Logo El Confidencial
el prometido de la princesa mako, en entredicho

El escándalo que la familia imperial de Japón quiere evitar a toda costa

Cada vez está más en entredicho la boda de la princesa con su prometido, Kei Komuro, quien se ha marchado a estudiar a Estados Unidos

Foto:  Mako, en una imagen de archivo. (Reuters)
Mako, en una imagen de archivo. (Reuters)

A veces, aunque no hay que abusar de este recurso, no queda otra alternativa que recurrir a manidas frases como 'si el río suena, agua lleva' o su versión anglosajona, 'donde hay humo, hay fuego'. Hace varias semanas publicábamos en Vanitatis nuestras sospechas de que había algo extraño en las razones que había dado la familia imperial de Japón para retrasar la boda de la princesa Mako con Kei Komuro, su novio desde 2012 cuando se conocieron en la universidad. Y, en efecto, nuestras sospechas se están confirmando.

Mako, con su prometido, Kei Komuro. (Reuters)
Mako, con su prometido, Kei Komuro. (Reuters)

No parece demasiado lógico alegar que se pospone por falta de tiempo y el novio en cuestión se marche a estudiar a Estados Unidos tres años, lo que supone prácticamente desvincularle de los preparativos de ese enlace que, a tenor de las informaciones que están surgiendo, es bastante probable que no llegue a producirse. Es más, puede incluso que la decisión esté hasta tomada y estos movimientos sean parte de un plan para finiquitar esta relación.

La familia imperial ha ejercido siempre un gran control sobre lo que se publicaba sobre la institución, pero los tiempos han cambiado, y ciertos medios de comunicación nipones parecen haber cogido una presa y no estar dispuestos a soltarla. Nos referimos, claro está, a Kei Komuro, sobre quien se lleva especulando ya bastante tiempo y hurgando en todo lo que le rodea.

[LEE MÁS: La boda de Mako, una preocupación más para la familia imperial de Japón]

La punta del iceberg ha sido la noticia de que la madre del novio tiene serios problemas económicos al haber contraído una deuda con un ex que no habría saldado. En concreto, cuatro millones de yenes, unos 35.000 euros. Un asunto que no parece aclararse del todo y sobre el que la familia del novio echa balones fuera, pues mantienen que no la consideran como tal.

Lo que comenzó siendo un pequeño fuego, por seguir con el símil con el que iniciábamos este artículo, se acabó convirtiendo en un gran incendio. En Japón hay dos tipos de medios, los que la Agencia Imperial de Japón puede controlar (les permite tener acceso a la familia real, pero sus publicaciones son sometidas a un cierto examen posterior) y los denominados tabloides, a los que se califica de sensacionalistas, pero cuyas noticias en muchos casos han acabado probándose ciertas.

Mako, con su padre. (Reuters)
Mako, con su padre. (Reuters)

Fue en estos segundos donde comenzó a fraguarse este escándalo, que tomó mayor vigor cuando las demás publicaciones se acabaron haciendo eco de esta noticia que, al parecer, no ha gustado nada a la familia imperial. A consecuencia de la misma podría haberse fraguado este extraño cambio de planes que, de facto, separa temporalmente a la pareja. Al menos físicamente.

Polémica en la universidad

El compromiso se había anunciado en septiembre del año pasado y se esperaba que la boda se produjera unos meses después, antes de acabar este año. En diciembre saltaba la mencionada noticia sobre la deuda y dos meses más tarde, en febrero, se anunciaba que el enlace no tendría lugar antes de 2020. Poco después trascendía que Kei Komuro se marchaba a Estados Unidos para estudiar Derecho, algo que ya está haciendo desde el mes de agosto en la Universidad de Fordham en Nueva York.

Hasta allí ha llegado la alargada sombra de la familia imperial, que pidió formalmente al centro educativo que retirara un comunicado de su web en el que se catalogaba a su nuevo estudiante de prometido de la princesa Mako. El argumento que emplearon para este requerimiento es que no se ha celebrado ninguna ceremonia formal que le otorgue este estatus. La universidad obró como se le pidió además de pedir disculpas, enfatizando su respeto por las tradiciones de esta institución, que sigue aferrada a sus férreas normas.

Sobre este asunto se ha hecho eco hasta 'The New York Times'. Esta prestigiosa publicación subraya lo dura que ha sido la opinión pública con la pareja (incluso en Twitter insinúan que Kei Komuro se habría aprovechado de la influencia de su novia para acceder a la universidad y conseguir una beca) y mantiene que permitir su boda evidenciaría un cambio sustancial de las reglas del juego. Supondría también la demostración de que la familia imperial no es tan esclava hasta ahora de la opinión pública.

Presión mediática y social

El periódico estadounidense considera que la celebración de esta boda serviría para dar una mejor imagen de la institución y del país, que estará en el foco mediático por la celebración de los Juegos Olímpicos en 2020. Establecen, además, un paralelismo en cómo la prensa británica ha dado cobertura a facetas nada edificantes de la vida familiar de Meghan Markle, pero nunca se atrevió a dar el siguiente paso que sí se ha producido en Japón: alentar a que pongan punto y final a su relación.

La familia imperial de Japón. (Reuters)
La familia imperial de Japón. (Reuters)

Las informaciones y rumores no han dejado de proliferar en los últimos meses. Ahora se afirma que, al parecer, el padre y el abuelo del novio se habrían suicidado, el primero, un funcionario municipal, cuando Kei Komuro era muy joven. Un elemento biográfico que tampoco favorecería la aceptación por parte de la familia, que, por supuesto, sigue ciñéndose a la versión oficial de los hechos: que el compromiso entre Mako y su novio sigue adelante. Es más, medios afines afirman que el joven, de quien también se están poniendo en cuestión estos días sus creencias religiosas, ya había solicitado su ingreso en la universidad neoyorquina antes de que saltara el escándalo de la deuda de su madre.

Según recoge 'Japan Times', detrás del 'exilio' del novio de Mako a Estados Unidos, estarían la madre y la abuela de la princesa (hija mayor de Fumihito y nieta del emperador Akihito), que quieren que sus lazos afectivos se diluyan y, finalmente, rompan. ¿Lo conseguirán?

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios