Luis Medina, un futuro marqués de vacaciones entre Marbella y Navacerrada
  1. Famosos
PLAYA Y MONTAÑA

Luis Medina, un futuro marqués de vacaciones entre Marbella y Navacerrada

El hijo pequeño de Naty Abascal lleva una vida alejada del radar público, aunque su presencia nunca pasa desapercibida

placeholder Foto: Luis Medina, en la puesta a punto del barco en Marbella. (Gtres)
Luis Medina, en la puesta a punto del barco en Marbella. (Gtres)

"Está ahora mismo Luis Medina buscando mesa para comer con una chica rubia y sus perros en Navacerrada". Una fuente de Vanitatis llama para avisar de que el hijo menor de Naty Abascal se encuentra en este bonito pueblo de la sierra madrileña. Aunque lleva una vida alejada del radar público, su presencia no pasa desapercibida porque Medina es un hombre físicamente muy atractivo y porque durante años sí formó parte del 'star system'. Luis ha pasado parte del verano también entre Sotogrande y Marbella, donde fue fotografiado la semana pasada poniendo a punto su velero.

Medina no es solo un hombre guapo. Su árbol genealógico le vincula con una de las cuatro casas nobiliarias más notables del país, la casa de Medinaceli. Uno pensaría que con esas armas, su exquisita educación en internados extranjeros y una agenda de contactos imposible para cualquier mortal, su potencial para la vida pública y el universo 'influencer' es objetivable. Salvo por un detalle: que él no quiere serlo. "Cada vez estoy más desconectado de las redes sociales, son muy intensas, todo el mundo ahí poniendo su vida... No sé, no va conmigo", explicaba hace tiempo a Vanitatis, cuando le llamamos para consultarle si ese, el de influencer, era su futuro profesional.

placeholder El empresario señala algún detalle del velero. (Gtres)
El empresario señala algún detalle del velero. (Gtres)

Durante un tiempo, de hecho, dejó las redes, en un paso más en esa estrategia de invisibilidad. Eliminó su perfil de Instagram, donde contaba con más de 30.000 seguidores y había promocionado alguna marca publicitaria. Menos de un año después decidió volver, esta vez con una causa, la de la adopción de animales, por bandera. En cualquier caso, su perfil está semiabandonado y sus 35.000 fans no pueden seguirle la pista a través de las redes.

El futuro marqués de Villalba pasa estos días entre el pueblo madrileño, la localidad gaditana de Sotogrande y Marbella, donde se le ha visto poniendo a punto el velero que comparte con su hermano, el Feria, antes de salir a navegar. Luis, con look informal, se 'remangó' (es un decir) para hacer la puesta a punto del barco arreglando alguna cosa que no funcionaba bien.

placeholder De izquierda a derecha: Luis Medina, Naty Abascal, Laura Vecino y Rafa Medina. (Getty)
De izquierda a derecha: Luis Medina, Naty Abascal, Laura Vecino y Rafa Medina. (Getty)

Es sabido que ambos hermanos, Luis y Rafa, son unos enamorados del mar. Tal y como adelantó '¡Hola!', comparten desde hace poco un espectacular velero al que han bautizado como Feria, en honor al título nobiliario que ostenta Rafa. Se trata de un Leonardo Eagle 44 de fabricación holandesa con 13 metros de eslora y que está inspirado en los barcos de competición de la década de 1930 que navegaban en la prestigiosa Copa América. Luis está federado y compite en las regatas de la zona.

El título

Los hermanos son uña y carne, como demuestra el gesto de Rafa al cederle esta primavera el título de marqués de Villalba. "Él era el único que lo podía hacer, y estoy encantado", dijo Luis a la prensa cuando le preguntaron por la noticia. La cesión aún no se ha hecho oficial, requiere de una serie de trámites que son farragosos, aunque es cuestión de tiempo.

Foto: Joaquim y Amanda en una foto de archivo. (Getty)

En aquella ocasión fue amable con la prensa, aunque no siempre ha sido así. El verano pasado, una cámara de televisión le 'pilló' cuando salía de cenar en un restaurante con una amiga. Medina a duras penas pudo sujetarse el enfado, aunque nunca perdió los papeles. En la última entrevista en profundidad que concedió, al 'XL Semanal', ya hablaba de esa nueva actitud hacia la fama que ha tomado en los últimos tiempos. ¿Rentabilizarla? No, más bien ahuyentarla. "La fama te proporciona ciertas comodidades, pero no paga las facturas de tu casa", dijo. En otro momento de la entrevista, el aristócrata ni siquiera se reconoce como un personaje público. "Ahora no soy tan exigente ni con la ropa ni con nada. En los noventa sí, entonces me compraba una camisa en Gucci si me encantaba. Antes era un personaje público y tenía que cuidar mi imagen. Pero lo que tengo que cuidar ahora es mi vida personal, y punto".

El hijo de Naty Abascal ha sido famoso prácticamente desde la cuna. Mientras los medios dábamos cuenta de sus novias serias, las menos serias y en general de todas sus peripecias amorosas (reales e inventadas), él se iba labrando un nombre propio en el mundo de la moda. Luis puso en marcha hace años junto a otros socios un showroom en el barrio más cool de Madrid. Showme That lleva firmas muy potentes, de esas que forman parte del abecedario de los mejores estilistas. También funcionan como una especie de agencia de comunicación. Ahora, Medina se ha desvinculado dejando el negocio en manos de Irene Pérez y tiene nuevos horizontes.

Un proyecto no público

Luis fundó en mayo de 2020 una nueva empresa, de la que es administrador único y accionista mayoritario. Sextante Trade Desk es una sociedad limitada cuyo objeto social es "la intermediación del comercio de productos diversos". Un sextante es un instrumento de navegación, y un 'trade desk' en el universo del marketing digital es "un grupo de personas, expertas en la compra programática, que sirve de enlace entre los anunciantes y los espacios de publicidad disponibles". Son las únicas pistas sobre su dedicación profesional. "Lo siento pero no es un proyecto de cara al público, no puedo ayudarte", respondía el propio Medina cuando le interrogamos sobre su futuro profesional hace meses.

Foto: Portada del libro Naty Abascal fotografiada por Mario Sierra(Rizzoli)

El aristócrata tiene una faceta empresarial nata. Además de su actual proyecto, Medina ha sido administrador único de Azulalia Essential SL (que cerró en 2018 su hoja registral) y en 2013 puso en marcha otra compañía cuya sede se encuentra en Barcelona y que lleva el nombre de su conocida perrita. Tula Creative Studio se dedica a 'otras actividades de consultoría de gestión empresarial'.

Luis Medina