Las otras posnavidades complicadas del rey Juan Carlos
  1. Casas Reales
EL REY CAÍDO

Las otras posnavidades complicadas del rey Juan Carlos

Han sido unas fechas difíciles para el emérito, pero no han sido las primeras que ha afrontado con críticas y, sobre todo, con problemas de salud

placeholder Foto: El rey Juan Carlos, en una imagen de 2013. (EFE)
El rey Juan Carlos, en una imagen de 2013. (EFE)

Han pasado cinco meses desde que el Rey emérito tomó la decisión (o se la hicieron tomar) de que lo mejor era abandonar España ante las declaraciones de Corinna Larsen y las informaciones que se publicaban referentes a determinados asuntos turbios. Voló hasta los Emiratos Arabes y se instaló en Abu Dabi sin fecha de regreso. Unas Navidades donde parece que solo ha tenido la compañía de la infanta Elena y, probablemente, también de la infanta Cristina. Han sido unas fechas complicadas, pero no eran las primeras en las que el monarca se enfrentaba con críticas y, sobre todo, con problemas de salud.

En enero de 1992, la revista 'Tiempo' publicaba una portada y un amplio reportaje sobre un accidente que sufrió el monarca en las pistas de Baqueira Beret el 28 de diciembre. El titular resultaba llamativo y daba lugar a muchas interpretaciones: “La verdad del accidente del Rey. Las arriesgadas aficiones del jefe del Estado”. Han pasado veintinueve años y la historia ha vuelto a la actualidad porque durante los tres meses siguientes don Juan Carlos tuvo que acompañarse de unas muletas en todos los actos públicos a los que acudía. Y lo que ahora resulta más llamativo con las informaciones que se manejan era cómo el Rey se dejaba ayudar por doña Sofía. Una actitud muy diferente a la que existe en estos momentos con el matrimonio real separado emocional y físicamente.

placeholder El rey Juan Carlos, con muletas. (EFE)
El rey Juan Carlos, con muletas. (EFE)

La historia sucede en las llamadas pistas rojas de Baqueira, que eran las preferidas del monarca. Testigos de aquellas experiencias reales aseguraban que bajaba a toda velocidad ante el temor de los escoltas, que a veces lo perdían. En una de estas ocasiones sucedió un percance al chocar contra él un esquiador del que nunca se tuvo referencia concreta. El resultado fue hundimiento del platillo tibial externo de la rodilla derecha y tendinitis en el hombro izquierdo. El Rey regresó en helicóptero a Madrid el 29 de diciembre y al día siguiente fue intervenido en la clínica Puerta de Hierro por el doctor Fernández Díez. A diferencia de la opacidad de otros accidentes deportivos y domésticos, esta vez la Casa Real sí facilitó la información de la operación, pero hubo silencio a la hora de explicar cómo había sucedido el accidente y, por supuesto, negando que hubiera imprudencia por parte del jefe del Estado.

Nunca se supo realmente la filiación del esquiador, y aunque se barajaron dos nombres, el de un chico gaditano y el de un vecino del pueblo de Arties, nunca se confirmó que fuera uno de ellos. Fue entonces cuando hubo críticas veladas sobre la actitud que mostraba el Rey en los aspectos deportivos. El presidente Felipe González, que nunca intervino en las historias personales del monarca, sí comentó en esa ocasión que don Juan Carlos debería tener más cuidado. En cambio, otros políticos como el fallecido Gabriel Cisneros, diputado del PP en aquellos años y ponente de la Constitución, quitó hierro al asunto en una columna de la revista 'Tiempo'. En ella decía que “hay espíritus timoratos o animados de invencibles ganas de incordiar, para llamar al Rey a la prudencia y exhortarle al abandono de cualquier práctica deportiva de riesgo. Me parece una sandez solemne”.

placeholder El rey Juan Carlos, tras una de sus intervenciones quirúrgicas. (EFE)
El rey Juan Carlos, tras una de sus intervenciones quirúrgicas. (EFE)

El accidente y la posterior operación tuvieron como resultado el aplazamiento de la recepción de la Pascua Militar, que como siempre estaba prevista para el 6 de enero. Se plantearon también cuestiones jurídicas en la prensa. Una de las preguntas que surgieron era: "Estando el Rey inconsciente, ¿en quién reside la Jefatura del Estado?". Eran otros tiempos y las críticas duraron lo justo. El rey Juan Carlos era inviolable en todos los sentidos

El accidente de Baqueira era el noveno que sufría desde 1977 y dos de ellos esquiando. Uno fue el 3 de enero de 1983 en Gstaad con resultado de rotura de pelvis. Cuando bajaron a don Juan Carlos en camilla del avión, Sabino Fernández Campo le dijo: "Majestad, un rey solo puede volver así de las Cruzadas”. Una frase que quedó para la posteridad porque en esa elitista estación de esquí no estaba con ningún miembro de su familia. Tampoco había aparecido aún en su vida Marta Gayá. El siguiente tropiezo practicando este deporte fue en 1989, también un 28 de diciembre. Sucedió en Courchevel (Francia). Esa vez no fue demasiado grave y solo sufrió lesiones sin que hubiera que intervenir.

placeholder La infanta Elena, el rey Juan Carlos I, la reina Sofía y el rey Felipe VI, en Baqueira. (Reuters)
La infanta Elena, el rey Juan Carlos I, la reina Sofía y el rey Felipe VI, en Baqueira. (Reuters)
Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda