Logo El Confidencial
FAMILIA REAL HOLANDESA

Máxima de Holanda revela por qué usó la joya más preciada de los Orange con Isabel II

El diamante llevaba sin ver la luz más de 45 años, pero la visita de los reyes holandeses a Reino Unido mereció esta puesta de largo. ¿Le dolió la cabeza a la reina después? Ella responde

Foto: Máxima con el diamante Stuart. (Getty)
Máxima con el diamante Stuart. (Getty)

Competir con la reina Isabel II es un caso perdido. Su talante e iconicidad la convierten, probablemente, en la royal más reconocible de Europa. Y si a eso le sumamos su estilo tan característico desde hace décadas, obtenemos como resultado la acertada fórmula que sigue Anna Wintour: si algo te funciona, ¿por qué dejarlo? Máxima de Holanda era consciente de este reto al que se enfrentaba en su reciente viaje oficial a Reino Unido y para ello desempolvó la mejor de sus joyas.

[LEER MÁS: La reina Máxima estrena el diamante más importante de los Orange en Buckingham]

La tiara Estuardo, junto al extraordinario diamante Stuart, es una joya perteneciente a la dinastía de los Orange que no veía la luz desde el año 1972, cuando la reina Guillermina lo llevó (también) al palacio de Buckingham. Y es que el duelo con la monarca británica bien lo merecía.

La consorte en Reino Unido. (Getty)
La consorte en Reino Unido. (Getty)

Pero ¿por qué ahora? Pues bien, la esposa del rey Guillermo Alejandro lo ha explicado al cronista real Erick Evers: "Es algo muy importante para las relaciones entre los Países Bajos y el Reino Unido, por lo que pensamos que este era el momento adecuado para usar la diadema y el diamante de Estuardo. Y esperamos usarlo más a menudo en el futuro. Lo hicimos ayer con mucho orgullo, con un trasfondo histórico para nuestros países", confesaba. Y tiene todo el sentido. De hecho, su aparición fue aún más sorprendente porque su suegra, la princesa Beatriz, nunca la llevó durante su reinado.

Cuando el periodista, movido por la curiosidad, le preguntó si sostener la joya durante toda la cena no le produjo dolor de cabeza, la reina sonrió: "No, no".

Los reyes holandeses posan junto a Isabel II y los duques de Cornualles. (Getty)
Los reyes holandeses posan junto a Isabel II y los duques de Cornualles. (Getty)

El vestido, otro detalle especial

La fabulosa tiara es de tonalidad grisácea y destaca su detallada orfebrería. En su parte superior, estaba engastado el diamante de casi 40 quilates que la convierte en una pieza única. Su fecha de fabricación data del año 1690. La consorte holandesa lució la diadema recientemente, en el viaje de Estado a Luxemburgo, pero no incorporó el exclusivo diamante, que era la pieza que realmente vio la luz por primera vez en décadas.

Imagen de la cena oficial. (Getty)
Imagen de la cena oficial. (Getty)

Respecto al vestido de gasa en tonalidad oscura, lo firmaba Jan Taminiau, el diseñador que se encargó de vestir a Máxima de Holanda el día que se convirtió en reina, en el año 2013. Fue sin duda una velada llena de guiños muy especiales para la argentina.

[LEER MÁS: Kate Middleton luce, por primera vez, la orden más especial de Isabel II]

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios