El gran cambio que sufrió Felipe de Borbón en el internado de Canadá
  1. Casas Reales
RECUERDOS

El gran cambio que sufrió Felipe de Borbón en el internado de Canadá

Ahora que su hija la Princesa de Asturias comienza sus estudios fuera de España, recordamos cuando su padre hizo lo propio

Foto: El Príncipe de Asturias, durante su estancia en Canadá. (RTVE)
El Príncipe de Asturias, durante su estancia en Canadá. (RTVE)

El príncipe Felipe fue el primero de los hijos de los Reyes que estudió COU fuera de España. Las infantas Elena y Cristina lo hicieron en España en el colegio Santa María del Camino y ya mayores de edad fue cuando completaron sus cursos en el extranjero. La primogénita al terminar su grado de Magisterio en Madrid se trasladó a Exeter (Reino Unido) para realizar un cursillo de Educación y Sociología infantil. Más adelante en 1987 se instaló en París y se matriculó en la Sorbona para perfeccionar el francés. Después de esta inmersión lingüística finalizó su preparación académica y volvió al palacio de la Zarzuela, de donde salió para casarse.

La infanta Cristina dejó el nido familiar una vez que obtuvo su licenciatura en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, donde coincidió en tiempo y espacio (no en clase) con Juan Carlos Monedero, dos años menor que ella. A diferencia de su hermana, Cristina siguió su periplo en Nueva York, donde terminó un curso de Relaciones Internacionales en 1991. Cuando finalizó el máster se fue a París con un contrato para trabajar en la sede central de la Unesco. Volvía al palacio familiar en vacaciones porque ya había decidido que lo mejor era la independencia y vivir por su cuenta en Barcelona.

placeholder Las infantas Elena y Cristina. (Getty)
Las infantas Elena y Cristina. (Getty)

Este sería la agenda que eligieron los Reyes para sus hijas, muy diferente a la preparación académica del heredero. Una decisión que se tomó un año antes, en 1983, y donde tuvieron mucho que ver los consejos del marqués de Mondejar, que fue preceptor de don Juan Carlos. Nicolás Cotoner, jefe de la Casa de su Majestad, sabía que había que dar un nuevo rumbo a la adolescencia del joven príncipe, mimado y consentido por la reina Sofía. No así por don Juan Carlos.

Una etapa difícil

En las biografías que se han escrito de Felipe VI se manifiesta con menor o mayor intensidad esa etapa difícil que resulta común en las familias donde hay adolescentes. Felipe de Borbón y Grecia no iba a ser menos y, además de la preparación intelectual como heredero de la Corona, también se tuvo en cuenta la independencia emocional. Hasta ese momento, la única etapa que había permanecido fuera de España fue en el verano de 1983. Junto con sus hermanas y sus primos Alexia, Pablo y Nicolás, el Príncipe viajó a Estados Unidos para disfrutar de su primer viaje fuera de la tutela de la reina Sofía en un campamento en Maine. Esta experiencia también la vivieron la Princesa de Asturias y la infanta Sofía hace tres años, según se supo tiempo después. Fue la heredera la que contó en el último posado que se hizo en el palacio de Marivent que a ella y a su hermana sí les gustaba navegar porque lo practicaban en el campamento americano.

placeholder La despedida de Leonor, antes de su partida. (EFE)
La despedida de Leonor, antes de su partida. (EFE)

Siguiendo con el hilo argumental de la primera separación familiar del adolescente Felipe de Borbón, se eligió Canadá como país de destino. El 5 de septiembre, la familia real al completo despedía en el aeropuerto de Barajas al hijo y hermano. Le acompañaban en esa nueva etapa el teniente coronel de infantería de Marina José Antonio Alcina y dos escoltas. Este militar, que falleció en agosto de 2018, pasó todo el curso académico como ayudante de campo y, sobre todo, como referente afectivo. Desde Toronto viajaron en coche hasta el centro educativo situado en el pueblo de Lakefield que da nombre al colegio. En aquellos años, esta institución formaba parte del grupo Round Square Conference, que incluía los trece mejores colegios del mundo, como publicó en aquellas fechas un informe de la revista 'Tiempo', que dirigía Julián Lago. Según el periodista, para el príncipe Felipe de 16 años este 'exilio' académico resultó muy duro esas primeras semanas.

Las tareas domésticas

Tenía que compartir habitación sin cuarto de baño, que era común, realizar las tareas de limpieza como el resto de estudiantes y acostumbrarse a que nadie le tocara en la puerta como sucedía en el palacio de la Zarzuela. A las 6:45 sonaba el despertador y hasta las 8 que comenzaban las clases debía darle tiempo para la ducha, el arreglo de la habitación y desayunar. El problema del príncipe Felipe en aquella época, y que en ocasiones ha resaltado Jaime Peñafiel, era su dificultad para levantarse al alba, y en el internado las normas eran para todo el alumnado.

Flip, que así le bautizaron los compañeros como apodo cariñoso de Phil, sentía añoranza de la familia, la ausencia de sus hermanas, y echaba de menos los mimos de doña Sofía, para quien Felipe fue su hijo preferido, como relataba la periodista Pilar Urbano en el libro ‘La reina muy de cerca’ (Planeta). El teniente coronel Alcina no vivía en el colegio, sino que pasó los nueve meses que duró la estancia del príncipe en el hotel Red Oak. Los domingos, después de la misa en la única iglesia católica que había en la localidad y en los alrededores, el alumno Flip y su compañero de habitación Chris Dennis almorzaban con el militar en el mismo hotel o en alguno de los restaurantes de la zona. Uno de los preferidos era Candelight, un local de comida griega al que solía acudir el profesorado y menos los alumnos, que tenían una asignación mensual equivalente a los 50 euros de hoy.

placeholder La princesa Leonor, en el UWC Atlantic College. (Casa de S. M. el Rey)
La princesa Leonor, en el UWC Atlantic College. (Casa de S. M. el Rey)

Para el Rey, su estancia en Canadá fue su primera evolución personal y su cambio radical, como ahora lo ha sido para la Princesa de Asturias. El alumno Felipe de Borbón llegó a Lakefield como un adolescente que estudiaba lo justo para aprobar en Santa María de los Rosales y salió nueve meses después del internado canadiense con una media de notable alto. Una experiencia que para el jefe del Estado fue fundamental para vivir por primera vez como persona independiente. Después vendrían las academias militares, unas etapas que también experimentará su heredera.

Rey Felipe VI
El redactor recomienda