Logo El Confidencial
gastronomía en hoteles

La Ontina, las tapas y la mesa del NH Collection Zaragoza

La Ontina, es el restaurante y bar del hotel NH Collection, a cargo de Enrique Martínez, chef y propietario del restaurante Maher

Foto: La Ontina. Foto: Capriles
La Ontina. Foto: Capriles

Zaragoza es testigo de la historia que se muestra en los estratos del subsuelo y en las construcciones que han resistido el paso del tiempo. Desde los primeros cimientos, desde los orígenes de la ciudad en que esta toma su nombre del mismísimo emperador romano Julio César; Cesaraugusta establece su ubicación bajo el actual casco viejo, en torno a la calle El Coso, la principal zona de tapas de la ciudad. El popular entramado de estrechas callejuelas conocida como El Tubo, articuló las primeras construcciones que se levantaron junto al río Ebro.

A unos pasos del casco viejo, el hotel NH Collection ocupa ahora un gran edificio construido a primeros de siglo XX, en 1929;  con la categoría, el gusto y el refinamiento de esa época, fue durante años sede del antiguo Gran Hotel, un clásico en la historia y la vida social de la ciudad. Reformado completamente se muestra ahora renovado y actualizado mostrándose en todo su esplendor, bajo la gran cúpula que preside el salón central.

Con acceso directo desde la calle en el hotel han abierto un bar de tapas y un restaurante llamado La Ontina, gestionado por Enrique Martínez, el propietario y chef del restaurante  Maher en Cintruenigo, una localidad Navarra. Enrique ostenta el reconocimiento de la guía Repsol con dos soles, por la forma incomparable en que trata las verduras locales; no en vano está considerado uno de los mejores restaurantes de verduras de nuestra geografía. Una cocina que consigue presentar platos estéticos y creativos pero sobre todo sabrosos.

Así, el restaurante La Ontina ofrece una cocina de una marcada influencia por la gastronomía de las regiones próximas, fundamentalmente de Navarra y de Aragón; y en las que las verduras de temporada adquieren el protagonismo que se le presupone a la cocina dirigida por Enrique Martínez. Como ejemplo el plato de verduras del día salteadas con aceite y yema de huevo de corral o, los pimientos de Pontigo al aroma de encina.

Desde la calle se puede acceder directamente al bar de La Ontina, uno de los más concurridos de la ciudad. En su amplio salón destaca la gran pared del fondo  pintada con un grafiti divertido, llamativo y colorido que resalta sobre el resto de los paramentos blancos y limpios del bar. Una original vitrina central decora la estancia con cubiertos y platos de la vajilla y la cubertería antigua del hotel. La barra luce esplendida con grandes vasos de cristal rellenos de apetitosas aceitunas, variantes  y encurtidos, además de tapas de todo tipo. Desde unas manitas de cerdo deshuesadas, a unas cocas de verduras o anchoas, rabas de pollo de corral, el taco de buey guisado, un falso carpaccio de carne de cerdo o el thai de txangurro.

La Ontina C/ Joaquín Costa 5  Zaragoza

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios