¿Qué le pasa realmente a Charlène y qué le impide volar? El veredicto de los médicos
  1. Casas Reales
LOS MISTERIOS DE CHARLÈNE

¿Qué le pasa realmente a Charlène y qué le impide volar? El veredicto de los médicos

La conclusión es clara: por todos los datos que hay, los especialistas están seguros de que hay algo más grave de lo que se ha dicho. Se lo contamos

Foto: La princesa Charlène, en una imagen de archivo. (Getty)
La princesa Charlène, en una imagen de archivo. (Getty)

Lo hablábamos hace unos días: la información que se ha dado hasta ahora del estado de salud de Charlène de Mónaco es tan vaga, en ocasiones ambigua, que es difícil saber si es normal una convalecencia tan larga o si realmente es imposible para ella coger un avión para volver a casa con su marido y sus hijos como asegura. Pero sí hemos podido dar con dos profesionales que, aunque reconocen que la información es escasa, sí pueden hacerse una idea de cuál es su verdadero problema de salud, qué es lo que le pasa realmente a Charlène y qué le impide volar. Y aquí está el veredicto de los expertos.

El primero de ellos es el doctor Joaquín Horna, especialista en otorrinolaringología, quien nos plantea varias opciones con la escasa información facilitada por vías oficiales. Si partimos de la base de que todo empezó con una operación para elevar el seno maxilar de cara a poner un injerto, nos dice que, efectivamente, la infección de la zona es uno de los riesgos de este tipo de intervenciones: "Desde el punto de vista de la otorrinolaringología, las manipulaciones quirúrgicas en suelo del seno maxilar tienen el riesgo de infección del seno maxilar. Si esto sucediera, el paciente puede tener síntomas como dolor del seno maxilar, mucosidad nasal fétida del mismo lado del seno maxilar afectado, y podría, aunque es raro, tener otitis media del mismo lado".

placeholder Charlène, el pasado marzo en el funeral del rey zulú en Sudáfrica. (Reuters)
Charlène, el pasado marzo en el funeral del rey zulú en Sudáfrica. (Reuters)

La otitis media es, precisamente, una de las afecciones que se supone -no confirmado por vía oficial- que padece actualmente Charlène, ya que ella misma confesó que una vez en Sudáfrica había acudido al especialista por el dolor de oídos. Pero el doctor Horna también pone sobre la mesa otras opciones, como la otitis secretora o la ototubaritis -inflamación y congestión del oído medio- aunque esta última es más propia en niños pequeños. Sea como sea, una de las conclusiones del doctor es que Charlène está aquejada de algo más grave, puesto que cualquiera de las tres opciones que plantea suelen curarse en mucho menos tiempo del que la esposa de Alberto de Mónaco lleva convaleciente, según nos confirma.

En efecto, con esas condiciones, volar no es lo más aconsejable: "Una otitis media puede producir un barotrauma -dolor de oídos- en situaciones como un vuelo o un descenso de buceo. Y los problemas en los vuelos dependen de diversos factores, como la altura del vuelo, la presurización del avión, la aceleración con que baja el piloto en el descenso -ya que la trompa de Eustaquio no es capaz de compensar cambios bruscos de presión- y el estado de la persona en cuanto a catarro de las vías altas. En su caso, si tiene una infección del seno maxilar, podría tener alguna dificultad en la compensación al momento del descenso".

placeholder La princesa Charlène, en una imagen de archivo. (EFE)
La princesa Charlène, en una imagen de archivo. (EFE)

En cualquier caso, sí le extraña una convalecencia tan prolongada, ya que, además de que un proceso así no suele durar más de tres meses, hay una opción habitual para ayudar a la curación: "Estos procesos de otitis secretora suelen curar en menos de tres meses. Si no lo hace, se pueden poner drenajes en los oídos, como sucede frecuentemente en los niños afectos de vegetaciones". Esta alternativa también la pone sobre la mesa el otro especialista consultado, el doctor Muñoz Colado. Aunque en su caso, lo ve como una solución muy sencilla para la imposibilidad que se le plantea a Charlène para volar, como veremos más adelante.

Este especialista nos da una aproximación de cuál puede ser el problema de Charlène: "La sinusistis odontógena, que es uno de los problemas que pueden derivarse de la operación que le ha causado la infección, puede solucionarse fácilmente con tratamiento, pero también complicarse por aumento de las bacterias. Esto afecta a otros senos, a la copa respiratoria y nasal y a la trompa de Eustaquio, por lo que se complica mucho más el problema". Y como su colega, está convencido de que hay algo más de lo que nos cuentan: "Me parece un poco raro que se someta hasta en tres ocasiones a una intervención quirúrgica, como es su caso. Eso solo es porque haya complicaciones más severas".

placeholder Charléne de Mónaco, en una imagen de archivo. (Reuters)
Charléne de Mónaco, en una imagen de archivo. (Reuters)

Aunque no es el único motivo por el que lo piensa: "Se aconseja que cualquier persona que haya sido sometida a una cirugía o tenga una sinusitis evite volar, al igual que cuando se tiene un problema de oídos. Pero se puede poner un drenaje en el oído, que es una cirugía muy sencillita con la que podría volar". El doctor Muñoz Colado habla con conocimiento de causa, ya que fue un procedimiento que él mismo puso en práctica con Rocío Jurado hace unos años: "Tenía que dar un concierto en Miami y no podía volar porque tenía una otitis mucosecretora. Le pusimos el drenaje y pudo ir a Miami sin problemas".

Por este motivo y por haber una alternativa tan sencilla para que pueda volver a casa, el especialista cree que hay algo más detrás: "Si realmente no puede volar, debe haber alguna complicación más importante que no se sabe". La conclusión a la que llegamos gracias a nuestra conversación, aunque no sea frecuente lo que le ha pasado, es que sí es algo que puede ocurrir a raíz de elevar el seno maxilar. Pero es más normal que se detecte en el posoperatorio inmediato, tal y como nos indica el doctor. Por eso le extraña que no sea hasta que ella viaja a Sudáfrica cuando le diagnostican el problema.

Así que queda claro que quedan muchas dudas por resolverse. Una información de las fechas de la primera intervención y de su viaje a su país de origen arrojaría mucha más luz. Pero al menos no estamos en la casilla de salida: los dos especialistas concluyen que Charlène tiene algo más grave que no se ha contado.

El redactor recomienda