Luto en Noruega por Erling Lorentzen, el cuñado de Harald que nunca fue príncipe
  1. Casas Reales
CASA REAL DE NORUEGA

Luto en Noruega por Erling Lorentzen, el cuñado de Harald que nunca fue príncipe

Erling Lorentzen se casó con la princesa Ragnhild en 1953 y protagonizaron uno de los grandes escándalos en el Gotha europeo por su origen plebeyo

Foto: El rey Harald, en una imagen de archivo. (Reuters)
El rey Harald, en una imagen de archivo. (Reuters)

"Es con gran tristeza que hemos recibido el triste mensaje de que Erling Sven Lorentzen se ha quedado dormido. Nuestros pensamientos van a sus seres queridos, que han perdido a un buen padre, suegro, abuelo y bisabuelo". Es el mensaje con el que esta misma mañana el rey Harald de Noruega anunciaba la muerte de su cuñado. El que fuera marido de la princesa Ragnhild, hermana del monarca, fallecía este martes de madrugada a los 98 años de edad, después de sufrir una breve enfermedad. Aunque por las circunstancias de su boda con Raghnild ha vivido la mayor parte de su vida en Brasil, siempre ha sido una persona muy querida por la familia real.

Precisamente, su matrimonio con la hermana mayor del rey Harald, entonces aún príncipe, le hicieron protagonizar uno de los escándalos de la época. Por aquel entonces, era el guardaespaldas de la princesa. Y aunque era el hijo de un gran empresario y su familia era adinerada y gozaba de una buena posición, la unión fue muy mal vista por la sociedad noruega, dado el origen plebeyo de él. No les importó: ella sacrificó su tratamiento de alteza real y su paga estatal para poder casarse con su gran amor, con el que estuvo hasta que falleció en 2012. Ragnhild se convertiría entonces en la primera princesa europea que se casaba con una persona de origen plebeyo, abriendo el camino así a su hermana Astrid, que lo haría en 1961.

placeholder La princesa Ragnhild y Erling Lorentzen,  antes de casarse. (Getty)
La princesa Ragnhild y Erling Lorentzen, antes de casarse. (Getty)

Ragnhild y Erling se trasladaron poco después de su boda a Río de Janeiro, donde la familia Lorentzen tenía explotaciones. Aunque en principio era una decisión temporal, finalmente se instalaron de forma permanente. Allí nacieron sus tres hijos, Haakon, Ingeborg y Ragnhild, que volvieron a Noruega para el entierro de su madre, en 2012. Su vida en Brasil hizo que las actividades institucionales de la princesa, que hasta entonces sí habría representado a su padre, el rey Olav, en alguna ocasión, se redujeran totalmente. Aunque eso no implicó que la relación familiar se deteriorara. Incluso, una vez que Ragnhild falleció en 2012, desde la Casa Real se contó con su viudo para diferentes citas y reuniones familiares.

placeholder La princesa Astrid y Erling Lorentzen, en las celebraciones del Día Nacional de 2014. (Cordon Press)
La princesa Astrid y Erling Lorentzen, en las celebraciones del Día Nacional de 2014. (Cordon Press)

Erling Lorentzen era una persona muy discreta, al contrario que su mujer, conocida por ciertas salidas de tono y su espíritu un tanto rebelde, precisamente el que la llevó a renunciar a todos sus privilegios reales para casarse con él. Ragnhild levantó ampollas en 2004, tras conceder una entrevista a la noruega TV2, en la que criticó a sus sobrinos Haakon y Marta Luisa por haberse casado con ciudadanos civiles y que no pertenecían a la realeza, añadiendo que "esperaba estar muerta" cuando Mette-Marit llegara a ser reina. Unas palabras por las que parecía haber olvidado cuánto luchó para poder casarse con su gran amor, al que hoy ha despedido la Casa Real con mucha tristeza.

Harald de Noruega Familia Real de Noruega
El redactor recomienda