Haya no es la única: otra exesposa del emir de Dubái revela el episodio más cruel vivido
  1. Casas Reales
LA PESADILLA DE UNA MADRE

Haya no es la única: otra exesposa del emir de Dubái revela el episodio más cruel vivido

La primera esposa del jeque Mohamed bin Rashid ha hablado por primera vez después de décadas en silencio y sin ver a su hija

Foto: Haya no es la única: otra exesposa del emir de Dubái revela el episodio más cruel vivido
Haya no es la única: otra exesposa del emir de Dubái revela el episodio más cruel vivido

Su nombre es Randa bin Mohamed Al Banna, fue la primera esposa del emir de Dubái y en la década de los 70 fue expulsada de los Emiratos Árabes tras su divorcio.

Desde entonces, Randa ha guardado silencio, pero tras el caso de la princesa Haya de Jordania y su huida a Londres, Randa ha decidido dar un paso al frente y revelar su cruenta historia junto al que hoy es su exesposo. Lo ha hecho concediendo una entrevista a 'The Sunday Times'. Sus palabras no han dejado indiferente a nadie, desvelando un desalmado episodio que retrata a un emir inhumano. Esta es su historia.

[LEA MÁS: Un vídeo de Instagram para 'lavar la imagen' del emir de Dubái tras la huida de Haya]

Una joven Randa de 16 años conoció al emir Mohamed bin Rashid Al Maktoum en 1972 durante una fiesta celebrada en Beirut. El emir no tardó en invitarla a Dubái, donde el brillo y el glamour de la vida real pronto sedujeron a la joven. El siguiente paso que dieron fue la boda. Su primera hija, Manal, nació en 1977.

Mohamed bin Rashid Al Maktoum, en una imagen de archivo. (Getty)
Mohamed bin Rashid Al Maktoum, en una imagen de archivo. (Getty)

Randa describe sus primeros años de matrimonio como felices, pero pronto las cosas cambiaron. Randa comenzó a percatarse de lo "difícil y restrictivo" que era en realidad su marido. "Mohamed es cualquier cosa menos un hombre fácil. Realmente no lo es. Es muy terco”, ha declarado en su entrevista.

Randa se sentía cada vez más asfixiada al lado del emir y finalmente decidió divorciarse, algo que ha pagado durante toda su vida. La joven fue expulsada de Emiratos Árabes y enviada a Beirut. Se la separó de su hija, a la que no ha vuelto a ver desde entonces.

Durante todos estos años, la esperanza de que se le permita reencontrarse con su hija ha mantenido a Randa en silencio, pero los últimos acontecimientos acaecidos con Haya de Jordania y los supuestos secuestros y abusos que sufrieron las princesas Shamsa y Latifa, nacidas de los posteriores matrimonios del emir con otras mujeres, han hecho que Randa confiese su calvario.

La princesa Haya y el emir, en una imagen de archivo. (Getty)
La princesa Haya y el emir, en una imagen de archivo. (Getty)

"Lo he perdido todo", dice ahora. “Perdí a mi familia, perdí mi casa, perdí a mi pequeña hija, perdí mi dignidad y mi orgullo. Pagué todo con el precio del amor".

Hoy, la hija de Randa, Manal, es una mujer y madre de 40 años. "Tomé mi decisión y, por lo tanto, no puedo ver a mi hija Manal. Ni siquiera sé cómo es. No se me permite visitarla porque decidí irme. Así que este es mi castigo”.

Pero de su terrible experiencia destaca un episodio que Randa ha hecho público ahora y que ha escandalizado a medio mundo. La exesposa del emir ha estado tratando de contactar con su hija durante décadas, pero nunca lo ha logrado.

En el año 2000, Randa regresó a Dubái para exigir a su exesposo que le permitiera hablar con su hija. El emir proporcionó una dirección a Randa. Le dijo que se vistiera de forma elegante, que escogiera sus mejores galas y que fuera hasta el lugar indicado.

El emir de Dubái, Mohamed bin Rashid al Maktum, en una imagen de archivo. (EFE)
El emir de Dubái, Mohamed bin Rashid al Maktum, en una imagen de archivo. (EFE)

Randa se llenó de esperanza. Parecía que finalmente su exmarido daba su brazo a torcer y permitía un reencuentro entre madre e hija. Pero cuando llegó a la dirección indicada, Randa encontró una gran fiesta donde había miles de personas. “Cuando le pregunté dónde estaba nuestra hija, dijo que estaba ahí adentro". "Trata de identificarla, quiero ver el instinto de una madre", asegura Randa que le dio el emir.

Al día siguiente, Randa abandonó Dubái sin ver a su hija. Después, el emir emitió un decreto para evitar que pudiera ingresar al país. Aún así, cinco años después, Randa planeó su regreso con motivo de la boda de su hija. Días antes del viaje, fue brutalmente atacada y sufrió la rotura de varias vértebras. Su viajé quedó, así, frustrado.

Randa despertó en un hospital. Asegura que cuando abrió los ojos, a los pies de su cama estaba su exmarido.

Emir de Dubái Haya de Jordania
El redactor recomienda