Logo El Confidencial
familia real sueca

La casa envenenada de Carlos Felipe de Suecia y Sofía Hellqvist

Villa Solbacken, la mansión que pretendían habitar los novios de Suecia, presenta un alto nivel de toxicidad debido al asbesto, una sustancia que puede llegar a ser cancerígena

Foto: Imagen de Villa Solbacken, la casa que habitarán los novios de Suecia
Imagen de Villa Solbacken, la casa que habitarán los novios de Suecia

Empiezan los problemas para el príncipe Carlos Felipe de Suecia y Sofía Hellqvist. A mediados de febrero, la Casa Real sueca comunicó que la pareja se trasladaría a vivir a Villa Solbacken, una mansión ubicada en el este de Estocolmo, en el barrio de Djurgården, en la que residieron Bertil y Lilian, tíos abuelos del príncipe, hasta el fin de sus días. El proyecto inicial del futuro matrimonio era mudarse después de su luna de miel y realizar en estos meses anteriores a la boda algunos cambios con la intención de modernizar la vivienda. Sin embargo, los planes de Carlos Felipe y Sofía se han ido al traste.

Recientemente, la Oficina de Planificación de la Ciudad comunicó a la pareja real que la casa en la que querían vivir está repleta de asbesto –también conocido como amianto–, una sustancia que se utilizaba en la construcción en los años setenta y que fue prohibida en 1982 por su alta toxicidad. Este material es muy dañino para la salud y según expertos en la materia, a la larga puede causar un tumor pleural. De momento, Carlos Felipe y Sofía no se han pronunciado acerca del asunto y tampoco lo ha hecho la portavoz de la Casa Real sueca, Margareth Torgaren, al ser preguntada por el asunto.

El diario sueco Expressen ha conversado con distintos entendidos para conocer cuál sería la mejor opción para el asunto de asbesto. Muchos piensan que no habría problema en retirar la sustancia de la casa, eso sí, la pareja debería esperar un año para poder vivir allí. Otros son más extremistas y opinan que deberían olvidarse de esa residencia y buscar una de nueva, ya que la Familia Real sueca tiene a su disposición varias mansiones y castillos repartidos por todo el país.

Algo parecido a lo de los suecos les ocurrió a los duques de Cambridge. Cuando empezaron a reformar el apartamento que la reina Isabel II les concedió, descubrieron que las paredes estaban cubiertas de asbestos. Eso provocó que su mudanza tardara más de un año y que tuvieran que desembolsar más de 700.000 euros para solucionar el problema. 

Sofia Hellqvist y Carlos Felipe de Suecia en una imagen de archivo (Gtres)
Sofia Hellqvist y Carlos Felipe de Suecia en una imagen de archivo (Gtres)
Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios