Loading

Loading

Menú
Charla íntima con Rita Maestre: "Tenía miedo de bloquearme y no saber parir"
  1. Famosos
ENTREVISTA

Charla íntima con Rita Maestre: "Tenía miedo de bloquearme y no saber parir"

Hablamos con la candidata a la alcaldía por Más Madrid de su enorme familia, su boda en Las Vegas y su recién estrenada maternidad

Foto: Rita Maestre para Vanitatis. (D. A.)
Rita Maestre para Vanitatis. (D. A.)

Su amigo Pablo lo tuvo claro. “Con ese nombre tienes que hacer algo”. El nombre es Rita (Madrid, 1988) y lo que había que hacer era la campaña de Más Madrid para las elecciones municipales del próximo 28 de mayo. "Que Madrid actúe contra la emergencia climática", "desmontar el scalextric de Vallecas" o "una escuela pública infantil en cada barrio". Todo eso "lo va a hacer Rita", reza la campaña que ha inundado la capital con la cara de Rita Maestre bien grande, bien joven, bien guapa. “Me pusieron ese nombre por mi abuela paterna, una mujer de pueblo con mucha personalidad, una gran matriarca. Era super de derechas y le gustaba mucho debatir”.

Salvo por lo de “derechas”, muchas de las características de la abuela Rita podrían atribuirse hoy a su nieta, una mujer dinámica y habladora que no compra ideas a la ligera. “Tiene una inteligencia muy inquieta, es muy curiosa, pregunta mucho y si le dices algo que no le convence dice: ‘Mmm…, explícamelo otra vez”, cuenta de ella Íñigo Errejón en un vídeo promocional que han grabado algunos amigos para la campaña, revelando aspectos de su personalidad.

Así descubrimos que a la hija de Luis y Marisa, dos funcionarios del Estado, le encantan las chuches y las plantas; se casó con el escritor y editor Manuel Guedán en Las Vegas y, junto con su hermana María, profesora de lengua de Secundaria, se saben las letras de todas las canciones de reguetón del año 2000 a aquí.

Que con la maternidad se ha despistado y no sabe cuál será la canción del verano, que le encantó el concierto de Rosalía y también el de Tangana. Y que ha disfrutado mucho con 'The Last of Us': “Me gustan las aventuras de zombis y de ciencia ficción”. Para hablar de todo esto y de algo más, Rita nos cita en su despacho un día después de cumplir 35 años y nos ofrece su primera entrevista personal después de ser madre.

PREGUNTA. ¿Cómo lo celebró?

RESPUESTA. Fui a tomar una pizza al lado de mi casa con la niña a cuestas. Como todavía la puedes llevar en la mochilita se duerme y no se entera de nada. Si tuviera seis meses sería más complicado, si tuviera dos años sería imposible, pero con dos meses le doy de comer y se queda dormida. De hecho, en el tiempo de baja hemos viajado bastante: a Barcelona, a la playa…

P. ¿Le da el pecho?

R. Sí, aunque ahora también he empezado a darle biberones porque, como me he incorporado, empezaremos lactancia mixta, lo que le apetezca, pero por ahora le doy pecho.

placeholder

P. ¿Ha tenido algún contratiempo?

R. En un momento dado se complicó un poco y tuve una mastitis. Y duele, duele… Pero ahora va muy bien. Estamos muy contentos.

P. ¿Cómo fue el parto?

R. Tenía miedo de no hacerlo bien. Lo hablé con mi psicóloga. Mi temor era bloquearme y no saber qué hacer. O no ser capaz de hacer lo que me decían que hiciera. Luego, la verdad, lo hice fenomenal. Fue un parto estupendo. Y eso que fue una inducción, que alarga mucho el proceso. Fui a parir al contrario de lo que siempre había pensado de las películas de Meg Ryan, que de repente rompes aguas, tienes que coger un taxi y luego llega tu marido… Pues no. A las 19:15 tenía cita en el hospital. Nos fuimos en metro con la mochila, el pelo limpio y recién merendados.

P. ¿Le da pena dejarla por las mañanas al irse a trabajar?

R. Sí. Aunque se queda con su padre, que es la otra persona de referencia de su vida. Es autónomo y se ha organizado para cogerse los cuatro meses de permiso que afortunadamente los hombres pueden disfrutar ahora. La veo en su sillita, jugando con unas maracas y pienso: "Me gustaría estar aquí…". Pero también estoy viviendo un momento muy especial en el que tengo que estar en la campaña. Así que lo compatibilizaré como buenamente pueda. Yo me cogí las seis semanas del principio y depende de cómo vayan las elecciones cogeré las que me quedan.

"Fui a parir al contrario de lo que había pensado de las películas de Meg Ryan, que de repente rompes aguas y tienes que coger un taxi"

P. ¿Se refiere a si se convierte en alcaldesa?

R. Sí. Tengo la sensación de que me he pasado tres años en el entrenamiento, tres años en el proyecto de la ciudad de Madrid y ahora llega el momento de someterlo a la evaluación de la ciudadanía. No creo que pueda coger toda la baja seguida, pero podré hacer encajes para disfrutar de mi permiso, algo a lo que tengo derecho y de lo que tengo muchas ganas. Aunque también tengo ganas de campaña.

P. En las elecciones de 2019, las últimas de Manuela Carmena, hubo barrios tradicionalmente de izquierdas donde subió el voto de derechas. ¿Cómo lo explica?

R. En 2019 se activó mucho el voto conservador que tenía una oferta de tres partidos [PP, Vox y Ciudadanos] en un momento político muy concreto en España, con las consecuencias del conflicto catalán. Ese problema tuvo impacto en todas las elecciones municipales y provocó cambios de gobierno en muchas ciudades. En todo caso, durante los cuatro años de gobierno de Manuela Carmena, hicimos una apuesta muy fuerte por los distritos de la periferia de Madrid. A lo largo de estos cuatro años de gobierno no creo que haya cambiado mucho la cosa, no tanto por lealtad o fidelidad, sino porque creo que el gobierno actual les ha ofrecido muy poco.

P. Sin embargo, Isabel Díaz Ayuso arrasó en las elecciones autonómicas de mayo de 2021.

R. Esas elecciones fueron bastante especiales. La principal discusión era en torno a si las terrazas y los bares debían estar abiertos. Ayuso supo leer bien un cansancio pandémico ciudadano. En mi opinión hizo una propuesta que no era nada responsable en términos sanitarios, pero que recogía un cierto desánimo. Creo que no tiene comparación con lo que va a pasar en estas elecciones. No digo en términos de votos, sino de discusión pública. Ahora vamos a hablar de los problemas de Madrid: la limpieza, la contaminación, el paro… Ahí creo que tanto Ayuso como Almeida tienen una hoja de servicios bastante pobre.

placeholder Rita Maestre para Vanitatis. (D. A.)
Rita Maestre para Vanitatis. (D. A.)

P. ¿Cómo cree que percibe el votante de izquierdas los desencuentros en la izquierda?

R. Para mí son un rollo, así que entiendo que para el resto de la gente también. Por eso, nosotros hemos intentado dejarlos de lado y centrarnos en Madrid. Queremos estar lejos de las sopas de siglas y los líos de la izquierda. Esos líos de egos y de discusiones como de película aburrida de Netflix tienen muy poco interés para los ciudadanos y hacen que se separen de la política.

P. Yolanda Díaz ha dicho que el hombre de izquierdas es un peñazo.

R. Como nos ha pasado a muchas, incluida Mónica García, Yolanda ha tenido que decir: "Yo no soy de nadie". Que tenga que reclamar su autonomía y su libertad para poner en marcha un proyecto político sin que le pongan el apellido de un señor que pasa por ahí es muy necesario y a la vez es bastante triste. En ese sentido, los hombres de izquierdas no se diferencian mucho de los de derechas, son transversalmente señoros. En 2021 en Más Madrid nos pasó también con Pablo Iglesias y Mónica tuvo que hacer esa reivindicación.

P. ¿Cómo es su relación con Pablo Iglesias?

R. Ninguna desde hace muchos años.

P. Sin embargo, tiene muy buena relación con Íñigo Errejón, quien fue su pareja durante casi siete años. ¿Cómo han conseguido hacer esa transición?

R .No tardamos mucho en ser amigos, la verdad. Cuando llevas mucho tiempo juntos, a veces las parejas evolucionan hacia un estado de amistad y de compañerismo que hace que las cosas sean muy fáciles.

¿Cómo es su relación con Pablo Iglesias? "Ninguna desde hace muchos años"

P. La productora Bambú ha anunciado una serie sobre Podemos. ¿Qué le parece?

R. Aluciné. Me imagino que será más bien personal que política. Lo cual me da cierto miedo, no vamos a negarlo. Tanto por verme expuesta como porque nunca probablemente una ficción va a representar o reflejar cómo tú has vivido tu vida. Y por supuesto que me interesa saber quién va a hacer de mí y a la vez me da pánico total.

P. Estudió Políticas, ha formado parte de varios colectivos y vivió muy intensamente el 15M. ¿Mamó ese activismo en casa?

R. En la universidad. Mis padres son dos personas progresistas, pero nunca han estado políticamente implicados, aunque he ido a ‘manis’ con ellos. La primera fue cuando los talibanes tomaron por primera vez Afganistán, a finales de los años 90. Yo era pequeña, tenía 10 o 12 años y me hice un cartel que el otro día recuperé: es un dibujo donde pone ‘burka no, bikini sí’.

P. Sus años de universidad fueron entonces su caldo de cultivo.

R. En mi casa he tratado valores progresistas y claramente feministas, pero donde empecé a movilizarme fue en la Facultad de Ciencias Políticas. Lo que más me interesaba y me sigue interesando es la parte de las políticas públicas, más que la teoría política. A mí me interesaba mucho saber y estudiar qué se puede hacer desde los gobiernos para mejorar la vida de las personas.

placeholder Rita Maestre para Vanitatis. (D. A.)
Rita Maestre para Vanitatis. (D. A.)

P. ¿Lo contrario de lo que le han achacado a Pablo Iglesias?

R. Existe una política para mí un poco grandilocuente, que creo que además es bastante masculina, como de grandes palabras, grandes afirmaciones, ser muy tajantes, palabras en mayúsculas… A veces son necesarias para los momentos históricos, pero para la mayoría de momentos normalitos lo que importa es si esta política de vivienda de ayuda a los jóvenes funciona o no. Y creo en la capacidad de las instituciones de fomentar un tipo de derechos u otros, y es la razón por la que estudié Ciencias Políticas, donde me encontré con una facultad muy movida, con una vida social, activista y cultural muy interesante. Me iba de ahí a las diez de la noche con la cabeza llena de cosas y muchas ganas de hacer.

P. De aquella época es su famoso acto de protesta en la capilla del campus de la universidad. ¿Cómo ve a esa chica de 22 años?

R. Con unas enormes ganas de hacer y participar, con mucha energía y mucha impulsividad. Tampoco es que yo sea ahora una persona muy tranquila [risas]… Pero los años te serenan y te reducen un poco el tiempo entre pensar algo y hacerlo.

P. ¿Se arrepiente de aquello?

R. No, no me arrepiento de casi nada en mi vida. Lo que es increíble son las consecuencias políticas que yo sufrí, que no tuvieron nada que ver con esa acción ni con las activistas que participamos. Yo sufrí un juicio posterior que se puso en marcha seis años después, al mes de entrar en la política institucional como portavoz del gobierno de Carmena.

"Le pedí matrimonio en un arrebato de amor. Al día siguiente nos levantamos y pensamos: ‘Esto pasó ayer, ¿verdad?’. Como en las películas"

P. ¿Es la política excesivamente rastrera?

R. Es desgraciadamente personalista en muchos casos. Hay una parte muy de amigo/enemigo y de esperar hundir al otro a través de hundir a la persona públicamente, que es la forma de minar tu moral. La forma de que pienses: "Si yo era feliz antes, tenía una vida tranquila, nadie me insultaba… ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Por qué estoy asumiendo un nivel de violencia que no me renta?".

Pitita y la recortada

A Rita parece que le renta. A diferencia de la política errática del PSOE en el Ayuntamiento y la Comunidad, nombrando un candidato diferente cada vez que llegan las elecciones, Más Madrid se ha convertido en una opción cada vez más interesante para los votantes de izquierdas de la capital. Gracias, en parte, a la solidez que transmite Maestre, una mujer con las ideas claras y una cualidad que no se aprende en los libros: carisma. Como dice, lleva tres años de entrenamiento y lo va a dar todo para que llegue por fin su momento, por eso nos muestra su lado más personal hablando del parto, de su hija, su marido y su familia, y de reírse del apodo que le ha adjudicado Jiménez Losantos, Pitita: “En una ocasión me dijo que si me encontraba por la calle con una recortada no sabía lo que haría, así que, dentro de ese nivel de amenaza, lo de Pitita no está tan mal”.

P. ¿Cómo conoció a su marido?

R. En unas fiestas en Bilbao en verano, durante la Semana Grande. Teníamos amigos en común y nos conocimos. Luego nos volvimos a ver en Madrid y nos enamoramos.

P. En 2017 se casaron en Las Vegas.

R. Sí, se lo pedí en un arrebato de amor y entusiasmo. Al día siguiente nos levantamos y pensamos: "Esto pasó ayer, ¿verdad?". Como en las películas.

P. ¿Quería casarse desde pequeña?

R. No, el que quería casarse desde siempre era él. Yo tenía claro que quería tener hijos. Es la única cosa que tenía clara. Me había planteado menos la posibilidad de una boda, pero en un determinado momento y con él, me apeteció. Y la verdad es que nos lo pasamos muy bien allí y luego nos casamos también aquí en Madrid para que mi familia y mis amigos pudieran ir.

placeholder Rita Maestre para Vanitatis. (D. A.)
Rita Maestre para Vanitatis. (D. A.)

P. Cuentan que es usted muy familiar.

R. Mi abuela Rita tuvo seis hijos y mi abuela Pascuala, que vive y tiene 97 años, otros seis. Somos una familia muy grande. Mi abuela y mis tías viven muy cerca de casa de mis padres, y forman una especie de gran núcleo. Cuando quedan pasan el día juntos: empiezan en el desayuno, luego van a comer, luego a casa de uno, de otro… Mis tíos y tías, mis primos y primas, mis padres, mi hermana y mi pareja son partes muy importantes de mi vida. Paso mucho tiempo con ellos y me importa mucho lo que piensen de mí y de qué manera ven lo que hago.

P. ¿Le votan todos?

R. No, no creo… [pensativa]. Nunca se lo he preguntado. Algunos sé que me votan porque me lo dicen y porque en las discusiones compartimos posición.

P. ¿De su familia alguien vota a José Luis Martínez-Almeida?

R. Probablemente… [pensativa]. Vamos, sí. Diría que sí.

Su amigo Pablo lo tuvo claro. “Con ese nombre tienes que hacer algo”. El nombre es Rita (Madrid, 1988) y lo que había que hacer era la campaña de Más Madrid para las elecciones municipales del próximo 28 de mayo. "Que Madrid actúe contra la emergencia climática", "desmontar el scalextric de Vallecas" o "una escuela pública infantil en cada barrio". Todo eso "lo va a hacer Rita", reza la campaña que ha inundado la capital con la cara de Rita Maestre bien grande, bien joven, bien guapa. “Me pusieron ese nombre por mi abuela paterna, una mujer de pueblo con mucha personalidad, una gran matriarca. Era super de derechas y le gustaba mucho debatir”.

Rita Maestre
El redactor recomienda