta intimidad. Cuando lleguéis encontraréis un casillero para que podáis dejar los móviles. Muchas gracias: María Francisca y Rafael”.

- Guardia Civil y Policía

El dispositivo policial fue pantagruélico y acabó empachando como una buena comilona. La zona, un enclave típicamente militar, estuvo controlada por la Guardia Civil de Tráfico y la Policía Local. Eso hizo que el acceso a Sa Fortalesa fuese bastante complicado.

- El retraso de Carlos Moyá

El entrenador de Nadal y su esposa, Carolina Cerezuela (que iba impecablemente vestida de rojo), fueron de los últimos invitados en llegar. ¿La razón? Ambos habían estado en un largo viaje. Los que sí fueron puntuales a la hora de subirse a los minibuses fueron los tíos del tenista: Miquel Ángel, Rafel y Toni con sus respectivas familias.

Moyá y Cerezuela, llegando a la boda. (EFE)
Moyá y Cerezuela, llegando a la boda. (EFE)

- La misma pajarita:

Otro de los detalles más curiosos del look de los invitados a la boda fue que todos los testigos del novio llevaban la misma pajarita de color lila. Un 'dress code' que tampoco esperaba el resto de los invitados, todos atentos al beso de la pareja, que se produjo alrededor de las 3 de la tarde (la ceremonia empezó a las 2, con media hora de retraso) y dio paso a la celebración hasta altas horas de la madrugada.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios