El arte de reinventarse: famosos españoles que no se llaman como tú crees
  1. Famosos
Nombres muy artísticos

El arte de reinventarse: famosos españoles que no se llaman como tú crees

De Antonio Banderas a Carmen Sevilla repasamos una lista de celebrities patrias que no estaban contentas con el nombre y apellidos de su DNI

placeholder Foto:  Carmen Sevilla, en su boda con Augusto Algueró en 1961. (Getty)
Carmen Sevilla, en su boda con Augusto Algueró en 1961. (Getty)

Una letra de más es la causante de que estés leyendo este artículo ahora mismo. Concretamente la que ha estado ausente del apellido de la actriz Thandie Newton durante 30 años. La intérprete de películas como 'Misión: Imposible 2' o 'RocknRolla' será conocida a partir de ahora como Thandiwe –que significa 'querida' en shona, una lengua bantú–, subsanando un fallo de escritura que se dejó la W por el camino en su primera película.

Y esta noticia nos ha hecho pensar en nombres de actores, cantantes o presentadores a los que no conoces con el nombre que aparece en su partida de nacimiento. Pero no por algún error, sino porque en algún momento de su carrera por varias y curiosas razones decidieron que les iría mejor con uno distinto.

placeholder  Rossy de Palma, junto a Pedro Almodóvar. (Getty)
Rossy de Palma, junto a Pedro Almodóvar. (Getty)

Algunos van a lo fácil, como los que simplemente cogen prestado el lugar donde nacieron para incorporarlo a su marca personal. Es el caso de María del Carmen García Galisteo, a la que todos conocemos como Carmen Sevilla, que lo adoptó en su juventud cuando empezó a formar parte de los espectáculos de Estrellita Castro. Pero también el de Rosa Elena García, que es Rossy de Palma, o de Jesús Janeiro, que por supuesto es Jesulín de Ubrique.

Los hay que tienen de paso una buena anécdota para explicar el porqué de sus en ocasiones extravagantes nombres. Como José Miguel Monzón Navarro, el Gran Wyoming, que explicaba en 'El Mundo' el origen de su apelativo. "Me lo puso un amiguete cuando tocaba de tuno en bodas, bautizos y comuniones. Hice la prueba de ingreso para el grupo y como mi fuerte eran los Beatles y el rock and roll, me dieron el visto bueno y de paso me proporcionaron el mote: Wyoming. Luego yo añadí lo de 'gran' porque necesitaba reconocer mis propios méritos", explicó.

placeholder El presentador Juan y Medio. (Canal Sur)
El presentador Juan y Medio. (Canal Sur)

De anécdota divertida presume también otro presentador, Juan y Medio, que según ha relatado en varias ocasiones, fue la madre de un amigo la que le 'bautizó' diciéndole: "¡Qué barbaridad!, ¡qué grande eres! Quítate de en medio que, en vez de Juan, pareces Juan y medio".

Foto:  El Gran Wyoming, en 'Palo y astilla'. (Atresmedia)

También están los que han tenido más de un nombre a lo largo de sus carreras, como María del Pilar Cuesta Acosta, que cuando era una joven prodigio de la música actuaba como Mari Pili Cuesta. Pero tras aparecer en la película 'Zampo y yo', la productora le puso el nombre artístico con el que la seguimos conociendo: Ana Belén.

placeholder  Malú, en una imagen de archivo. (Getty)
Malú, en una imagen de archivo. (Getty)

Otra cantante, Malú, se llama en realidad María Lucía Sánchez y recibió su nombre artístico cuando tenía tan solo dos días de vida. Su tía Reyes se lo puso ya que consideraba que María Lucía era un nombre muy grande para una cosa tan pequeña.

Luego están los que dejaron al azar el nombre con el que alcanzarían la fama. Es el caso de Rocío Dúrcal, nacida María de los Ángeles de las Heras Ortiz. Luis Sanz, su descubridor, se puso delante un mapa de España y señaló un punto que resultó ser Dúrcal, un pueblo de Granada.

placeholder  La actriz Lydia Bosch. (Getty)
La actriz Lydia Bosch. (Getty)

Otra de nuestras artistas que también vio como otra persona se encargaba de cambiarle el nombre fue Lydia Boquera de Buen. Si este nombre no te dice nada es porque en su época de azafata del 'Un, dos, tres', nada menos que Chicho Ibáñez Serrador le propuso cambiarlo por Lydia Bosch cuando en 1984 fue elegida para sustituir a Silvia Marsó.

Por supuesto, no pueden faltar los homenajes familiares, como en el caso de Elsa Pataky, cuyo nombre real es Elsa Lafuente Medianu, pero que prescindió de sus apellidos en recuerdo a su abuela materna de origen rumano. También jugó con sus apellidos José Antonio Domínguez Bandera, que se dejó por el camino el José, el apellido de su padre y con una 's' de más se convirtió en nuestro internacional Antonio Banderas.

placeholder  Sara Montiel y su marido José Vicente Ramírez, en una imagen de 1964. (Getty)
Sara Montiel y su marido José Vicente Ramírez, en una imagen de 1964. (Getty)

Dejamos para el final a la que decidió que con un nombre tan largo no iba a llegar muy lejos y cambió de María Antonia Alejandra Vicenta Elpidia Isidora Abad Fernández a Sara Montiel, tras participar en 1944 en la película 'Empezó en boda', tras una sugerencia del actor Enrique Herreros. Y no por casualidad, ya que la actriz había nacido en Campo de Criptana, muy cerca de Montiel y de su comarca, en 1928.

Antonio Banderas Carmen Sevilla Juan y medio Gran Wyoming Sara Montiel Elsa Pataky
El redactor recomienda