Logo El Confidencial
la noche de pedro almodóvar

La fiesta del cine (y de Sánchez con pajarita) que se perdieron Begoña Gómez y Marisol

La nostalgia planeó sobre la alfombra roja y parte de una gala en la que se vivieron momentos muy emotivos

Foto: Pedro Sánchez durante la gala.(EFE)
Pedro Sánchez durante la gala.(EFE)

"Háblame del mar, marinero". Los Goya se fueron a la costa, a la capital de la Costa del Sol, con la promesa de esa canción de Marisol, Goya de Honor 2020. El sábado por la mañana, horas antes de la gala, descubrimos, vía Instagram, que la legendaria Pepa Flores (más legendaria si cabe al mantener su silencio y su retiro) no recogería el premio. Eso no impidió que su ausencia fuese una de las cuestiones más comentadas en la alfombra roja y durante la propia gala.

María Esteve nos comentaba que en ningún momento habían intentado convencer a su madre para que recogiese el galardón. "Si alguien ha intentado convencerla, desde luego no he sido yo. Yo respeto su decisión", concluyó. Los que aún recuerdan a la intérprete del 'Corazón Contento' estuvieron de enhorabuena, ya que todo el mundo tuvo algún elogio para ella. Desde sus tres hijas recogiendo el premio y llamándola "Pepita" hasta Benito Zambrano, que habló de los "ojos más hermosos y más vivos del cine español" cuando recogió su premio al mejor guion adaptado por 'Intemperie'.

El vacío de Marisol hizo que hasta los más jóvenes adoptasen una actitud evocadora a lo largo de la fiesta del cine, celebrada este año en el Palacio de Deportes Martín Carpena. Amaia reconocía en la 'red carpet' que Pepa Flores había sido su motor de arranque artístico. "Soy cantante gracias a ella", declaró poco antes de interpretar una canción homenaje hacia uno de los grandes iconos de nuestro cine. Sin embargo, esta fue la gala con más estrellas de nuestro cine por metro cuadrado: Almodóvar, Amenábar, Penélope y Banderas. No se puede pedir mucho más en una época en la que escasean las celebrities de verdad.

Los momentos de nostalgia no solo se redujeron a la niña prodigio que no quiso renunciar a su retiro. Pablo Alborán recuperó, por ejemplo, el 'Sobreviviré' cantado por el recordado Manzanita y muchos de los que pasaron por la alfombra roja tuvieron en su boca nombres grandes de la historia del cine. Nieves Álvarez se confesó una "privilegiada" por poder llevar unas joyas que en su día llevó la mismísima Gina Lollobrigida. Guapísima, luciendo un vestido de Alberta Ferretti, la modelo paseó su impresionante figura y mostró su amor por el cine español y por esas estrellas de antaño que hicieron del glamour una forma de vida. También lo hizo María Casado. La presidenta de la Academia de la Televisión también hizo su propia aportación nostálgica con su vestido: en su día lo llevó la mismísima Sara Montiel. Tras hablar con Thais, la hija de la recordada manchega que brilló en Hollywood, la periodista pudo lucir uno de los modelazos más impresionantes de la noche.

María Casado con su vestido de Sara Montiel. (Limited Pictures)
María Casado con su vestido de Sara Montiel. (Limited Pictures)

Otras que evocaron, pero al gran triunfador de la noche (el Pedro Almodóvar de 'Dolor y Gloria') fueron María Barranco, encantada de vivir los premios en su ciudad natal y de recordar aquella época en la que fue chica Almodóvar. "Él es mi gran apuesta de la noche", concluyó mientras a su alrededor pululaban otras mujeres del universo almodovariano como Marisa Paredes o Ángela Molina.

Begoña, otra ausencia notable

Si los 'no presentes' Gina Lollobrigida, Marisol, Sara Montiel o Manzanita planearon sobre el evento, hubo una ausencia que llamó poderosamente la atención de todos. Begoña Gómez, habitual compañera de su señor marido, el presidente del Gobierno, no viajó hasta Málaga con un Pedro Sánchez que despertó la admiración del respetable con su pajarita y su elegante chaqueta aterciopelada.

Lo importante era que nuestro mandatario estuviese en la gran fiesta de nuestro cine y así lo hizo. Como bien dijo Pedro Almodóvar al recoger su premio al mejor guion original, el líder socialista será " el guionista de estos próximos cuatro años" de la vida de los españoles. No sabemos si el presidente es fan de 'Dolor y Gloria', porque, minutos antes confesó a este medio que este año es "difícil" elegir porque le gustan "muchas de las nominadas". También saludó efusivamente a María Esteve y cruzó varias palabras con ella y con Paco León. "¿Al final no se ha animado?", le preguntó el presidente a la hija de la mítica actriz.

Al final, la alfombra roja fue un ir y venir de personalidades, las presentes y las ausentes, y de momentos cargados de emoción. Benedicta Sánchez, la adorable anciana de 'O que arde' que ganó el Goya a la mejor actriz revelación a la tierna edad de 84 años, nos robó el corazón. Si los grandes premios del cine español sirven para reconocer a mujeres como ella, bienvenidos sean. Esas píldoras de emotividad de los que han estado en la sombra durante años superan la ausencia de cualquier grande.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios