Un búnker de casi 500 metros: el piso de la infanta Elena en el que podría recalar el emérito
  1. Casas Reales
FAMILIA DEL REY

Un búnker de casi 500 metros: el piso de la infanta Elena en el que podría recalar el emérito

"Zarzuela es su casa", dicen los amigos de Juan Carlos I. La vivienda de su hija mayor, donde durmió Urdangarin antes de entrar en prisión, podría ser ahora el refugio del Rey emérito

placeholder Foto: La infanta Elena y don Juan Carlos, en una imagen de archivo. (CP)
La infanta Elena y don Juan Carlos, en una imagen de archivo. (CP)

La infanta Elena interpreta el papel de primogénita a la perfección. Con los años, la hija mayor de los Reyes eméritos se ha convertido en el paño de lágrimas de su familia, en una especie de refugio para aquellos que más sufren a su alrededor. Y su casa, un búnker de casi 500 metros cuadrados que visitan muy pocos, está ahora en el punto de mira porque hay quien asegura —lo dijo Carlos Herrera— que allí se instalaría el rey Juan Carlos durante una posible vuelta a España estas Navidades.

Hablamos con el entorno de la Infanta y del Rey emérito, y todos ponen en duda esa idea, aunque no la pueden descartar del todo. "Zarzuela es su casa", advierten los amigos de don Juan Carlos.

placeholder Las infantas Elena y Cristina, con Iñaki Urdangarin en Palma. (EFE)
Las infantas Elena y Cristina, con Iñaki Urdangarin en Palma. (EFE)

Ese rol de pilar de la Infanta, el que aguanta a sus familiares cuando están cerca del precipicio, tuvo un momento álgido durante el caso Nóos. Doña Elena estuvo siempre al lado de su hermana, la infanta Cristina, y de su cuñado, Iñaki Urdangarin. Los visitaba con frecuencia en Ginebra y hasta fue la anfitriona del exduque de Palma la noche antes de entrar en prisión. Así lo ha podido saber Vanitatis. Aquel día, Urdangarin aterrizaba en Madrid procedente de Suiza y los medios le perdieron el rastro una vez salió del aeropuerto y se metió en un coche. Pocos sabían que su destino era ese piso del barrio del Niño Jesús en el que vive doña Elena desde 2009.

"No podía dormir"

Urdangarin pasó allí su última noche en libertad, acompañado de su cuñada, desvelado, nervioso y charlatán. "No podía dormir y hablaba y hablaba, tomaron infusiones y trataron de pasar el tiempo lo mejor posible dentro de lo mal que estaba todo. Iñaki tenía los nervios a flor de piel aquel día", recuerdan allegados de la familia.

placeholder La infanta Elena saluda a su padre, el rey Juan Carlos I. (EFE)
La infanta Elena saluda a su padre, el rey Juan Carlos I. (EFE)

Pocos son quienes conocen el piso de la Infanta. Allí vive con su hija Victoria y, a veces, con su hijo mayor, Felipe, quien también comparte piso con amigos en una zona más céntrica de Madrid. Hasta la casa se desplaza su amiga Rita Allendesalazar y poco más. Tiene una interna y una asistenta que colabora en las tareas del hogar, recibe a su fisioterapeuta y a su peluquero. Ni siquiera su padre, el Rey emérito, ha sido un asiduo en esa vivienda. Cuando iban juntos a algún sitio y don Juan Carlos la llevaba, "se quedaba en el coche, en la calle, esperándola". No subía.

Complicada logística

Ese es uno de los hándicaps que señalan desde el círculo de la familia del Rey para poner en duda que Juan Carlos abandone su residencia en Emiratos Árabes para trasladarse a la casa madrileña de su hija. Eso y la complicada logística que supondría tener a un Rey viviendo en una casa desprotegida, en medio de la capital, con vecinos en varios pisos y hasta de rellano (son dos pisos por planta).

placeholder Victoria Federica abraza a su abuelo. (EFE)
Victoria Federica abraza a su abuelo. (EFE)

La casa de doña Elena es muy espaciosa, eso sí. Son en torno a 450 metros cuadrados, con cinco dormitorios, cuatro cuartos de baño, salón, comedor, zona de servicio y todas las comodidades imaginables. Lo decoró su amigo Jaime Fierro, ya fallecido. Pero pese a ser una vivienda confortable, de alta gama y muy grande, no cuenta con las posibilidades de privacidad del palacio de la Zarzuela. Y, como dicen desde el entorno del Rey, "no es su casa, su casa es Zarzuela".

"Lo que ha dicho desde el minuto cero es que su casa está en Zarzuela y que es allí donde quiere estar —nos cuentan desde su entorno—. Tiene todo el derecho del mundo de vivir donde le corresponde. Además, es inocente, lo sabemos sus amigos y lo sabe él, y no puede seguir viviendo solo, lejos y apartado de todo".

Infanta Elena Iñaki Urdangarin Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda