Los padres del Rosales señalan a la Casa Real por los cambios en la confirmación (y esta es su respuesta)
  1. Casas Reales
PRINCESA LEONOR

Los padres del Rosales señalan a la Casa Real por los cambios en la confirmación (y esta es su respuesta)

Las novedades para celebrar este año las confirmaciones no han gustado a todos los padres, convencidos de que tienen que ver con las decisiones de la Casa Real

placeholder Foto: Los Reyes, junto a sus hijas. (EFE)
Los Reyes, junto a sus hijas. (EFE)

El próximo 28 de mayo, la Princesa de Asturias celebrará su confirmación junto con otros compañeros de clase en la parroquia de Nuestra Señora de Aravaca. Tal como ha podido conocer Vanitatis, esta liturgia religiosa se ha convertido en un tema de debate para algunos padres cuyos hijos acuden al colegio Santa María de los Rosales, donde estudian la heredera y la infanta Sofía. Las divergencias radican en un cúmulo de 'novedades' que no satisfacen a un número de progenitores y que vendrían marcadas por la voluntad de la reina Letizia, tal como adelantaba 'LOC'. Una cuestión que no está confirmada ni por parte de la escuela ni por Casa Real, que asegura a este medio que "las decisiones las toma el colegio".

La explicación del malestar la cuentan a Vanitatis varios de los progenitores, que no comprenden algunos cambios por parte de un centro que hasta ahora siempre había mantenido los calendarios religiosos sin variación: “Lo de menos es que se haya adelantado la confirmación a los alumnos de 4º de ESO -que es el curso de Leonor- porque ella ya no está el año que viene. En este colegio se recibía el sacramento en primero de bachillerato y esta vez lo hacen también la Princesa y sus compañeros de curso, aunque nunca haya sido así. Lo que han hecho es que los mayores acudan a la iglesia del Buen Suceso, en la calle Princesa, y en el caso del curso de Leonor, la confirmación se celebrará en varios viernes sucesivos en la parroquia de Aravaca, que es muy pequeña. Entendemos que es una manera de priorizar a un alumno, en este caso a la Princesa, y no se sabe muy bien por qué", comenta un padre del Rosales a Vanitatis.

placeholder La princesa Leonor, en el colegio. (EFE)
La princesa Leonor, en el colegio. (EFE)

La decisión de celebrar las confirmaciones de 4º de la ESO en la parroquia de Aravaca podría tratarse de un ajuste de aforo o de intimidad en tiempos de coronavirus, aunque, según la opinión de algunos padres que se pusieron en contacto con el Buen Suceso para saber por qué sus hijos no podrán unirse al grupo de bachillerato, esa no es la verdadera razón. "No tenemos nada que ver, porque en sucesivos viernes habría sitio para todos los confirmados y para familiares. Ese día de la semana, el templo está vacío", aseguran que les dijeron desde la iglesia.

El tema de los familiares es el punto que ha creado más confusión y malestar entre las familias del Rosales, como nos cuentan. Tal como anunciaba un comunicado del colegio, a la ceremonia solo podrá acudir el círculo familiar directo del alumno. Es decir, padres y hermanos, sin determinar el número. Nada de abuelos. Ante esta circunstancia, algunos padres quisieron negociar con la dirección para que, en vez de hermanos, pudieran ser los abuelos quienes asistieran. No fue posible ese acuerdo y, de momento, la directora, Ana Arigita, mantiene lo que se fijó en la circular.

La interpretación que hacen los padres, aunque no está confirmado, es que esto se deba a una decisión por parte de los Reyes: "Es difícil de entender, salvo que se quiera evitar por parte de la Casa Real la presencia de los abuelos de Leonor. Es una de las posibilidades que estamos valorando, porque no hay otra explicación para que los nietos no cuenten con sus abuelos ese día", sostiene este padre, quien no comprende esta decisión.

placeholder La princesa Leonor y la reina Sofía, a su llegada a la ceremonia. (Limited Pictures)
La princesa Leonor y la reina Sofía, a su llegada a la ceremonia. (Limited Pictures)

Vanitatis se ha puesto en contacto con el colegio y no ha habido respuesta a estas preguntas. Esta no sería la primera vez que hay desencuentros entre familiares y la dirección del Santa María de los Rosales, según nos relatan algunos padres. Hace un tiempo, algunos progenitores se entrevistaron con la directora para plantear la posibilidad de que sus hijos llevaran tarteras al colegio, como, según nos dicen, hacen Leonor y Sofía. La respuesta fue negativa y la explicación poco clara.

Los alumnos continuaron con una dieta en la que no hay hidratos ni fritos y la repetición de menús es constante. Los macarrones, espaguetis y arroz son integrales; el pan, de espelta o integral. Las hamburguesas se sirven con lechuga, el pollo a la plancha con menestra o champiñón, la merluza también a la plancha con limón. Los alumnos se quejan de que nunca hay patatas fritas de acompañamiento, ni croquetas, ni empanadillas, ni tan siquiera paella como en otros colegios. Ante el 'aburrimiento' gastronómico de los estudiantes, los padres han ofrecido otras posibilidades que no han sido aceptadas, alegando por parte del colegio que los menús más variados debían darse en casa.

placeholder Los Reyes, acompañando a sus hijas en el primer día de curso. (Limited Pictures)
Los Reyes, acompañando a sus hijas en el primer día de curso. (Limited Pictures)

Y ahí se acabaron las reivindicaciones relativas a la alimentación de los escolares. A pesar de que la heredera y su hermana comen, según otros padres, lo que les llevan de Zarzuela los escoltas, no hay alternativas para los otros alumnos: "Es un buen colegio y por eso llevamos a nuestros hijos, pero hay cosas que nos cuesta entender. Parece que la que manda es la Reina. Ahora, con los cambios de la confirmación nos complican la vida. Además hay cosas que no tienen explicación. Los niños que no tengan hermanos mayores, ¿quiénes van a ser sus padrinos? Según el Derecho Canónico, los progenitores no pueden serlo. Es un desbarajuste que ni el sacerdote del colegio nos sabe explicar”.

Este conflicto no es el primero. Hace años, con la anterior directora, Pura Sotillos, hubo más de un desencuentro que terminó cuando se jubiló. Esta profesora dio clases de Lengua, Literatura y Arte al príncipe Felipe, además de llevar la dirección del centro. Era muy querida y respetada tanto por el alumnado como por sus familias, y con quien no tuvo entendimiento fue con doña Letizia. En varias ocasiones, cuando Leonor y Sofía eran pequeñas, la Reina mantenía conductas, cuando menos, llamativas, según algunos padres, al permanecer en el interior de las aulas durante el desarrollo de las clases o comprobar cómo Amancio, el cocinero, preparaba los menús infantiles. También pedía que los otros progenitores no grabaran las funciones escolares.

Ante la negativa de Sotillos a mantener esas concesiones se estableció un tira y afloja que acabó perdiendo la directora, a la que no le entregaron ni un ramo de flores cuando acabó su trabajo. Lo que sí hubo por parte de los antiguos alumnos fue un homenaje con una cena en el restaurante La Favorita a la que no asistió nadie de la dirección ni tampoco Letizia, según testigos presenciales. Entre los más de cien alumnos sí se encontraba Felipe de Borbón.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Reina Letizia Leonor Borbón
El redactor recomienda