Un mes sin Albert Rivera: cronología de cuatro semanas que le han cambiado la vida
  1. Famosos
SONADA DIMISIÓN

Un mes sin Albert Rivera: cronología de cuatro semanas que le han cambiado la vida

El exlíder de Ciudadanos abandonó la política el 11 de noviembre. Además de anunciar que será padre, la pareja de Malú valora sus opciones laborales en el ámbito del Derecho

Foto: Albert Rivera, el día que anunció su renuncia a la política. (EFE)
Albert Rivera, el día que anunció su renuncia a la política. (EFE)

“La vida cambia deprisa. La vida cambia en un instante. Te sientas a cenar y la vida que conocías se acaba”. Lo escribió en ‘El año del pensamiento mágico’ la maravillosa Joan Didion, escritora norteamericana que Albert Rivera debería conocer, por su pasión por EEUU. Hace ya un mes que el exlíder de Ciudadanos anunció que se retiraba de la política. Un instante. Eso fue lo que necesitó este expolítico para ver cómo la vida que conocía se acababa.

LEA MÁS: Albert Rivera y Malú anuncian que serán padres

Un mes ha pasado y Rivera no se ha quedado parado. Ha anunciado que espera un hijo con su pareja, Malú, y en privado valora sus opciones laborales. Desde la empresa privada hay quien le tienta para volver a la profesión que abandonó cuando apostó por la política, el Derecho, pero no tiene prisa.

placeholder Albert Rivera y Malú, en una de sus pocas imágenes juntos. (Getty)
Albert Rivera y Malú, en una de sus pocas imágenes juntos. (Getty)

El 10 de noviembre llegaba ese momento al que nos referíamos en el que a Rivera le cambió la vida. Las elecciones generales arrojaban un resultado penoso para la formación naranja y su líder comparecía compungido ante los medios de comunicación para asumir la responsabilidad de todos los males de su partido.

Anuncio sorpresa

Al día siguiente, a primera hora de la mañana, se convocaba a los medios a una comparecencia pública de Rivera que se consumaba pasadas las 12 del mediodía con un anuncio esperado por muchos. El líder de Ciudadanos renunciaba a la presidencia de su partido y añadía una sorpresa: abandonaba la política.

En su discurso, Rivera daba las gracias a su entorno y en especial a su pareja, quien “contra viento y marea” había aguantado, dijo, lo indecible. “Ahora seré mejor hijo, mejor pareja y mejor amigo”, concluyó. Tras sus palabras a los medios, Rivera desaparecía de escena. Un día más tarde aparecieron unas imágenes junto a Malú de amanecida, en la carretera de Extremadura, con rumbo desconocido. Fue Telecinco quien mostró las imágenes de la pareja dirigiéndose al sur de España para pasar unos días de tranquilidad. Ambos fueron cazados por un cliente en un bar de carretera de Madrid. Pidieron bocatas, patatas fritas, zumos y cafés, y se los llevaron en una bolsa. En la secuencia que grabó el cliente se ve a la cantante en primer plano y detrás al expolítico.

Fue un viaje breve. Tres días más tarde, ese viernes, el político celebró sus 40 años con una gran fiesta de cumpleaños a la que asistió su familia más cercana (sus padres y su hija), su pareja Malú y algunos colegas del partido. Fue una fiesta con sabor a despedida. Sus amigos de toda la vida, por cierto, hace tiempo que no saben mucho de él, según comentan a Vanitatis.

Más sorpresas

La pareja, que está a punto de cumplir un año de relación, tenía un secreto guardado. Lo hicieron público hace unos días, el jueves 5 de diciembre. Rivera y Malú esperan un hijo, lo que anunciaron en sus respectivas cuentas de Instagram con la foto de sus manos enlazadas con un chupete. “Me emociona muchísimo poder compartir con vosotros este maravilloso regalo que nos ha hecho la vida: ¡vamos a ser papás! Nos gustaría vivir este deseado embarazo con la mayor tranquilidad para poderlo disfrutar como merece. Una vez más, gana el amor”. Este era el mensaje, por duplicado, que lanzaron ambos a las redes.

Tras estas dos apariciones, una no planeada y la otra planeada por completo, todo parece indicar que pronto tendremos noticias nuevas de Albert Rivera. Ha demostrado ser una persona ambiciosa y con ganas de triunfar en cada cosa que toca. Ya sea la política, las relaciones personales o su nueva profesión. Algunos hablan, incluso, de que la boda podría llegar en el primer trimestre de 2020.