Logo El Confidencial
tras la muerte de su hija inés

María del Carmen Cerruti, el calvario que le queda a la madre de Máxima de Holanda

Tras quedarse viuda hace menos de un año, ha perdido a su hija Inés, de solo 33 años, de la peor manera posible... Su vida ha dado un giro tremendo del que tiene que reponerse

Foto:  María del Carmen Cerruti ha sido siempre una mujer fuerte. (Gtres)
María del Carmen Cerruti ha sido siempre una mujer fuerte. (Gtres)

No hay nada más antinatural que perder a un hijo. Es un lugar común siempre repetido cuando ocurre una tragedia de estas características, pero no por ello menos verdad. Lo que le ha ocurrido a María del Carmen Cerruti es una pesadilla, volviendo de nuevo a los clichés, que no se le puede desear a ninguno de tus peores enemigos. No solo se ha muerto su hija Inés Zorreguieta de 33 años, es que se ha suicidado, según ha confirmado ya la autopsia, y fue ella quien encontró el cadáver.

No es de extrañar que la madre de la reina de Máxima de Holanda tuviera que recibir ayuda psicológica y a bien seguró la recibirá ahora durante una larguísima temporada. Por muy arropada que esté por su familia y por muy pendiente que esté la reina, es ella quien tiene que asumir todo lo que ha sucedido. El colofón a unos años muy difíciles que ahora con esta vuelta de tuerca que le ha dado la vida se complican aún más.

Con su hija, Inés Zorreguieta, en Buenos Aires. (Gtres)
Con su hija, Inés Zorreguieta, en Buenos Aires. (Gtres)

Aún quedan pendientes numerosos asuntos, como el fin de la investigación de lo sucedido, solventar todas las cuestiones burocráticas y decidir qué hacer con todos los enseres personales de Inés Zorreguieta. Actividades todas ellas de una intensa carga emocional a las que tendrá que hacer frente María del Carmen, una mujer discreta y elegante que nunca buscó el primer plano.

La muerte de su marido

En menos de un año, María del Carmen ha perdido a su marido y a su hija. En el primer caso, Jorge Zorreguieta, a los 89 años, fallecía tras una larga lucha contra la leucemia el 8 agosto del año pasado. Un proceso también de desgaste físico y psicológico, pero, al fin y al cabo, dentro de los cauces más habituales de la vida, pues el que fuera secretario de Agricultura y Ganadería de Argentina entre 1917 y 1989 de la dictadura de Videla, pudo acabar su ciclo en una edad avanzada. No por ello menos doloroso, pero más fácilmente asumible a nivel psicológico.

Con su marido, Jorge Zorreguieta, en el 40 cumpleaños de su hija Máxima. (Gtres)
Con su marido, Jorge Zorreguieta, en el 40 cumpleaños de su hija Máxima. (Gtres)

El caso de Inés Zorreguieta fue muy distinto, ya que venía arrastrando problemas de depresión y anorexia, que se complicaron hasta llevarla a ingresar a un centro especializado. Todos estaban pendientes de ella e incluso se dice que Máxima se la quiso llevar a vivir con ella a Holanda, pero no pudo evitar el final trágico.

[LEE MÁS: Los Zorreguieta Cerruti, una familia permanentemente en el ojo del huracán]

El periplo existencial de María del Carmen Cerruti no ha sido nada fácil ya desde su juventud. Recordemos que durante mucho tiempo le tocó lo que coloquialmente se denomina 'ser la otra'. Es más, cuando Máxima, su primogénita nació, en 1968, él estaba casado con Marta López Gil, cuando aún no era legal el divorcio en su país. Jorge Zorreguieta ya tenía entonces tres hijas (María, Ángeles y Dolores) y coincidió en el tiempo con su nombramiento ya mencionado en la sangrienta dictadura de Videla que más adelante le pasaría factura, aunque fuera de una manera simbólica. Y no por eso menos dolorosa...

Siempre ha estado muy unida a su hija mayor, Máxima. (Gtres)
Siempre ha estado muy unida a su hija mayor, Máxima. (Gtres)

Nos estamos refiriendo a un episodio que todo el mundo tiene en sus retinas: la boda de Máxima con el entonces príncipe Guillermo de Holanda. Su padres asistieron al enlace porque Jorge Zorreguieta había sido declarado persona 'non grata' en ese país y, por supuesto, tampoco pudieron acudir a su entronización. Quedaron relegados para encuentros privados y siempre pesó sobre ellos la sombra de su pasado. De hecho, ni siquiera en su país ocupaban un lugar destacado en la alta sociedad, aunque el ostracismo al que estaban sometidos era parcial. Prueba de ello fue la presencia de la primera dama argentina, Juliana Awada, en el entierro de Inés, así como el mensaje de apoyo del presidente Mauricio Macri.

[LEE MÁS: Máxima de Holanda, destrozada en el entieror de su hermana]

Ahora María del Carmen seguirá viviendo en Buenos Aires y contará con el apoyo de sus tres hijos, Máxima, Martín y Juan para este camino tan duro que acaba de emprender...

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios