Joaquín de Bélgica, un año después del escándalo en Córdoba: sin multa y graduado en Harvard
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BELGA

Joaquín de Bélgica, un año después del escándalo en Córdoba: sin multa y graduado en Harvard

Los escándalos en el mundo de la realeza tienden, con el tiempo, a olvidarse. Y eso mismo ha sucedido con el que protagonizó el sobrino del rey Felipe de los belgas

Foto: Joaquín de Bélgica. (Getty)
Joaquín de Bélgica. (Getty)

Los escándalos en el mundo de la realeza tienden, con el tiempo, a olvidarse. Y eso mismo ha sucedido con el que protagonizó Joaquín de Bélgica el año pasado en España. El hijo de la princesa Astrid y Lorenzo de Austria Este, y sobrino del actual rey de los belgas, se vio sumido en una polémica al dar positivo por coronavirus tras viajar a Córdoba para celebrar el 30 cumpleaños de su novia, Victoria Ortiz. El joven, de 29 años, se empezó a encontrar mal unos días después de su llegada y tras un test de antígenos se confirmó que había contraído el covid-19.

Ante su positivo, el Servicio Andaluz de Salud le pidió a Joaquín, siguiendo las pautas marcadas para todos los infectados, que proporcionara una lista de todas las personas con las que había mantenido contacto. Y el resultado fueron 26 individuos. En aquellos momentos, en Andalucía y otras comunidades, el máximo de aforo para una reunión era de 15 personas, por lo que la historia del príncipe belga no tardó en saltar a los medios de comunicación. Sin embargo, tal como nos corrobora un año después su abogado, Mariano Aguayo Fernández de Córdova, "todo fue un error".

 Joaquín y Victoria. (Redes sociales)

"Hubo un malentendido por parte del SAE. Cuando se le pidió la lista con los nombres, él dio la de los 26 con los que había estado, pero no en el mismo evento. Los vio por separado. Desde la Junta se reconoció el error y no hubo ninguna represalia para el príncipe", nos asegura Aguayo, aclarando que Joaquín en ningún momento se saltó las normas. Lo que hubo fueron dos reuniones: una primera que se celebró en la finca familiar de la joven, en Hornachuelos, a la que según la policía asistieron 12 personas. Y al día siguiente, otra fiesta, esta vez en la casa de El Brillante de los Ortiz Martínez-Sagrera, a la que acudieron 15 personas.

Esta misma semana, Joaquín celebraba su graduación a distancia en Harvard, donde ha obtenido un máster en Dirección de Empresas. Con motivo de ese éxito concedió una entrevista al periodista Wim Dehandschutter, de 'Het Nieuwsblad ', en la que habló de su vida en la actualidad y su título de príncipe. "Tengo que trabajar para ganarme el pan", afirmaba. Y añadía: "No puedo hablar en nombre de todos los príncipes, pero tenemos que vivir nuestras propias vidas. Mis padres me enseñaron la importancia del trabajo duro desde una edad temprana. Mira mis hermanos: todos trabajamos duro". Y así es, Amadeo, el mayor, quien esta casado con la periodista italiana Lili Rosboch y es padre de dos hijos, Ana Astrid y Maximilian, ocupa un cargo destacado en Suiza en el banco privado de su padre; María Laura trabaja como sinóloga en Londres; María Luisa sigue una pasantía en un bufete de abogados de la capital inglesa, y la pequeña, Laetitia, está en su último año de secundaria.

placeholder Joaquín, con sus hermanos y su cuñada, Lili. (EFE)
Joaquín, con sus hermanos y su cuñada, Lili. (EFE)

Sobre el hecho de estar distanciado de la familia, confesaba: “Estamos repartidos por todo el mundo, así es. Cuando éramos niños teníamos walkie-talkies para hablar entre nosotros. Ahora tenemos WhatsApp. Tenemos un grupo de chat con la familia. Cada día hablo con al menos una persona. A pesar de la distancia, estamos muy unidos. Nuestra abuela, la reina Paola, incluso nos llama la famille Bisoux (familia Beso)".

Joaquín, cuyo sueño es lanzar su empresa en un corto plazo de tiempo, no habló en la entrevista de ese escándalo andaluz, ni tampoco de su relación con Victoria Ortiz, aunque según fuentes cercanas todavía siguen juntos, pero sin planes de boda, al menos por el momento.

El joven es el tercer hijo de la princesa Astrid, la segunda hija de los reyes Alberto y Paola de Bélgica, y su marido, el archiduque Lorenzo de Austria-Este, nieto del último emperador de Austria, Carlos I, y su esposa, Zita de Borbón-Parma. Precisamente por esta rama paterna, Joaquín también ostenta del título de archiduque de Austria-Este. Actualmente, ocupa el 10º lugar en la línea de sucesión al trono belga por detrás de sus primoss Elisabeth, Gabriel, Emmanuel y Eleonore, su hermano Amadeo, los dos hijos de este, Anna Astrid y Maximilian, y su hermana María Laura.

Joaquín fue el primer beneficiado de la abolición de la ley sálica, que llegaba en 1991. Hasta entonces, solo eran candidatos al trono los descendientes masculinos de los reyes belgas. Por eso cuando nació, el 9 de diciembre de ese mismo año, lo hizo ya con el título de príncipe y ocupando un puesto en la línea dinástica, a diferencia de sus hermanos mayores, que no obtuvieron sus derechos sucesorios hasta varios años después de nacer, ya que a la princesa Astrid, su madre, no se la tenía en cuenta para el trono por la ley que regía la sucesión de la familia real.

Familia Real de Bélgica
El redactor recomienda