La guerra de Charlène con una revista alemana: dos negaciones y silencio en Mónaco
  1. Casas Reales
PRINCIPADO DE MÓNACO

La guerra de Charlène con una revista alemana: dos negaciones y silencio en Mónaco

La princesa ha negado hasta en dos ocasiones a 'Bunte', que asegura que Charlène se encuentra en Sudáfrica porque está separada de Alberto

Foto: El príncipe Alberto y la princesa Charlène de Mónaco. (EFE)
El príncipe Alberto y la princesa Charlène de Mónaco. (EFE)

La portada de esta semana de la revista 'Bunte' ha recorrido los medios de toda Europa por su explosiva noticia. Según la publicación alemana, especializada en monarquía europea, el príncipe Alberto y la princesa Charlène están separados y pensando ya en divorcio. Una información que aparece cuando ambos se encuentran a más de 12.000 kilómetros de distancia, él en su principado y ella en Sudáfrica, donde reside desde hace unos meses, aunque la información proporcionada por la propia princesa dista mucha de la que publica 'Bunte', cuya redacción no está viviendo un buen momento, según comentan fuentes cercanas a Vanitatis, después de que Charlène los haya negado.

Aunque prefieren guardar silencio, en 'Bunte' son conscientes de que la negación de Charlène los ha colocado en una delicada posición. Como decíamos, se trata de una prestigiosa publicación que cuenta con una gran credibilidad, por lo que el paso que ha dado la princesa al hablar y contar que su matrimonio con Alberto sigue intacto les ha hecho daño. Y es que no habían pasado ni 24 horas de la aparición de la portada cuando la princesa decidió hablar para el canal Channel 24, contando con todo lujo de detalles la dolencia que sufre, unas palabras a las que nos remiten desde palacio cuando se pregunta por el asunto.

placeholder Boda de Alberto y Charlène de Mónaco. (Reuters)
Boda de Alberto y Charlène de Mónaco. (Reuters)

Charlène contaba que no pudo regresar a su país por una infección de oídos, nariz y garganta causada tras una intervención dental que se realizó antes de viajar a Sudáfrica. La princesa se sometió a una elevación del seno maxilar para colocar un injerto con el fin de poner un implante y esto le produjo una grave infección de la que no se dio cuenta hasta que empezaron a dolerle los oídos, ya en su país de origen. “La presión de mi oído no se estabiliza, lo que significa que no puedo volar por encima de los 20.000 pies”, explicaba la mujer de Alberto, justificando por qué no puede coger un avión y volar a Mónaco. Una versión que en el principado no cuestionan, tal como cuenta a este medio el Dr. Cav. Luigi Mattera, fundador de la marca y revista ‘Royal Mónaco’, quien aclara que la vida íntima de su príncipe no es un tema en el se meta.

La guerra entre Charlène y 'Bunte' empezó ya hace unas semanas. La revista alemana, viendo que la princesa no regresaba a su país, aseguró a mediados de junio que el matrimonio estaba atravesando una grave crisis justo cuando se iban a cumplir diez años de su boda, algo que provocó que a los pocos días la princesa hablara mediante un comunicado oficial para aclarar la situación, afirmando incluso: "Este año será el primero que no estaré con mi marido en nuestro aniversario en julio, lo que es difícil y me entristece. Sin embargo, Alberto y yo no tenemos otra opción que seguir las instrucciones del equipo médico, aunque es extremadamente difícil. Él ha sido el apoyo más increíble para mí".

Unas semanas más tarde, la princesa volvía a hablar, esta vez para Channel 24 para subrayar: "Extraño muchísimo a mi esposo e hijos. Lo que ha sido extremadamente difícil para mí fue cuando mi equipo médico me indicó que no podía regresar a casa para mi décimo aniversario de boda. Alberto es mi roca y mi fuerza, y ​​sin su amor y apoyo no habría podido superar este momento doloroso". Toda una declaración de amor que parece que en 'Bunte' no creyeron, pues solo una semana después aparecía la polémica portada, que Charlène ha vuelto a negar.

Según esta publicación, cuando Charlène asistió al funeral del rey zulú Goodwill Zuelithini, ya se encontraba en Sudáfrica desde tiempo antes. De hecho, las últimas fotos que hay de la princesa en Mónaco son del 9 de febrero, cuando asistía con Alberto a la presentación de un torneo de rugby. Desde entonces, han pasado más de cinco meses. Y en este tiempo, solo existen un par de imágenes de la familia al completo, compartidas a través de las redes sociales. Una en Pascua, que no se sabe ni cuándo ni dónde fue tomada. Otra, la del cumpleaños de su sobrina, que sí se hizo en su país, al que Alberto y los mellizos viajaron para visitar a la princesa.

placeholder  Alberto y los mellizos, cuando viajaron a Sudáfrica para estar con Charlène. (Instagram)
Alberto y los mellizos, cuando viajaron a Sudáfrica para estar con Charlène. (Instagram)

Pero más allá de la ‘desaparición’ de la princesa y de que Alberto ejerza ahora de padre soltero con sus dos hijos pequeños, son varias las pistas que ha recabado la revista alemana para dar por segura la separación del príncipe y Charlène, basadas en movimientos muy extraños que se vienen dado en palacio desde el pasado noviembre, todos encaminados a preparar el divorcio de la pareja. Su protagonista sería Claude Palmero, un administrador de activos muy cercano al príncipe. Tanto que se le considera un ‘solucionador de problemas’. Y su implicación en estos supuestos preparativos de divorcio vendría porque figura como cara visible de una red corporativa que tiene su sede en Malta y que es propiedad del hermano de Charlène, Sean Wittstock.

No es habitual en el mundo de la realeza que los royals salgan a negar una noticia, y en el caso de 'Bunte' y Charlène ha ocurrido ya en dos ocasiones, algo cuando menos sorprendente. Y mientras corren ríos de tinta sobre su matrimonio y Charlène se pronuncia, Alberto sigue ajeno a todo en su principado, centrado en sus mellizos, con los que fue visto este fin de semana en el Yacht Club de Mónaco. Asimismo, el viernes se rodeaba de su hermana Carolina y los hijos de esta para la gala de la Cruz Roja.

placeholder Alberto de Mónaco y sus hijos, los mellizos. (Instagram @mariziovale)
Alberto de Mónaco y sus hijos, los mellizos. (Instagram @mariziovale)
El redactor recomienda