Empresario, amante del lujo y soltero: tenemos nuevo duque de Fernandina tras años de litigio
  1. Famosos
ARISTOCRACIA

Empresario, amante del lujo y soltero: tenemos nuevo duque de Fernandina tras años de litigio

Tras un largo pleito, el ducado de Fernandina pasa a manos del nieto mayor de la duquesa de Medina Sidonia. Formado durante 10 años en el extranjero, tiene una asesoría de educación

placeholder Foto: Alonso González de Gregorio.
Alonso González de Gregorio.

El nuevo duque de Fernandina es un personaje aristocrático que bien podría salir en una serie de Netflix. Amante de la cultura británica más elitista, culto y elegante, es conocedor del lujo desde dentro. Formado en siete países y seis universidades, Alonso González de Gregorio Viñamata empezó su carrera profesional en Louis Vuitton Möet Hennessy. No acababa de ser feliz, no encontraba su vocación, lo que le hizo plantearse que quizás no era el único y decidió, entonces, emprender un negocio para asesorar a otros sobre su futuro.

LEA MÁS: Guerra de nobles por el ducado de Fernandina

Así nació The Georgian Manor House, una empresa que dirige junto a su madre, Monsterrat Viñamata, condesa de Alba de Liste. Este aristócrata, nieto de la duquesa de Medina Sidonia, conocida como la Duquesa Roja, es ya heredero oficial del ducado de Fernandina (a falta de que se publique en el BOE). Un título por el que ha peleado casi desde niño y sobre el que finalmente el rey Felipe VI ha firmado a su favor tras lograr la aprobación del Consejo de Estado.

placeholder Alonso González de Gregorio Viñamata. (The Georgian Manor House)
Alonso González de Gregorio Viñamata. (The Georgian Manor House)

La singular empresa de González de Gregorio empezó su andadura en Barcelona, en el barrio de San Gervasio, ese Upper en el que tantas cosas se cuecen a puerta cerrada. Como en The Georgian Manor House, una especie de sastrería a medida, una alta costura para los estudios de los niños de las clases con más posibles. Una escuela, asesoría, casi un centro psicológico en el que guían a sus clientes desde niños para encontrar los estudios que más se adaptan a ellos y les ayudan después a entrar en las escuelas y universidades más exclusivas del mundo.

De Eton a Oxford

¿Quiere que su hijo estudie en Eton, como el príncipe Guillermo? Consulte a The Gregorian Manor House. Medicina en Oxford, Economía en la London School of Economics y hasta Arte Dramático en Tisch. Nada es imposible, dice el duque, si se prepara con tiempo y esmero.

De Gregorio, que a sus 37 años no tiene pareja conocida, es el hijo mayor de Leoncio González de Gregorio, duque de Medina Sidonia -desde la muerte, en 2008, de su madre-, y su exmujer, la citada condesa de Alba de Liste.

placeholder Montserrat Viñamata, madre del nuevo duque de Fernandina. (The Georgian Manor House)
Montserrat Viñamata, madre del nuevo duque de Fernandina. (The Georgian Manor House)

De gustos exquisitos, adquiridos en sus 10 años en el extranjero, en países que van desde China a Holanda, Francia, Suiza e Inglaterra, donde se ancla su educación. Ahora vive en Madrid, donde suele ir al hotel Santo Mauro, según contó en una entrevista en ‘Expansión’, para buscar paz y tranquilidad. Amante del arte, colecciona piezas y busca obras relacionadas con sus antepasados, como las ilustraciones que encargó a Gildo Medina inspiradas en Tomasa Palafox, su tatarabuela.

LEA MÁS: La polémica herencia de la duquesa de Medina Sidonia

El nuevo duque es un tipo culto, políglota (habla cinco idiomas: español, inglés, francés, chino y portugués), lector apasionado, sobre todo de cuestiones relacionadas con la educación y la cultura en general. Pasiones que, por cierto, le inculcaron en su familia desde pequeño. Sus padres se casaron en 1982 y tuvieron a su primer hijo en 1983, y a su segunda hija, Soledad, en 1989. El matrimonio se rompió en 1998 y el duque de Medina Sidonia se casó en segundas nupcias con la venezolana Pamela García Liceaga.

Al divorciarse, Montserrat (Montsi para los suyos) Viñamata se mudó a Barcelona con sus hijos, donde vivía parte de su familia. Como sus hermanas Soledad, fallecida en 2001, y Conchita, fallecida en 2016, quien había estado casada con Javier Godó, conde de Godó, de 1981 a 1987.

Empresa de éxito

La sociedad del duque y su madre se fundó en 2011 y desde entonces es una empresa de referencia en el sector. Con doble sede, en Barcelona y en Madrid, en pleno barrio de Salamanca, atiende a clientes de toda España y también de Latinoamérica. Los números de la empresa, según el Registro Mercantil, son todos positivos, con altos ingresos y beneficios, y un buen ‘rating’ para lograr crédito. The Georgian Manor House se define en su web como “una consultora educativa que asesora estratégicamente al alumno sobre estudios y programas en el extranjero teniendo en cuenta su perfil, necesidades y objetivos. También gestiona su estancia fuera, y la convalidación académica. The Georgian Manor House ofrece también un servicio de formación a empresas a medida, que se puede realizar tanto in-house, a distancia o en el extranjero”.

placeholder La exduquesa de Fernandina con Rosa Villacastín. (Foto: P. Barrientos)
La exduquesa de Fernandina con Rosa Villacastín. (Foto: P. Barrientos)

González de Gregorio es actualidad estos días, a su pesar. En 2012 ganó la titularidad del ducado de Fernandina contra su tía, Pilar de Gregorio, y ahora el Consejo de Estado ha fallado a favor de rehabilitar el título, algo que ha refrendado el Rey. La historia es compleja y larga. Desde Vanitatis hemos contactado con las partes, hablando con abogados y hasta legales.

Pilar de Gregorio, hija de la duquesa de Medina Sidonia, pidió que se rehabilitara a su favor el ducado de Fernandina, en desuso desde 1850. Logró esta rehabilitación pero 19 años después, su hermano mayor, Leoncio, pleiteó en contra de esta decisión a favor de su hijo, Alonso, entonces de cuatro años, para que el título pasara a sus manos. En 2012, el Tribunal Supremo le dio la razón y en 2013 el rey Juan Carlos I despojó a doña Pilar del título que había reclamado para ella.

Pelea judicial

Pero al ser un ducado que no había estado en uso desde 1850, pasó al archivo de nuevo. Entonces, Alonso González de Gregorio pidió que se volviera a rehabilitar, esta vez para él. Y ahora el Rey ha firmado en su favor, con dos informes en mano: uno positivo, del Consejo de Estado, y otro negativo, de la Diputación de la Grandeza. Este último organismo nos explica el embrollo y lo aclara: “Es un procedimiento legal y de fondo solo tiene fundamentos de derecho, nada más”.

placeholder Pilar Gonzalez de Gregorio, exduquesa de Fernandina. (IP)
Pilar Gonzalez de Gregorio, exduquesa de Fernandina. (IP)

Los motivos por los que la Diputación se manifestó en contra de la rehabilitación del ducado en favor de González de Gregorio fueron legales. “Al revocar el título a Pilar de Gregorio, quedó como si nadie hubiera sido duque de Fernandina desde 1850, y hay una ley de 1988 que impide rehabilitar títulos que han estado en desuso más de 40 años”. Por ese motivo votaron en contra de su rehabilitación. ¿Por qué entonces votó a favor el Consejo de Estado? “Es una cuestión meramente interpretativa, ellos consideran que al haberse rehabilitado para doña Pilar, durante el tiempo que ella ostentó el título nadie podía pedirlo, así que no hace falta remontarse a 1850 sino a 1996, cuando fue rehabilitado por el rey Juan Carlos I en favor de doña Pilar, quien ostentó el título durante 19 años”.

"Caso cerrado"

Desde la Diputación de la Grandeza respetan y aceptan la decisión del Rey, puesto que es él quién tiene el derecho de decidir. “Es una prerrogativa que la ley le otorga al Rey porque los informes, sean positivos o negativos, no son vinculantes”, advierten. Y recuerdan, además, que “el título del ducado de Fernandina no pertenece a nadie, su propietario es la Casa de Medina Sidonia”. "Caso cerrado", dicen. No para la exduquesa, que ha dado una entrevista a Carmen Duerto en 'La Razón' en la que carga contra la decisión del monarca, a quien incluso ha escrito una carta para quejarse. No ha obtenido respuesta.

Mientras, desde el silencio, el nuevo duque sigue con sus proyectos, apasionado con la formación de jóvenes y no tan jóvenes (han tenido hasta alumnos de casi 50 años que querían cambiar sus vidas). Como él mismo cambió la suya en el momento en que se sintió sin rumbo.

Ducado de Fernandina Medina Sidonia