Logo El Confidencial
muestra su mejor cara

Masako: los síntomas de la recuperación... ¿total?

Sus últimas apariciones públicas han evidenciado una mejoría, pero la propia familia imperial japonesa nunca ha hablado de curación

Foto: Naruhito y Masako, en una imagen de archivo. (Reuters)
Naruhito y Masako, en una imagen de archivo. (Reuters)

Masako es el miembro más conocido de la familia imperial japonesa, pero no precisamente por una buena razón: padece una prolongada depresión. La mujer de Naruhito ha estado sometida al escrutinio público por este motivo y cada uno de sus gestos estudiado al milímetro. Podría considerarse una presión extra para una mujer que ha tenido que hacer esfuerzos ímprobos por superar esta dificultad y que, a tenor de los últimos acontecimientos, parece encontrarse mucho mejor...

En un año en el que la familia imperial ha dado mucho que hablar por las bodas, la que se ha celebrado (la de Ayako) y la que se ha pospuesto (la de Mako), es la mejor de las noticias ver que Masako encara bien la recta final hacia una fecha determinante que predeterminará el resto de su vida: la abdicación oficial del actual emperador, Akihito, el 30 de abril, y la llegada al trono de su marido, el 1 de mayo.

[LEE MÁS: La boda de Mako, una preocupación más para la familia imperial de Japón]

La ceremonia de abdicación de Akihito será el 30 de abril. (Reuters)
La ceremonia de abdicación de Akihito será el 30 de abril. (Reuters)

Una cita menor a nivel mediático que la que tendrá lugar seis meses más tarde, el 22 de octubre, con la ceremonia de entronización a la que asistirán 1.600 invitados, 900 menos de los que presenciaron la de su progenitor en 1990. No será el único cambio, también se reducirán de 7 a 4 las recepciones que realizarán Masako y Naruhito, los días 22, 25, 29 y 31 de octubre.

Los motivos de los cambios

El comité guberrnamental que se encarga de la organización de las ceremonias, tanto de abdicación como la de coronación, ha explicado que se ha simplificado la agenda de esos días de octubre para no sobrecargar de trabajo al futuro emperador y su mujer, así como al resto de los miembros de la familia imperial, lo que nos permite leer entre líneas que se han tenido en cuenta dos variables: la avanzada edad de los actuales emperadores, Akihito y Michiko, y los problemas que arrastra Masako.

[LEE MÁS: Ayako de Japón luce un look occidental para recibir a Naruhito y Masako]

Naruhito, con su hija, Aiko. (Reuters)
Naruhito, con su hija, Aiko. (Reuters)

La familia imperial nunca ha ocultado la depresión de Masako ni tampoco ha dado la noticia que haría a todo el mundo feliz: su total recuperación. Sin embargo, sí podemos poner varios ejemplos recientes en los que hemos visto a Masako en un estado de ánimo excelente, pese a que este verano, por ejemplo, tuvo que hacer frente al reto de estar separada de su hija, Aiko. La joven, siguiendo los pasos de su padre, viajó hasta el Reino Unido (a más de 9.000 kilómetros de distancia) para realizar un curso de verano en el prestigioso centro educativo de Eton, donde han estudiado los principales royals del país, así como los cachorros de las mejores familias.

Los síntomas de su mejoría

No pareció hacer mella en Masako esta separación temporal de su hija, con quien la pudimos ver ya a su vuelta cuando se disponían a comenzar sus vacaciones de verano en la Villa Imperial de Suzaki. Unas imágenes que nos mostraban al matrimonio con la princesa en la estación de tren, como cualquier otra familia, relajados y felices, como si todas las piezas del puzle encajaran.

[LEE MÁS. Ayako de Japón: lo que recibe y a lo que renuncia al casarse]

La siguiente gran cita fue la boda de Ayako, quien, al casarse con un plebeyo, quedaba excluida de la familia imperial japonesa (aunque económicamente no se verá afectada ya que contará con una partida presupuestaria de unos 900.000 euros para paliar esta circunstancia). De nuevo reparamos en Masako, espléndida y luciendo la mejor de sus siempre discretas sonrisas.

[LEE MÁS: Los secretos de juventud de Naruhito al descubierto]

Masako, feliz en la fiesta celebrada el 9 de noviembre de Tokio. (Reuters)
Masako, feliz en la fiesta celebrada el 9 de noviembre de Tokio. (Reuters)

La asistencia de los emperadores a este enlace estaba prevista, pero lo que a nadie se le ha pasado por alto y que ha sido considerado como un indicio muy importante de la recuperación de Masako es su presencia en la fiesta de otoño que se celebra cada año en los jardines del palacio de Akasaka. Ya había sido noticia que repareciera en este evento en noviembre de 2015, tras diez años de ausencia, pero en esa ocasión se marchó pronto, mientras que este año aguantó hasta el final...

Como es tradición, se celebra otra de similares características en el mismo lugar en primavera, pero en 2019 no será así, pues estarán embarcados en los preparativos de la abdicación y la entronización. Así que habrá que esperar al otoño del año que viene para ver si asiste ya convertida en la mujer del emperador.

Masako, a quien se diagnosticó la depresión en 2002, parece estar más fuerte y segura ante los retos que le presenta la vida...

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios