Los hijos de Rocío Dúrcal y Junior liquidan la empresa familiar
  1. Famosos
NEGOCIOS

Los hijos de Rocío Dúrcal y Junior liquidan la empresa familiar

Jacaranda SL, la sociedad patrimonial con la que gestionaban parte de la herencia, ha entrado en proceso de liquidación. La casa familiar de Torrelodones es propiedad de esta empresa

Foto: Los hijos de Rocío Dúrcal y Junior liquidan la empresa familiar
Los hijos de Rocío Dúrcal y Junior liquidan la empresa familiar

Entre jaras, retama, riscos y encinas, la localidad de Torrelodones, a poco más de 30 kilómetros de la capital, ofrece lo mejor de los dos mundos. La cercanía a la ciudad combinada con el aire serrano y las vistas despejadas al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. De todos los personajes conocidos que lo han elegido como su hogar (desde Marcos de Quinto a Toni Cantó, pasando por Ana Belén y Víctor Manuel), ninguno ha sido tan ilustre como Rocío Dúrcal. La añorada cantante y su marido, Junior, son parte de la historia de este lugar, donde hoy siguen viviendo sus dos hijos mayores. En medio de una imponente finca agreste que alcanza los 19.000 metros cuadrados se encuentra todavía hoy la casa familiar, llena de recuerdos y congelada en el tiempo.

Han pasado ya 14 años desde que la desaparición de la artista, y seis desde la muerte de Antonio Morales, Junior. La tercera hermana, Shaila Dúrcal, ha decidido mudarse a España tras años trabajando en Estados Unidos. En una entrevista reciente con la revista '¡Hola!', la benjamina anunciaba esa decisión de volver a nuestro país y ya avanzaba las intenciones de la familia de poner en orden por fin la herencia de sus padres. El entrevistador, Tico Chao, la interrogaba sobre si no había pensado algún día irse a vivir a la casa familiar de Torrelodones: "Me encantaría. Siempre lo tengo en mente, pero será si Dios quiere y me da la oportunidad de poner mantener semejante casa".

Foto: El recuerdo de los hijos de Rocío Dúrcal en su 76 cumpleaños: hitos que la hacen única

La mansión familiar, según sus palabras, es la herencia de los tres hermanos pero también de los nietos de Rocío. "De todas maneras, mis hermanos y yo no nos hemos repartido y hemos dicho: 'Tú esto, tú esto...'. No, pero estamos en ese proceso. Emocionalmente, teníamos que dejar pasar el tiempo, sí, para poder estar más serenos de mente y decir: 'Bueno, a ver qué hacemos ahora con los vestidos, etc'. Te adelantaré que tengo en mente un proyecto maravilloso que tiene que ver con mi madre".

Ese 'proceso' del que habla Shaila está teniendo su traducción legal. La sociedad patrimonial propietaria de esa finca, Jacaranda SL, que Junior y Rocío Dúrcal constituyeron en los años 70 para gestionar parte de su patrimonio inmobiliario, ha entrado en proceso de disolución. Los liquidadores mancomunados (los que deberán concluir las operaciones pendientes y realizar las nuevas que sean necesarias para la liquidación de la sociedad) son Antonio y Shaila Morales, según se ha publicado en el Registro Mercantil esta misma semana. "Lo habitual es que una vez que la patrimonial se disuelva se transmitan sus activos a los socios", explica un experto a Vanitatis, por lo que este parece ser un primer paso para ese reparto de la herencia del que hablaba Shaila en la citada entrevista.

La casa de Torrelodones es la joya de la corona de la herencia que recibieron Antonio, Carmen y Shaila Morales de las Heras, los tres hijos de la pareja, y sus nietos, aunque también cuentan con otras propiedades en Madrid y en Andalucía. "No sabéis lo que significa esta imagen para mí, me la ha mandado mi hermano Tony. Otro atardecer en mi precioso Torrelodones, Madrid. Me crié viendo estos atardeceres con mis padres, con la silueta de la cruz del Valle de los Caídos y el Escorial de fondo, donde se casaron mis padres. Aquí están las cenizas de mis padres, en estos atardeceres siempre estarán con nosotros y siempre tendremos los mejores recuerdos de la familia y sobre todo de ellos...". Shaila Dúrcal compartía hace tiempo con sus seguidores una imagen de las vistas desde la casa familiar.

A pesar del tiempo transcurrido desde el fallecimiento de Rocío Dúrcal y Junior, los hijos nunca habían querido desprenderse de ella. "Al principio estuvimos pensándolo pero hay muchos recuerdos, muchas cosas allí, es la casa familiar donde vivieron mis padres", reconocía Carmen Morales en una entrevista con Vanitatis.

Además de la casa familiar y los miles de metros cuadrados de la finca en la que se enclava, la empresa Jacaranda es propietaria también de otra generosa parcela de 5.570 metros cuadrados en el mismo Torrelodones. Es un gran terreno que podría alcanzar en el mercado un precio en torno a los 600.000 euros (ya fuera íntegro o segregado en varias parcelas).

Otra cosa es el precio que podría alcanzar hoy el hogar de los Dúrcal, incalculable. Para que los hermanos no se hayan decidido nunca a venderla hay razones sentimentales, pero también algún fleco legal por resolver. La casa cuenta con una anotación preventiva de embargo decretada por un juzgado de Collado Villalba sobre un 33% de la finca, para asegurar la cantidad de 25.409 euros. La anotación se hizo hace tiempo, pero en mayo de 2019 se renovó por cuatro años más. El propio Antonio detallaba el origen a este medio: "La anotación se debe a las diferencias con el señor Rocasolano, aunque entiendo que esas anotaciones se eliminarán cuando el proceso judicial contra él acabe, pero de momento ahí está".

Se puede vender sin problemas

El 'señor Rocasolano' es David Rocasolano, primo hermano de la reina Letizia, autor del libro más polémico sobre la esposa de Felipe VI y abogado en tiempos de los hermanos Dúrcal. Antonio Morales y David Rocasolano están inmersos en una batalla legal por una presunta revelación de secretos cuyo penúltimo capítulo se vivió en marzo de 2019, cuando la Audiencia Provincial de Madrid condenó al abogado a 18 meses de prisión y a pagar 34.200 euros de multa a los hijos de Rocío Dúrcal. El primo de la Reina había ganado el pleito en primera instancia, pero la Audiencia cambió de criterio. El abogado confirmó entonces a Vanitatis que su intención era recurrir "ante el Tribunal Constitucional y ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con el debido fundamento jurídico".

Como el proceso judicial continúa, la anotación preventiva de embargo sobre la gran finca familiar, también. Es verdad que este fleco legal no impide la venta de la propiedad estrictamente. Es más, podrían hacerlo sin problemas. El comprador, eso sí, tendría que estar avisado de que hay cuentas pendientes por resolver y "tendría derecho a retener del precio de compra el importe reclamado para poder acudir al juzgado, pagar esa cantidad y las costas generadas en el caso de que se resolviera en contra", explica un abogado consultado por Vanitatis.

De momento, no parece que les haga falta. Los hijos de Rocío Dúrcal y Junior tienen sus propios negocios y carreras. Carmen trabajó durante dos décadas en la televisión, el teatro y el cine. Pero hace tres años decidió iniciar una faceta profesional completamente diferente y fundó Clover Events, una agencia especializada en la organización de eventos, con su cuñada Bárbara Suanzes y una amiga de toda la vida, Paloma. Además, Carmen y Bárbara también han puesto en marcha junto a otras tres socias WThefab, una firma de moda.

Antonio, restaurador de éxito

Antonio, el único hijo varón de Rocío Dúrcal, apenas tuvo una pequeña experiencia como cantante en su infancia, pero desde siempre tuvo claro que lo suyo no eran las tablas. Morales, de hecho, ha triunfado en los negocios. Además de gestionar la herencia de sus padres, lidera una cadena de restaurantes de comida americana con varios locales abiertos en Madrid. Está ya recuperado, tras haber pasado muy malos momentos la pasada primavera debido al coronavirus, que le tuvo ingresado varios días en la UCI.

Por su parte, tras consolidar su carrera en Estados Unidos, Shaila Dúrcal ha decidido regresar a España, donde ya estudia varias ofertas de trabajo y planea un proyecto con los recuerdos de su madre.

Rocío Dúrcal Carmen Morales
El redactor recomienda