El día a día del Rey emérito en Abu Dabi: escoltas, fisioterapeuta, llamadas y hastío
  1. Casas Reales
CASA REAL

El día a día del Rey emérito en Abu Dabi: escoltas, fisioterapeuta, llamadas y hastío

El locutor Carlos Herrera dice que Juan Carlos I "está hasta los huevos", algo que confirman sus allegados. Vive pendiente de España y obsesionado con volver a Zarzuela

Foto: El día a día del Rey emérito en Abu Dabi: escoltas, fisioterapeuta, llamadas y hastío
El día a día del Rey emérito en Abu Dabi: escoltas, fisioterapeuta, llamadas y hastío

Dice el periodista Carlos Herrera, amigo íntimo de Juan Carlos I, que el Rey emérito “está hasta los huevos” de vivir en Abu Dabi. Y es cierto, como cualquiera puede imaginarse y como el propio Rey intuyó desde el primer momento, tal y como se lo decía a sus allegados. Contactamos con algunas personas muy cercanas al padre de Felipe VI y constatan su hastío. El día a día del emérito lejos de España es monótono, nos cuentan, y vive pensando en cuándo podrá volver a Zarzuela, su obsesión.

Foto: Corinna Larsen: "El rey Juan Carlos vino a verme por última vez con un micro oculto"

Lo expresó Herrera -en una entrevista en 'Informalia'-, quien llegó a poner sobre la mesa una fecha (el 12 de octubre), algo de lo que se retractó después. Lo que sí reflejaban las palabras del locutor, como buen amigo de don Juan Carlos que es, es su deseo casi desesperado de volver y de vivir en Zarzuela.

El rey Juan Carlos. (Limited Pictures)
El rey Juan Carlos. (Limited Pictures)

Casi encerrado en un lujoso hotel de la capital de Emiratos Árabes, Juan Carlos I pasa las horas centrado en su salud. Desde hace algunos meses se ayuda para caminar, entre otras cosas, de un bastón de fibra de carbono, con forma de muleta, de color negro y que pesa solo 220 gramos. Un instrumento que compró por internet por unos 200 euros. Para mejorar o mantener al menos su forma física, el Rey emérito cuenta con un equipo especialista con el que realiza ejercicios a diario. Con máquinas ejercita el tono muscular y un fisioterapeuta intenta mantener el posible dolor a raya.

"No se pierde nada"

Otra de sus rutinas es leer la prensa española, de la que le entregan cada día un buen dossier con todas las noticias que se refieren a su persona, a su familia y a cuestiones de interés nacional. “No se ha perdido nada de lo que ha pasado en España”, nos dicen, “nada de nada”, añaden en referencia a cuestiones más ‘frívolas’. Como las entrevistas que aparecen de Corinna -ya casi como una tradición- y todos los asuntos relaciones con su vida sentimental. También lee con interés las informaciones que hablan de su posible retorno, algo que centra en gran medida sus pensamientos. Además, está pendiente del trasiego político, la crisis sanitaria y, sin duda, de todo lo que hace referencia a su hijo.

Corinna, en una imagen de archivo. (Getty)
Corinna, en una imagen de archivo. (Getty)

Si podemos conocer estos detalles es porque él mismo se los cuenta a sus allegados, con quienes mantiene un contacto permanente y a quienes intenta transmitir sus buenos ánimos, pese a que todos notan que está decaído, “hasta los huevos”, según Herrera. Con ellos habla a través de mensajes de móvil y directamente con llamadas de teléfono, puesto que ahora tiene mucho más tiempo libre que antes. “Bueno, tiene todo el tiempo libre del mundo”, matizan.

Escoltas: guardias civiles

El Rey emérito escogió Abu Dabi, se ha dicho muchas veces, por su privacidad absoluta. Allí no se pueden tomar fotografías ni en los restaurantes, así que don Juan Carlos podría salir a cenar o comer con total libertad, “algo que no suele hacer porque no tiene ánimos”. Algunos medios han publicado que recibe visitas, como la reciente del exdirectr del CNI, Félix Sanz Roldán, extremo que no hemos podido confirmar.

Si sabemos que con él han viajado varios escoltas del Ministerio de Interior, con quienes mantiene una muy buena relación, de total confianza. Son guardias civiles -"100%", nos dicen las fuentes- entregados a servir a su Rey en el extranjero. Para preguntar sobre los escoltas, nos hemos puesto en contacto tanto con el Ministerio de Interior como con el Palacio de la Zarzuela. Casa Real informa que nunca hacen el menor comentario sobre cuestiones de seguridad y que, sea como sea, es cosa de Interior. Desde el Ministerio, por su parte, recuerdan también que no pueden dar detalles sobre servicios de protección personal, y que cuando se refiere a la seguridad de Casa Real, siempre depende “orgánicamente” de ellos, del Ministerio de Interior. Y son tanto policías nacionales como guardias civiles quienes se encargan de velar por la seguridad de los familiares del Rey.

La infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus hijos y escoltas detrás. (EFE)
La infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus hijos y escoltas detrás. (EFE)

Así sucede por ejemplo con las infantas Elena y Cristina. La primera tiene 20 personas a su servicio para proteger su seguridad, mientras que doña Cristina cuenta con 14 escoltas (ha pedido uno al cumplir Miguel 18 años) que se reparten las tareas en grupos, ya que tienen que dar servicio en Ginebra, Barcelona, Madrid y Vitoria, además de otros puntos a los que se desplazan cada vez que es necesario. También la reina Sofía cuenta con escoltas. Incluso su hermana Irene, que no tiene ningún título oficial en España, posee también su propio equipo de seguridad. Sin olvidarnos de Iñaki Urdangarin, que cuenta con al menos dos policías nacionales para protegerle.

Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda