Jaime de Marichalar cumple 58: su relación actual con la familia real y con sus hijos
  1. Casas Reales
MUY DISCRETO

Jaime de Marichalar cumple 58: su relación actual con la familia real y con sus hijos

El exmarido de la infanta Elena está completamente apartado de la vida pública y tiene sus finanzas muy saneadas

Foto: Jaime de Marichalar. (Cordon Press)
Jaime de Marichalar. (Cordon Press)

Jaime Marichalar cumple hoy 58 años alejado de la vida pública. Hace tiempo que eligió mantener un perfil bajo y poco se sabe de su rutina. Ya no pasea por el barrio de Salamanca y las pocas veces que se encuentra con los reporteros les pide que le dejen tranquilo. En los últimos meses su única visibilidad ha sido para apoyar al Rey emérito y denunciar la cobardía de muchos personajes del mundo de la política y empresarial que en los tiempos de bonanza le hacían la ola.

Don Juan Carlos siempre prefirió al deportista Urdangarin que a Marichalar y no soportaba que a su hija la llamara ‘madame’ en las reuniones domésticas. Con el desprecio y el aislamiento que le demostraron algunos de los parientes cercanos de la familia real, el exduque de Lugo se ha mantenido en su línea de respaldar la institución.

Marichalar se lleva bien con el abuelo de su nietos y ha enviado a don Juan Carlos a través de Froilán y Victoria mensajes de apoyo. Con sus hijos mantiene una buenísima relación aunque se ven menos de lo que le gustaría. Aseguran a Vanitatis que “desde que cumplieron la mayoría de edad los hijos tienen una vida independiente, pero tienen mucho trato. Y más con Felipe que con Victoria que, como es natural, quiere estar es con su novio. Jaime lo conoce y han quedado alguna vez para almorzar en Sushita, que es uno de los restaurantes cercanos a su domicilio”.

Foto: Victoria Federica. (Getty)

A diferencia del año pasado, que no pudieron reunirse por las restricciones sanitarias, este fin de semana sería la fecha elegida para la celebración familiar. Lo que se desconocía era el poco entendimiento que había con la reina Sofía y que dejó al descubierto el libro de la periodista Carmen Enríquez .En uno de los capítulos explicaba esa mala relación. “Doña Sofía no estuvo nunca muy convencida de que Jaime de Marichalar se casara con su hija por amor, sino que siempre creyó que le movieron otros intereses. A lo que hay que añadir que no le gustaba el trato con su hija durante el tiempo que estuvieron unidos en matrimonio”. En la actualidad, la relación con los miembros de la familia real es inexistente. Con la infanta Elena tampoco es fluida.

placeholder La infanta Elena, con sus dos hijos. (EFE)
La infanta Elena, con sus dos hijos. (EFE)

A pesar de lo que se ha dicho en ocasiones, el exduque de Lugo está muy pendiente de sus hijos y de que estos hagan vida familiar con los tíos y primos Marichalar. Cuando Froilán estuvo haciendo prácticas en Londres estuvo arropado por Pablo Marichalar, vizconde de Eza, y su mujer, la doctora Aurora Almadori, que residían en el Reino Unido. Lo que peor lleva son las críticas y los comentarios negativos hacia sus hijos y está totalmente en desacuerdo con algunas de sus actuaciones públicas como son las salidas sin mascarilla o no cumplir con las normas impuestas por la pandemia como ha sido esta Semana Santa.

La infanta Elena es mucho más permisiva y en ese punto es donde choca con su exmujer. Él mismo mantuvo la reglas perimetrales y no quiso reunirse con sus amigos Esteban y Rosa Rabat. El joyero catalán es uno de sus íntimos e incluso ha asesorado en determinados momentos en diseño de joyas y complementos.

placeholder Jaime de Marichalar y Marisa de Borbón. (Foto: Loewe)
Jaime de Marichalar y Marisa de Borbón. (Foto: Loewe)

En Madrid tiene su grupo formado por Cristina March, Marisa de Borbón y el matrimonio Abelló. Hace años, cuando Froilán y Victoria eran menores de edad, pasaba parte del verano en su casa de Marbella. La amistad se mantiene aunque el coronavirus ha cambiado las relaciones personales e incluso los viajes a París y a Milán. Cuando lo hacía, durante los desfiles de alta costura, se escondía si había prensa española y pedía por favor que no se publicara su imagen. “Vengo a trabajar”, decía. Y, efectivamente, así era al tratarse de una de las persona de confianza de Bernard Arnault, el propietario de las marcas de lujo que engloban LVMH.

Económicamemte no tiene problemas. Está muy bien situado como consejero de Loewe y Fendi, y es propietario junto con sus socios Federico y Goyo Fernández de la firma B-Corner, que diseña ropa de caballero a medida. Al morir su sastre decidió montar su propia empresa, y sorprendió su primera aparición consentida posando en un medio y concediendo una entrevista en la que explicaba su manera de ver la moda. Ha sido la primera y última ocasión en la que se le pudo ver haciendo declaraciones por iniciativa propia. La empresa no ha tenido altibajos más allá de una reducción de fabricación debido a los ERTE.

Foto: La reina Letizia, junto a Jaime de Marichalar. (Getty)

La razón de esta invisibilidad actual y pasada tiene que ver con las críticas recibidas durante años, muchas veces injustas. A raíz de su separación, la maquinaria real dejó de arroparle y con él parecía que valía todo. Los que se decían amigos dejaron de serlo porque ya no había que adorar el santo por la peana. A sus 58 años vive su vida de una manera lo más discreta posible en su tríplex del barrio de Salamanca con salidas al campo, sus entrenamiento con el preparador Giorgio Torelli y algún viaje a Nueva York para sus revisiones médicas con el doctor Valentín Fuster. La preocupación más importante en su vida son sus hijos y las críticas que reciben por ser (sin quererlo) personajes también públicos como él.

Jaime de Marichalar Infanta Elena