Logo El Confidencial
HIJA DE LA 'SOCIALITE' MARILUZ BARREIROS

Cristina, una Comenge reconvertida en la 'reina de las croquetas'

Nieta del empresario automovilístico Eduardo Barreiros, su pasión por la cocina la llevó a montar un restaurante con su hermano y a crear una croquetería. Vende 6 toneladas de croquetas al mes

Foto: Cristina Comenge en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'
Cristina Comenge en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'

Es una emprendedora nata, reconoce que siguiendo el ejemplo que le inculcó su abuelo, el empresario automovilístico Eduardo Barreiros. Tras terminar sus estudios en Derecho y Periodismo, regentó el restaurante Oven 180 junto a su hermano Alberto, situado en pleno barrio de Salamanca de Madrid. Tras cinco años de andadura y habiéndose hecho famosa por sus incomparables croquetas, decidió apostar firmemente por ellas montando la croquetería Oído Cocina Gourmet, junto a su marido, Diego Gómez-Monche. Vender 6 toneladas de croquetas al mes ha provocado su coronación como indiscutible ‘reina de las croquetas’.

Hija de la socialite Mari Luz Barreiros, Cristina ha convivido con Jesús Polanco, fundador del Grupo Prisa y pareja de su madre durante más de veinte años. Sencilla, de trato muy cercano y detallista, compagina haciendo malabarismos sus tareas como madre –actualmente está embarazada de su segundo hijo– con su faceta de empresaria.

Pregunta: Cristina estudiaste Derecho y tras licenciarte realizaste un máster en Periodismo. ¿Cómo terminas siendo la aclamada 'reina de las croquetas'?

R: (Risas). Es genial lo de 'la reina de las croquetas'; aunque aquí, en realidad, la única reina es la croqueta. Mi pasión por la cocina viene de muy lejos. En casa siempre nos ha encantado comer y cocinar. Recuerdo la cocina de casa de mis abuelos con las sartenes de cobre, las fuentes presentadas tan bonitas, el olor de las pulardas recién horneadas. Tendría unos 5 años cuando la cocina me atrapó y desde entonces hay pocas cosas que me hayan hecho disfrutar tanto como pasar tiempo entre fogones, recetas e ingredientes. Aunque tenía muy clara cuál era mi vocación, pensé que estudiar Derecho y más tarde Periodismo serían un gran complemento.

Foto de las famosas croquetas de Cristina Comenge
Foto de las famosas croquetas de Cristina Comenge

P: Es en Oven 180, el restaurante que montaste con tu hermano Alberto, cuando comienzan a alcanzar fama tus croquetas…

R: Sí. El restaurante lo tuvimos durante 5 años, y las croquetas eran uno de los platos estrella. Tanto restaurantes vecinos como particulares nos las empezaban a pedir para sus eventos, pero no teníamos capacidad para abastecer a todo el mundo. Fue por esa razón, por la que decidimos producirlas de manera artesanal/industrial y así satisfacer toda la demanda que teníamos. Además, vimos la oportunidad de elevar la croqueta, producto tan maravilloso de nuestra cocina tradicional, al nivel que se merecía y… ¡aquí estamos!!

P: Eres nieta de Eduardo Barreiros, uno de los empresarios españoles más representativos de la historia de nuestro país, ¿crees que tu espíritu emprendedor lo llevas en el ADN?

R: Mi abuelo fue un hombre maravilloso, un trabajador incansable, un adelantado de su tiempo, y tuvo el mérito y la valentía de crear, partiendo de cero, el proyecto empresarial industrial privado más importante en España a lo largo de los años 50 y 60. Llegó a crear 25.000 puestos de trabajo directos y 100.000 indirectos. En mi caso creo que ha pesado más su ejemplo que el propio ADN. Ver tan de cerca su esfuerzo, su tesón en el trabajo y su dedicación a la empresa ha sido un privilegio enorme.

P: Tu abuelo destacó fundamentalmente en la industria automovilística, ¿has heredado su pasión por el motor?

R: ¡Claro que sí! Me encantan los coches, las motos, conducir… Él se encargó de transmitirnos esa pasión a mi hermano Alberto y a mí, ¡desde muy pequeños nos tenía motorizados!

P: ¿Has contado siempre con el apoyo de tu familia cuando has decidido crear un nuevo negocio?

R: ¡Afortunadamente siempre! Son ellos los primeros en impulsarme y motivarme; desde luego sin su ayuda el camino hubiese sido mucho más difícil.

Foto de las famosas croquetas de Cristina Comenge
Foto de las famosas croquetas de Cristina Comenge

P: En Oído Cocina Gourmet eres socia de tu marido Diego Gómez-Monche, ¿qué tal la experiencia de trabajar juntos?

R: ¡Fenomenal! La verdad es que los dos lo vivimos con mucha pasión y nos divertimos mucho trabajando juntos. Además somos muy complementarios. El tiene un perfil más financiero y yo más creativo.

P: Confiésanos el secreto para vender seis toneladas de croquetas al mes…

R: Todo empezó porque nos dimos cuenta de lo tedioso que es hacer una buena croqueta. Los restaurantes necesitan agilizar sus cocinas y hacerlas eficientes; y en las casas cada vez hay menos tiempo para cocinar. Nosotros intentamos dar esa solución ofreciendo un producto de muchísima calidad, elaborado con los mejores ingredientes y además a buen precio.

P: De los sabores que trabajáis: jamón ibérico, puerro confitado, boletus edulis, chistorra, pollo al curry y queso azul, ¿cuáles son los que más éxito tienen?

R: La reina es, sin duda, la de jamón, representa el 50% de nuestras ventas. Pero es muy curioso cómo cada persona tiene su preferida. Yo, por ejemplo, siento especial debilidad por las de puerros confitados.

Foto de las famosas croquetas de Cristina Comenge
Foto de las famosas croquetas de Cristina Comenge

P: ¿Cómo definirías a vuestros clientes?

R: Nuestros clientes son fundamentalmente restaurantes, caterings y hoteles que buscan ofrecer una croqueta de mucha calidad, pero sin olvidarse de ser dinámicos y eficientes. Generalmente tienen un volumen elevado de trabajo y nuestras croquetas les simplifican mucho la operativa de cocina. También nos las piden muchos particulares, bien para sus aperitivos o comidas del día a día o para ocasiones especiales. Y tenemos cada vez más clientas que son madres y se las dan a sus hijos de cena porque les encantan.

P: ¿Qué personaje conocido te haría ilusión que probara las croquetas?

R: Me haría muchísima ilusión que las probaran cocineros de la talla de los hermanos Roca, Berasategui, Arzak y otras tantos a los que admiro muchísimo.

P: Tu hijo tiene ya un año y medio, vas a ser nuevamente mamá en breve, ¿cómo te organizas para llegar a todo?

R: Haciendo malabarismos, como la gran mayoría de mujeres hoy en día y con mucha ayuda… Afortunadamente tengo una madre maravillosa que está feliz ejerciendo de superabuela, y mención especial para Anita, que nos crió también a mi hermano Alberto y a mí, y que quiere y cuida a mi hijo tanto como yo.

Foto de las famosas croquetas de Cristina Comenge
Foto de las famosas croquetas de Cristina Comenge

P: Si tuvieras que idear una croqueta para Vanitatis, ¿de qué sabor la harías?

R: ¿Qué te parece una de patata y trufa blanca? (Creo que ha dado en el clavo).

P: ¿Qué retos tienes a futuro dirigiendo Oído Cocina Gourmet?

R: Me encantaría seguir creciendo y que nuestras croquetas sean un referente a nivel nacional e internacional como producto de calidad. Por ahora estamos presentes en Madrid, aunque tenemos clientes puntuales fuera. Este año queremos dar el salto al resto de España y pronto nos gustaría exportar a otros países.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios