Logo El Confidencial
ocurrente y reservado

Pablo Urdangarin, el hijo más apegado a Iñaki, cumple 18 años ya independizado

El segundo hijo de la infanta Cristina vive en Alemania como jugador profesional de balonmano. Es ocurrente y reservado, algo que le sirve de coraza en los malos momentos

Foto:  Pablo Urdangarin. (TSV Burgdorf)
Pablo Urdangarin. (TSV Burgdorf)

Pocas cosas podrá usted leer sobre Pablo Urdangarin de Borbón, aunque le interese mucho el personaje. El segundo hijo de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin ha pasado siempre desapercibido para la prensa, hasta que este otoño fichó en Alemania por un equipo profesional de balonmano. Entonces llenó titulares. Y ya. Pablo ha sido siempre como el típico hermano mediano al que nadie hace mucho caso y que va haciendo sin molestar. Cumple este jueves 6 de diciembre 18 años lejos de casa, independizado, con un contrato profesional. El hijo que más cerca ha estado siempre de su padre sigue siendo el verso suelto de la familia.

"Ocurrente y reservado -lo recuerdan los amigos de sus padres en Barcelona-, un chaval que se refugiaba en la ironía para superar los malos ratos". Todos los ojos estuvieron siempre centrados en Juan, Juanito, el mayor, una chaval mucho más sensible que el segundo y que además se convirtió en el blanco fácil de los insultos en el colegio en Barcelona, cuando los desmanes de su padre empezaron a salir a la luz. Hubo incluso quejas formales de otros padres que no querían que sus hijos cursaran estudios con los hijos de Urdangarin.

Imagen del 80 cumpleaños de la reina Sofía. (Casa Real)
Imagen del 80 cumpleaños de la reina Sofía. (Casa Real)

"Pablo siempre había sido un fan del balonmano como su padre y jugaba en el equipo del cole. Hubo un tiempo en que la gente le hacía el vacío, dejaron de invitarles a fiestas y nadie hablaba con sus padres, pero parecía que a él no le afectaba tanto como al mayor". Los otros dos hermanos, Miquel e Irene, los pequeños, no se enteraban en aquella época. Además, Pablo les dejaba hacer.

"Estaban un día en mi casa y Pablo quería ver una peli mientras Miquel quería ver la tele. Se pelearon y ganó Miguel, como siempre era", recuerda una amiga de la familia. "El pobre Pablo se llevó la peli a casa para verla y no sé si llegó a hacerlo... Era muy conformista, un chaval reservado y tranquilo, sobre todo si lo comparabas con Miguel, que era un gamberrillo".

Iñaki Urdangarin con Pablo en el Campeonato del Mundo de Balonmano en 2013. (EFE)
Iñaki Urdangarin con Pablo en el Campeonato del Mundo de Balonmano en 2013. (EFE)

Deportista, discreto e independiente

Ese carácter reservado se ha ido endureciendo con el tiempo. Lo cuentan desde el círculo del matrimonio: "Pablo es un tío que sabe lo que quiere, un tipo duro, a la fuerza". Listo y tenaz, ha sabido abstraerse de los problemas y "demostrarle a su padre, que es su ídolo, que sigue estando allí". Pablo visitó al exduque en prisión, en compañía de su madre, tal y como confirmó Europa Press este verano. No podía dejar de ir, era Pablo quien siempre siempre acompañaba a su padre a ver partidos de balonmano.

[LEER MÁS: De Juanito a Juan]

Como todos los hijos del matrimonio Urdangarin de Borbón, el segundo es muy deportista. Además del balonmano, le gusta el tenis y el esquí, deportes que ha practicado desde pequeño. A diferencia del resto, el último año de Bachillerato lo cursó fuera, en una escuela de Estados Unidos, algo que el mayor, apegado a la familia, prefirió no hacer. Ese carácter independiente también se ha reflejado en su decisión de irse a Alemania, donde ha empezado su carrera como profesional del balonmano en el Hannover-Burgdorf, donde por cierto entrena Antonio Carlos Ortega, antiguo compañero de su padre. En el club hablan con Vanitatis y admiten que no tienen información "de este jugador en concreto porque no juega en el equipo de primera categoría".

Bautizado como Pablo Nicolás Sebastián de Todos los Santos, tiene el título de Grande de España y tratamiento de Excelencia. Su nacimiento fue al estilo Pablo. Nació en la clínica Teknon una noche fría y lluviosa en Barcelona, lo que provocó que casi nadie se congregara a las puertas del centro sanitario. No fue como el nacimiento del mayor, que nació un día soleado, el centro se abarrotó y hubo hasta conatos de peleas por lograr un sitio en primera fila. No, Pablo nació como vive: discreto.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios