La nueva vida económica de los Sussex: cómo llegarán ahora Meghan y Harry a fin de mes
  1. Casas Reales
EL ADIÓS DE LOS SUSSEX

La nueva vida económica de los Sussex: cómo llegarán ahora Meghan y Harry a fin de mes

Es uno de los puntos más controvertidos de su adiós y que más molestan a los británicos, ya que su idea de ser "económicamente independientes" tiene muchos matices

Foto: Meghan y Harry, en su esperada reaparición. (Getty)
Meghan y Harry, en su esperada reaparición. (Getty)

Cuando parecía que el adiós del príncipe Harry y Meghan Markle iba a ser tranquilo, al menos en el aspecto mediático, un tuit de Donald Trump volvía a encender la mecha y a recordar cuál ha sido el punto más polémico de la decisión de la pareja: su economía. Cuando anunciaron su decisión de salir de la Casa Real, afirmaban que su intención era ser "económicamente indpendientes", unas palabras que más de dos meses después siguen resonando en cada crítica que se hace a la pareja, y más después de que uno de sus portavoces contestara a las palabras de Trump, asegurando que su seguridad se financiaría de forma privada.

Y claro, el debate no tardaba en saltar: ¿de dónde sacan el dinero para pagar los millones que cuesta su seguridad? Una pregunta que ellos mismos, sin saberlo, contestaban hace casi tres meses, cuando dieron todos los detalles de cómo se produciría su salida. Y la explicación se puede resumir en un nombre, el del príncipe Carlos. Aunque anunciaron a bombo y platillo que renunciaban a su sueldo, esta máxima tiene un gran matiz: la pareja solo renunciaba al 5% de su sueldo, la parte cuyo origen es la llamada Subvención Soberana, el mecanismo de financiación anual de la monarquía, procedente de fondos públicos. El otro 95% de su sueldo se cubre con los ingresos asignados por el príncipe de Gales, generados a través del ducado de Cornualles y que son unos 4 millones de libras al año para el duque de Sussex.

Los duques de Sussex, en su último acto con la familia real. (Reuters)
Los duques de Sussex, en su último acto con la familia real. (Reuters)

Ahora bien, vamos a suponer que han dejado de percibir ese dinero y que, extrañamente, no lo han anunciado. A pesar de ello, Meghan Markle y Harry estarían muy lejos de tener problemas económicos. Hay que tener en cuenta las fortunas que uno y otro sumaban antes de conocerse. Por un lado, se estima que el duque de Sussex tiene una cuenta corriente con más de 30 millones de libras, sumando los 14 millones que la reina madre le dejó en un fondo fiduciario, los 13 millones que se calculan de la herencia de Diana de Gales y el mencionado sueldo anual del ducado de Cornualles.

Por otro, aunque los números de Meghan son muy inferiores, también hay que tenerlos en cuenta: al llegar a la familia real, ya tenía una fortuna de más de 3,5 millones de dólares, gracias a su trabajo como actriz. Pero su matrimonio con el príncipe Harry ha impulsado sus finanzas y sus activos. Entre otros bienes, ahora posee una colección de joyas de 91 piezas con un valor estimado de 600.000 libras, casi 700.000 euros.

Meghan Markle, durante su viaje a Sudáfrica. (Reuters)
Meghan Markle, durante su viaje a Sudáfrica. (Reuters)


Pero a partir de este miércoles, cuando ya son ciudadanos libres sin ataduras con la Casa Real, esas cifras pueden subir como la espuma. Según algunos expertos, por sus intervenciones en los eventos de JP Morgan o sus conversaciones con Goldman Sachs, dos gigantes de las finanzas, el príncipe Harry ha podido embolsarse unas 15.000 libras. A eso habría que sumarle los numerosos proyectos que se le están presentando a Meghan, como escribir un nuevo libro de cocina o una colaboración con Oprah Winfrey. Y no hay que olvidar su debut con la factoría Disney, como narradora del documental 'Elephant'. Aunque esta primera toma de contacto es benéfica y su caché va a ser donado a la organización Elefantes sin Fronteras, se da por hecho que no va a ser la única vez que veamos a la duquesa de Sussex ligada a la todopoderosa productora.

En resumen, aunque dejaran de percibir los 4 millones de euros anuales que, hasta ahora, le corresponden al príncipe Harry de los beneficios generados por el ducado de Cornualles, su situación sigue siendo privilegiada y queda más que claro que los beneficios económicos de no pertenecer a la Casa Real van a ser muy superiores a si continuaran ejerciendo sus deberes reales. Así, se explica que puedan costearse una casa de cinco millones en Malibú, otra de tres en el centro de Reino Unido, pagar de su bolsillo la polémica reforma de Frogmore Cottage -otro de los términos del acuerdo de su adiós- y puedan hacer frente, sin recurrir a Donald Trump, a todos sus gastos de seguridad. Exactamente lo mismo que hace cualquier celebrity de Hollywood, un mundo al que Meghan Markle puede volver a partir de este miércoles y del que realmente nunca se fue.

Los duques de Sussex, en uno de sus últimos compromisos oficiales. (Reuters)
Los duques de Sussex, en uno de sus últimos compromisos oficiales. (Reuters)

Meghan Markle Príncipe Harry
El redactor recomienda