Días tristes para Genoveva y Michavila
  1. Noticias
PAREJA SORPRESA

Días tristes para Genoveva y Michavila

Mientras en Sevilla Genoveva despedía a la duquesa de Alba rota de dolor, en Madrid el expolítico recordaba el primer aniversario de la muerte de su mujer, Irene

Foto: Montaje fotográfico de Michavila y Genoveva Casanova
Montaje fotográfico de Michavila y Genoveva Casanova

Lo que ocurrió el pasado fin de semana con Genoveva Casanova y José María Michavila es una prueba inequívoca del poder que muchas veces tiene el destino.

El 20 de noviembre, ese día que ya aparece marcado en el calendario por otros motivos, España recibía la noticia de la muerte de la duquesa de Alba. Sus hijos, nietos y su marido, Alfonso Díez, no podían ni querían disimular el dolor de su pérdida y así se pudo ver en el funeral que al día siguiente, 21 de noviembre, se llevó a cabo por las calles de Sevilla. Durante el paso de la comitiva fúnebre por la capital hispalense, los sevillanos se echaban a la calle para llorar a su duquesa. Ellos se encargaron de arropar a una familia destrozada en la que especialmente dolidos se vio a Eugenia Martínez de Irujo, a su hija Tana, a Alfonso Díez y a Genoveva Casanova, quien escondida tras unas grandes gafas oscuras trató de disfrazar en vano su tristeza.

Para la ex de Cayetano Martínez de Irujo no solo se iba la abuela de sus hijos, Luis y Amina, también se iba su exsuegra, pero sobre todo su amiga, con la que compartió confidencias y cariño mutuo, incluso después de su separación del conde de Salvatierra. Unos difíciles momentos para la mexicana en los que no pudo estararropada por su actual pareja, José María Michavila.

La tragedia del expolítico

Precisamente, a 535 kilómetros de Sevilla, en Madrid, el exministro popular también tenía los ojos encharcados. Ese fatídico viernes, marcado por el funeral de la duquesa, para él también estaba teñido de tragedia. El 21 de noviembre se cumplía un año de la muerte de su mujer,Irene Vázquez, con la que llevaba casado 20 años y había tenido a sus cinco hijos.

Una repentina pérdida, la de Irene, que han aprendido a encajar todos los que un día la quisieron. Especialmente su marido, que ha conseguido recuperar la sonrisa al lado de Genoveva a pesar de que los últimos días hayan sido muy duros para ambos.

José María Michavila Sevilla Irene Vázquez Muerte Duquesa de Alba
El redactor recomienda