Logo El Confidencial
PRONTO SERÁN TRASLADADOS A ALGECIRAS

Un deprimido Gil Silgado pierde a Juan Antonio Roca como compañero de celda

Hace solo unos días, el que fuera presidente del Xerez Club Deportivo y actual pareja de la ex Miss España María Jesús Ruiz perdió a su paño de lágrimas en prisión, el 'malayo' Juan Antonio Roca

Foto: Juan Antonio Roca y José María Gil Silgado en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'
Juan Antonio Roca y José María Gil Silgado en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'

José María Gil Silgado, expresidente del Xerez Club Deportivo, atraviesa un momento emocional delicado en prisión. Desde que, el pasado mes de junio, el empresario se convirtiera en padre de una niña con su pareja, la ex Miss España María Jesús Ruiz, 32 años menor que él, sus días en la cárcel de Alhaurín de la Torre se han complicado aún más si cabe. Fuentes próximas a la cárcel malagueña aseguran a este medio que Gil Silgado lo está pasando especialmente mal estas últimas semanas, que no se habitúa al ritmo carcelario y que incluso está perdiendo mucho peso.

Durante estos meses de desidia, otro preso popular se ha convertido en su paño de lágrimas. Silgado ha compartido celda con Juan Antonio Roca, condenado a 11 meses de prisión y una multa de 240 millones por el caso Malaya. Gil Silgado se pasaba las noches llorando la ausencia de su hija y pareja, y Roca ha sido el que más directamente ha vivido esta situación. Su amistad ha sido tal que Roca ha tenido que prestar recientemente dinero a su compañero, porque María Jesús Ruiz se equivocó de cuenta y mandó la transferencia a la cárcel de Albolote (Granada), donde Silgado ha cumplido condena antes de ser trasladado a Alhaurín.

María Jesús Ruiz y José María Gil Silgado, en una imagen de archivo (Gtres)
María Jesús Ruiz y José María Gil Silgado, en una imagen de archivo (Gtres)

A pesar de la difícil situación emocional que atraviesa Gil Silgado, fuentes penitenciarias aseguran a este medio que el empresario está teniendo problemas con otros presos y funcionarios de la cárcel debido a su “actitud altiva”. Los problemas crecen en todos los sentidos para él. Primero porque la semana pasada perdió a su compañero de celda, con el que estaba entablando una gran amistad. Roca y Silgado ya no comparten sueños. Y segundo porque, condenado a dos años de prisión por delito contra la Hacienda Pública, tiene otras causas abiertas que podrían alargar su periplo entre rejas. De hecho, el próximo 28 de julio está citado para declarar de nuevo en los juzgados de Málaga.

A estos contartiempos se une el hecho de que su hija recién nacida acaba de pasar, tal y como confirman a Vanitatis fuentes familiares, unos días ingresada en la UCI por problemas respiratorios. Para poder conocer a su hija, el expresidente del Xerez Club Deportivo SAD fue trasladado el pasado mes de junio desde la cárcel de Alhaurín de la Torre a la prisión de Jaén. Al reo se le concedió un permiso de una hora para acudir al centro hospitalario y poder disfrutar de ese momento junto a María Jesús. Eso sí, esposado y acompañado en todo momento por una pareja de la policía.

En busca y captura

6:15 horas de la mañana en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Un vuelo regular de Iberia toma tierra. Es 17 de marzo. Uno de los pasajeros baja custodiado por dos agentes. Quisiera seguir bajo el sol del Caribe o, al menos, pasar desapercibido. Se arrepiente de haber sido carne de revista tantas veces. José María Gil Silgado pone el pie en España después de año y medio huido de la justicia. Ese día durmió en la prisión madrileña de Valdemoro, primera etapa de los extraditados que regresan a suelo español.

El empresario y expresidente del Xerez Club Deportivo SAD fue detenido en la República Dominicana a primeros de noviembre pasado. En un principio circuló la tesis de que se marchaba a Panamá para acompañar a su pareja, la Miss España 2004, modelo y actriz ocasional María Jesús Ruiz, que quería probar suerte en América. Él buscaría en el Caribe nuevas vías de negocio. En realidad, Gil Silgado estaba huyendo de una condena de dos años y multa de más de medio millón de euros por un delito contra la Hacienda Pública y varias causas judiciales pendientes. Las autoridades dominicanas, país donde fue detenido por la Interpol, aprobaron su extradición el pasado 21 de febrero, tal como adelantó Vanitatis.

En todo este tiempo de fuga, sin duda el episodio más triste fue el de la exposición pública, por parte de Vanitatis, de las fotografías que evidenciaban que el empresario había abandonado a su suerte a toda su yeguada cuando huyó a Panamá. Las imágenes de sus caballos agonizantes, que vivían sin cuidado alguno en la finca de Sevilla que un día fue del empresario, hoy embargada, provocaron la reacción de los colectivos en defensa de los animales, que tomaron cartas en el asunto y se hicieron cargo. 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios