Borja Thyssen y Blanca Cuesta: de las portadas al ostracismo buscado
  1. Famosos
CAMBIO DE VIDA

Borja Thyssen y Blanca Cuesta: de las portadas al ostracismo buscado

Asesorados o por decisión propia, buscaron un perfil bajo a la hora de sus apariciones públicas. La discreción llegó a las vidas de Borja Thyssen y Blanca Cuesta, y no fue casualidad

placeholder Foto: Borja thyssen y su mujer, Blanca Cuesta, en una imagen de archivo. (EFE)
Borja thyssen y su mujer, Blanca Cuesta, en una imagen de archivo. (EFE)

Hace un tiempo, y durante unos cuantos años, Borja Thyssen y Blanca Cuesta eran protagonistas de las revistas de entretenimiento. Habituales en las fiestas sociales e incluso alguna vez (pocas) acompañando a Carmen Cervera en inauguraciones del museo Thyssen. Esto se mantuvo así hasta que las causas judiciales abiertas por Hacienda, y con petición de cárcel para el matrimonio por parte de la Fiscalía por fraude fiscal, les hicieron ser menos visibles.

El primogénito de la baronesa ganó el primer procedimiento, donde pudo demostrar que su residencia fiscal era Andorra. Esa denuncia tenía que ver precisamente con las exclusivas que había realizado para la revista '¡Hola!', cuyo valor ascendía a 1,4 millones de euros y por el que no había tributado en España.

Foto: Carmen Cervera. (EFE)

En aquel momento, ya fueran asesorados o por decisión propia, la pareja buscó tener un perfil bajo a la hora de sus apariciones públicas, y así fue como la discreción llegó a sus vidas. Más cuando oficialmente Borja debía pasar 184 días fuera de España al tener su domicilio oficial en Andorra y, por lo tanto, pagar allí los impuestos, como explicábamos en las líneas anteriores.

placeholder Borja Thyssen y Blanca Cuesta, a su llegada a la gala benéfica de la décima edición del Starlite Festival. (EFE)
Borja Thyssen y Blanca Cuesta, a su llegada a la gala benéfica de la décima edición del Starlite Festival. (EFE)

Blanca, por su parte, vive en Madrid, en la urbanización La Finca, con sus cinco hijos, la última nacida a finales de diciembre de 2020, casi a punto de dar la bienvenida al año 2021. Este embarazo fue una gran sorpresa mediática porque, salvo sus más íntimos, la mayoría desconocía la buena noticia que ellos mismos anunciaron ya en la recta final. A Carmen Cervera se lo comunicaron alrededor de dos meses antes.

Las únicas pistas que hubo sobre esta gestación, y que no fueron confirmadas por parte de la pareja, fueron unas imágenes en las que aparecía Blanca en bikini navegando por aguas de Ibiza. Fotografías que se publicaron en la revista ‘Pronto’ en donde se hacían la pregunta de si de nuevo la nuera de la baronesa estaba embarazada. La duda quedó en el aire igual que sucedió años atrás con unas fotografías parecidas donde el tiempo demostró que la tripa abultada era una cuestión de perspectiva. En aquel momento no había bebé en camino, sin embargo esta vez sí.

placeholder Borja Thyssen y Blanca Cuesta, de vacaciones en Formentera el verano de 2020. (Gtres)
Borja Thyssen y Blanca Cuesta, de vacaciones en Formentera el verano de 2020. (Gtres)

Habían guardado tan bien el secreto que su anuncio fue una sorpresa. Una confidencialidad que ha sido posible porque el matrimonio en ese momento había estado pasando tiempo fuera de España. Una vez que dejaron Ibiza, se instalaron en Portugal, en donde alquilaron una casa en la zona de Comporta y donde pudieron pasar el tiempo hasta que Borja pudiera cerrar el año cumpliendo los días que debe pasar en el extranjero. Como ya es habitual, el matrimonio en aquellos momentos también estuvo acompañado de la empleada que ayuda con sus hijos, así como el escolta de la familia.

En su último viaje antes de la pandemia, que no parece querer relajarse, fue a Gstaad (Suiza), en donde pasan parte de las Navidades y alquilan un apartamento. Allí era habitual ver a los pequeños en la zona de esquí con el guardaespaldas. Sin embargo, estamos seguros de que este pasado año fue diferente con una recién nacida en casa y unas limitaciones a la movilidad dentro y fuera de nuestras fronteras que no conocíamos hasta ahora.

Borja Thyssen Blanca Cuesta
El redactor recomienda