La herencia de Pau Donés, un año después: una casa, varias empresas y mucha música
  1. Famosos
RECUERDOS

La herencia de Pau Donés, un año después: una casa, varias empresas y mucha música

El cantante dejó un buen patrimonio inmobiliario, aunque el documental 'Eso que tú me das' y su producción musical se han convertido en lo más valioso de su herencia vital

Foto: Pau Donés, en una preciosa imagen con el nombre de su hija en primer plano. (Getty)
Pau Donés, en una preciosa imagen con el nombre de su hija en primer plano. (Getty)

Unas semanas antes de fallecer, Pau Donés llamó a Jordi Évole. Quería hablar sobre la vida y la muerte, ahora que sentía su aliento cerca. El resultado de esa conversación, 'Eso que tú me das', se llevó a los cines y se convirtió en el documental español más visto de los últimos 10 años. Luego se emitió en La Sexta, donde logró que casi tres millones de personas vieran el testimonio de este artista dando gracias por la vida que había tenido, "un privilegio". Las serenas palabras de Pau, esa capacidad de sobrevolar su propio desenlace para inyectar a pesar de todo un mensaje de optimismo en la sociedad, es el legado más importante de su carrera, además de su producción musical. Su lección vital sigue estremeciendo y hoy, cuando se cumple un año de su fallecimiento víctima del cáncer, sigue siendo uno de sus mayores éxitos.

El 24 de julio, su pueblo, Montanuy (Huesca), le va a dedicar un homenaje dentro del Festival Sonna Huesca. El plan es proyectar esa noche el documental de Évole y además sus compañeros de Jarabe de Palo interpretarán los temas más conocidos del grupo junto a otros músicos como Adriá Salas o La Mari. Las entradas duraron apenas 15 minutos, según publicó el 'Heraldo de Aragón'. Esta misma semana, su hermano Marc presentaba una camiseta cuya venta servirá para recaudar fondos para la investigación contra el cáncer. El cuerpo de Donés no está entre nosotros, pero su legado está más vivo que nunca.

"El cáncer me matará, pero ahora no me viene bien que me voy a surfear". Es el título de una de las decenas de entrevistas en las que Pau mostró su actitud ante la enfermedad que acabó con su vida a los 53 años. Quería apurar la ola hasta el final, sin dramas, sin aspavientos. En los últimos meses de su vida, Donés se convirtió en un David que asumió su derrota ante Goliat. Cuando los médicos le dijeron que el final era inevitable dejó de medicarse y quiso cumplir el último sueño de grabar un nuevo disco. Se dio el gusto de dar las gracias a través de un vídeo y de unas últimas canciones que le hicieron (aún más) eterno, aunque el proceso de grabación muchas veces desafió sus propias fuerzas. También tuvo la clarividencia de dejar arreglados sus asuntos terrenales, de dejarlo todo preparado para su marcha.

Foto: Pau Donés. (EFE)

A finales de los años noventa, Pau Donés fundó la discográfica Tronco Records, "la República Independiente de Jarabe de Palo". Su objetivo era "mantener la independencia creativa y gestionar todo lo referente a la actividad artística de la banda. Es decir, discos, booking, management y publicidad" (según su propia página web). El accionista y el administrador único era Pau Donés y sus cuentas siguen muy saneadas. La sociedad cuenta con un patrimonio que ronda los seis millones de euros, una cantidad que se traduce en su mayor parte en inmuebles en Formentera, Barcelona o en el Valle de Arán.

Afectados por la pandemia

En marzo de 2020, Donés quiso dejar todo arreglado. A principios de mes decidió cambiar la configuración de la sociedad y dejó de ser el administrador único. Nombró entonces como administrador solidario a su hermano Marc, su cómplice vital desde los tiempos en que ambos hacían publicidad hasta hoy. Es él quien vela por los intereses de sus herederos. También esa primera semana de marzo antes de la pandemia suscribió una ampliación de capital de 300.000 euros.

La empresa sigue gestionando la producción musical de Donés y lleva a un único grupo, Jarabe de Palo. En 2019 la cifra de negocio bajó de los 2.460.000 euros de 2018 a los 920.000 euros. Además de perder a su principal valedor, la compañía también se vio afectada (como el resto de la industria musical) por la pandemia, por lo que tuvo que solicitar un crédito ICO para salir adelante de 152.000 euros. Marc y Pau, además, administraban solidariamente otra empresa, Casa Alena Bichos y Verduras SL, dedicada a la compraventa de bienes inmobiliarios que no actualiza cuentas desde 2018.

Además de los inmuebles propiedad de Tronco Records, el cantante también tenía a su nombre varias propiedades, sobre todo en el pueblo de su padre, Montanuy, donde él también estaba empadronado; en el Valle de Arán y en el céntrico Paseo de Gracia de Barcelona. Donés tenía una única hija, Sara, que ha permanecido prácticamente ajena a este largo adiós público de su padre y es, presumiblemente, la destinataria de la mayor parte del caudal hereditario.

Foto: Pau Donés ríe en un momento de 'Eso que tú me das'. (Atresmedia/Producciones El Barrio)

Aunque se hizo famoso con la música, Donés tenía una carrera previa como economista y ejecutivo de publicidad, donde adquirió algunas habilidades que luego supo rentabilizar. "Tengo muy buen recuerdo de los 25. Yo estudié Económicas, empecé a trabajar en una agencia de publicidad, y a esa edad dejé todo para dedicarme a la música. Monté un taller de escenografía con mi hermano Marc, empecé a componer los primeros temas y a los 30 presentamos las primeras demos y grabamos el primer disco. Tengo muy buenos recuerdos de esos años, fueron estupendos porque me salí de mi ruta, que era la de ser economista y ejecutivo publicitario, para hacer lo que yo quería hacer, dedicarme a la música que es mi verdadera vocación. En ese momento, también es verdad que me encuentro con la parte del negocio agresivo de la música. Un negocio muy potente y rentable donde el producto éramos nosotros. Conseguimos gestionar nuestra carrera gracias a vender muchos discos y el haberlo hecho nos ha permitido llegar donde queríamos logrando que Jarabe de Palo, después de 20 años, sea un grupo que siga estando muy vigente en el panorama musical", explicó en una entrevista en 'Noticias de Castilla y León'.

"Lo que me queda lo voy a disfrutar a tope, voy a divertirme y a despedirme de la gente", decía a su gente. El futuro de su familia está asegurado, aunque en este sereno viaje que le ha llevado hasta el final tomó muchas decisiones. El último año de su vida lo pasó componiendo en Santa Mónica. Cuando volvió, puso a la venta su casa del Valle de Arán por 2.300.000 euros. "No hay una propiedad comparable a esta en todo el Valle de Arán. La casa se encuentra en un pequeño pueblo a 20 minutos de la estación de esquí más grande y prestigiosa de España, Baqueira Beret, y a 10 minutos de la capital del Valle de Arán, Vielha", señala el anuncio de la agencia inmobiliaria que la lleva. En esa misma zona, Pau Donés y Jordi Évole rodaron parte de los exteriores del documental 'Eso que tú me das'. El precio no ha variado y no hay intención por parte de los herederos del artista de negociar a la baja. El lugar, espléndido, lo merece.

Foto: Pau Dónés. (EFE)

El cantante la compró en el año 2000, cuando no eran más que tres bordas -una construcción típica del Pirineo empleada para resguardar al ganado o almacenar productos agrícolas- abandonadas. Las reformó con una mezcla de estilos antiguo y moderno, y la convirtió en su refugio. Pero se trata de una propiedad costosa de mantener y de ahí que decidiera venderla para dejar un fleco suelto menos.

Aunque el legado de Pau Donés es mucho más poético que pragmático: son sus canciones, su filosofía de vida, estos versos que desvelan la grandeza de alguien que ha dicho adiós de la manera más valiente posible: "Así que gracias por estar / Por tu amistad y tu compañía / Eres lo mejor que me ha dado la vida / Por todo lo que recibí / Estar aquí vale la pena / Gracias a ti seguí / Remando contra la marea".

Pau Donés