Kei Komuro, novio de la princesa Mako, vuelve a Japón con una coleta muy polémica
  1. Casas Reales
EN EL PUNTO DE MIRA

Kei Komuro, novio de la princesa Mako, vuelve a Japón con una coleta muy polémica

Se cree que se va a fijar la fecha de la boda definitivamente, tras años de tira y afloja entre la princesa y la Casa Imperial nipona

Foto: Kei Komuro, en el aeropuerto de Narita, en Tokio, este 27 de septiembre. (Reuters)
Kei Komuro, en el aeropuerto de Narita, en Tokio, este 27 de septiembre. (Reuters)

La princesa Mako, sobrina del emperador Naruhito, y su prometido, Kei Komuro, se van a casar a fin de año (todo parece indicar que el anuncio de la fecha es inminente) y previsiblemente comiencen una nueva vida juntos en Estados Unidos, lo que ha dado lugar a que muchos les comparen ya con el príncipe Harry y su mujer, Meghan Markle. Sobre todo por las complicadas circunstancias que han rodeado a su relación sentimental, que ha suspuesto un largo tira y afloja entre la princesa y la familia imperial, que no ha logrado que desista de su intención de casarse.

Una disputa que mantuvo la madre dle novio con su expareja a consecuencia de una deuda se convirtió en 'la letra escarlata' de Kei Komuro, que lleva arrastrando ese estigma desde entonces. Finalmente se confirma que la princesa Mako renunciará a una gran cantidad de dinero, unos 150 millones de yenes, algo más de un millón de euros. Una suma que suelen recibir las mujeres de la familia imperial de Japón una vez la abandonan, pues recordemos que al casarse con un plebeyo, por las estrictas norma que la rigen, tiene que dar ese paso.

placeholder El príncipe Akishino, con su mujer, la princesa Kiko, y sus hijos, la princesa Mako, la princesa Kako y el príncipe Hisahito. (Reuters)
El príncipe Akishino, con su mujer, la princesa Kiko, y sus hijos, la princesa Mako, la princesa Kako y el príncipe Hisahito. (Reuters)

Su boda se ha ido posponiendo una y otra vez, a consecuencia de la disputa por 4 millones de yenes (unos 30.000 euros) entre la madre de Kei Komuro y su ex. Una cantidad que se habría gastado fundamentalmente en la educación del joven de 29 años, los mismos que tiene su prometida. Puede haber un antes y un después de esta boda... Si la princesa se casa con Komuro sin seguir las ceremonias tradicionales, como se cree que podría ser, se convertiría en la primera mujer de la familia imperial en hacerlo después de la Segunda Guerra Mundial.

Hablamos de dos ceremonias específicas, la denominada Nosai no Gi, en la que las familias de los contrayentes intercambian regalos, y la Choken no Gi, en la que conocen oficialmente al emperador y la emperatriz antes del matrimonio.

La llegada al aeropuerto de Narita en Tokyo de Kei Komuro este día 27 procedente de Nueva York hace indicar que, en efecto, esta vez sí es la buena y se anunciará la boda este mes de octubre. Por cierto, que el hecho de que llevara una coleta ha sido sumamente criticado por ciertos sectores de la sociedad japonesa y las redes sociales se llenaron de imágenes suyas inmediatamente, pues supone un cambio de look muy considerable y que se aleja del conservadurismo de la institución a la que todavía pertenece su prometida.

Los estudios del novio

Hay que subrayar que Komuro reside actualmente en Estados Unidos y se ha graduado en la Escuela de Derecho de la Fordham University de Nueva York, con un título de Juris Doctor, el pasado mes de mayo y el resultado de su último examen, que realizó en julio, se conocerá a mediados de diciembre. En el caso de haber aprobado se espera que comience a trabajar en un bufete de abogados del país. Y esto supondría que él y la princesa comenzaran una nueva vida, prácticamente de cero, alejados del encorsetamiento de las tradiciones de la familia imperial.

placeholder Mako, a su llegada a la entronización del emperador en octubre de 2019. (Reuters)
Mako, a su llegada a la entronización del emperador en octubre de 2019. (Reuters)

El príncipe heredero Akishino, hermano menor del emperador, manifestaba hace unos meses que aprueba el matrimonio de su hija mayor con Komuro en unas declaraciones que, sin embargo, denotan cierta inquietud y no son inequívocamente de apoyo a la pareja: "La Constitución mantiene que el matrimonio debe solo basarse en el mutuo consenso de ambos sexos. Si esto es lo que realmente ellos quieren, considero que es algo que debo respetar como padre".

Meses más tarde, en abril, Komuro hizo público un comunicado en el que calificó de "malentendido" la situación financiera de su madre y, además, verbalizaba su deseo de casarse con la princesa Mako. Unas palabras muy significativas porque el hecho de que fuera mandado a estudiar a Estados Unidos fue interpretado como una estrategia de la familia imperial para que se enfriase la relación, algo que no ha sucedido a tenor de los acontecimientos. Y otro hecho significativo es que Komuro se ofreció a dar el supuesto dinero en litigio al ex de su madre.

placeholder La princesa, en la ceremonia de entronización de Naruhito. (Reuters)
La princesa, en la ceremonia de entronización de Naruhito. (Reuters)

El matrimonio de esta pareja podría ser crucial para un debate que ninguno de los gobiernos que se van sucediendo en Japón se atreven a abordar. Una patata caliente que se pasan unos a otros, mientras hay una realidad que se impone, cada vez son menos los miembros de la familia imperial, por lo que lo que cabría plantearse que las mujeres de la familia no pierdan su estatus por contraer matrimonio con plebeyos, como es el caso que nos ocupa.

Estudiando cambios legales

Por el momento, Hisahito, el hermano de la princesa Mako, de 14 años, es el segundo en la línea sucesoria, una línea cada vez más reducida, porque por el momento son solo los varones los que pueden acceder al trono. Aunque a tenor de los últimos acontecimientos es algo que podría cambiar, porque la realidad se está imponiendo a unas tradiciones que se han quedado obsoletas y fuera de los tiempos.

De hecho, el actual Gobierno está estudiando dos posibles vías para solucionar este serio problema: permitir que las mujeres sigan dentro de la familia después de casarse con un plebeyo y la adopción de un varón que tenga vínculos sanguíneos con los ancestros de la familia imperial actual de aquellas ramas de la familia que fueron despojadas de sus títulos en 1947.

Respecto a la historia personal de Mako y Kei Komuro debemos remontarnos a 2012, cuando se conocieron al estudiar juntos en la Universidad Internacional Cristiana de Tokio. Su compromiso llegó de manera 'oficiosa' en 2017, pero las trabas que se fueron poniendo a esa relación y las excusas que iba esgrimiendo la familia imperial no parecen haber surtido su efecto.

Japón
El redactor recomienda