Las dos veces que el rey Juan Carlos quiso divorciarse de la reina Sofía
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Las dos veces que el rey Juan Carlos quiso divorciarse de la reina Sofía

La reina Sofía cumplió el pasado 2 de noviembre 83 años. Al no ser una fecha redonda no hubo celebración más allá de los centros de

Foto: Don Juan Carlos y doña Sofía. (C. Real)
Don Juan Carlos y doña Sofía. (C. Real)

La reina Sofía cumplió el pasado 2 de noviembre 83 años. Al no ser una fecha redonda no hubo celebración más allá de los centros de flores que llegaron a Zarzuela y las felicitaciones presenciales de parte de su familia, incluidos los nietos Marichalar y la infanta Sofía.

Cuando cumplió los 80, sí hubo fiesta en palacio con un almuerzo al que acudieron los familiares directos y el Rey emérito. Al año siguiente también estuvo presente don Juan Carlos y en el de la pandemia lo celebró con su hermana, la princesa Irene, y también repitió el monarca jubilado. Al menos así se informó para indicar que la relación del matrimonio había cambiado desde que desapareció de la escena afectiva Corinna Larsen.

Foto: Doña Sofía, en una imagen de archivo. (EFE)
Los templados 83 años de la reina doña Sofía
Ricardo Mateos Sáinz de Medrano

Hay que recordar que antes de la marcha a los Emiratos, los Reyes eméritos habían acercado posiciones. Incluso llegaron a compartir unos días en Sanxenxo a los que se sumó la infanta Elena. Padre e hija participaron en una de las regatas que se celebraban en esas fechas en la localidad gallega. Era la primera vez que doña Sofía asistía como espectadora y esa presencia fue la gran sorpresa. Desde hacía muchos años el matrimonio real no compartía actividades lúdicas, solo las que marcaba la agenda institucional.

placeholder El rey Juan Carlos, la reina Sofía y la infanta Elena en Sanxenxo. (EFE/Salvador Sas)
El rey Juan Carlos, la reina Sofía y la infanta Elena en Sanxenxo. (EFE/Salvador Sas)

A partir de ese momento se interpretó que las relaciones afectivas habían cambiado. Ya no existía en el horizonte, ni presente ni futuro, la ex princesa Corinna, por la que el emérito estuvo a punto de romper su matrimonio definitivamente.

La única mujer que seguía acompañándolo como amiga de verdad, y no entrañable, como definió Corinna su relación, era Marta Gayà. Con la dama mallorquina continúa su amistad y ha sido de las pocas personas ajenas al círculo íntimo del Rey que le ha visitado en su retiro impuesto de Abu Dabi. Estas dos mujeres han sido las únicas por las que el emérito habría estado dispuesto a divorciarse.

Doña Sofía, a pesar de todo, nunca le habría planteado a su marido una separación oficial y legal. Nunca habría aceptado el divorcio e incluso cuando la infanta Elena planteó su ruptura matrimonial con Jaime Marichalar, don Juan Carlos apoyó a la hija desde el primer momento, mientras la madre le aconsejó que aguantara. Los tiempos habían cambiado y los príncipes de Gales habían abierto la veda, aunque fue un shock, al ser la primera infanta de España en divorciarse.

placeholder Corinna Larsen en una imagen de archivo. (Getty)
Corinna Larsen en una imagen de archivo. (Getty)

Años atrás, en febrero de 2012, don Juan Carlos reunió a sus tres hijos en el restaurante El Landó para informarles de su situación y de la posibilidad de una separación oficial y legal de la reina Sofía. En esas fechas la relación con Corinna Larsen era tan estable que esa determinación formaba parte de la agenda afectiva del jefe del Estado. De esa época son los viajes institucionales en los que participaba la ”amiga entrañable”.

El día del restaurante fue la confirmación de esa decisión afectiva que nunca se hizo efectiva, pero que los hijos conocieron de boca de su padre. Muchos años antes sucedió algo parecido con Marta Gayà, la mujer discreta que nunca ha querido tener protagonismo.

placeholder Marta Gayá en una imagen de archivo. (Getty)
Marta Gayá en una imagen de archivo. (Getty)

De este divorcio, que habría sido imposible en aquel momento, se tuvo noticias cuando se filtró la conversación que don Juan Carlos tuvo con su amigo del alma y armador del Bribón, Josep Cusí. El CESID, el servicio secreto anterior al CNI, grabó la conversación en la que el Rey hablaba con plena confianza a su interlocutor de su estado de ánimo, de lo feliz que se encontraba con Marta Gayà. Fue una relación tan estable emocionalmente que ha durado hasta ahora.

La emérita nunca se habría divorciado, pero el rey sí. Ambos, octogenarios ahora, puede ser que hayan encontrado ese nexo de unión que da estar en un presente donde el futuro parece que les vuelve a unir.

Rey Don Juan Carlos Reina Sofía
El redactor recomienda