La vuelta de Juan Carlos I y lo que preocupa a Zarzuela: lo que nos dice su entorno
  1. Casas Reales
MOMENTO CLAVE

La vuelta de Juan Carlos I y lo que preocupa a Zarzuela: lo que nos dice su entorno

Hablamos con distintas fuentes cercanas al emérito que nos dicen que no será inminente y coinciden en que será temporal

Foto: El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (Gtres)
El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (Gtres)

El regreso de Juan Carlos I a España es una cuestión espinosa y llena de aristas. No solo importa el cuándo sino el cómo. Son muchos los rumores y fake news que se han producido en las últimas semanas, una vez se da por hecho que se archivarán las tres diligencias de investigación que tiene abiertas. El más llamativo es que habría estado en España de incógnito, incluso de cacería, que nos desmienten categóricamente. A la espera de ese movimiento que allanará el camino para el regreso del emérito, que lleva un año viviendo en Abu Dabi, se ha impuesto a su alrededor una cierta ley del silencio que, quizás, explicaría el porqué de que las hipótesis, algunas más plausibles que otras, se multipliquen.

La lógica para elaborar este reportaje nos llevó a contactar con uno de sus interlocutores más acreditados, Carlos Herrera, y que además había estado comiendo con el ex jefe de Estado el pasado mes de agosto en el hotel Four Seasons de Abu Dabi durante sus vacaciones, pero declinó nuestra invitación a pronunciarse sobre el futuro no sabemos si inmediato o próximo de su amigo. "Prefiero no, gracias", nos dice el periodista, quien tras su encuentro con su amigo manifestaba que "entiendo que quiera volver a su país aunque sea de visita, estoy convencido. También estoy convencido de que algún día lo hará".

placeholder Laurence Debray, en una imagen de archivo. (EFE)
Laurence Debray, en una imagen de archivo. (EFE)

El mismo Juan Carlos I manifiesta a propósito de su vuelta en 'Mon Roi déchu', el recien publicado libro escrito por la francesa Laurence Debray y que llegará a España la próxima primavera, que "no lo sé en absoluto", y destacaba que afrontaba muchas presiones porque "aquí no molesto a la Corona" y que "las instituciones se destruyen más fácilmente que se destruyen". Y se aprecia cierto estoicismo cuando afirma que "algunos están muy contentos de que me marchara".

"Debería dar explicaciones", dice Sánchez

Son muchas las voces con las que contactamos y las que sí deciden manifestarse nos piden que no se desvele su identidad, mientras que otras, algunas del ámbito político que han tenido relación más o menos estrecha con don Juan Carlos durante su reinado, declinan realizar manifestaciones que puedan ponerles en un aprieto. Fuentes muy autorizadas, sin embargo, sí que nos ayudan a confeccionar una hoja de ruta, lo que puede ocurrir en los próximos meses con una figura cuya imagen se ha visto muy deteriorada en los últimos años por los escándalos personales y financieros de los que ha sido protagonista.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la entrevista que concedió a La Sexta este jueves manifestaba que “sería conveniente que el rey Juan Carlos dijese, efectivamente, cuál es su opinión sobre todos estos hechos que son informaciones perturbadoras”, además de subrayar que no se está incurriendo en ningún tipo de favoritismo con el padre del actual jefe del Estado, de quien subrayó "su compromiso de regeneración".

placeholder Pedro Sánchez, durante la entrevista en La Sexta. (EC)
Pedro Sánchez, durante la entrevista en La Sexta. (EC)

Desde hace más de un año se sabía que la Fiscalía iba a archivar las causas contra Juan Carlos I, pero lo que resulta clave en este asunto no es el archivo, sino el escrito motivado que le acompañará, nos dicen nuestras fuentes. Porque será en este documento donde los fiscales enumerarán todos las conductas que se le atribuyen al Rey emérito y que judicialmente no van a ir más allá. El retrato que se podría plasmar del padre de Felipe VI podría ser muy duro, puesto estamos hablando de una enumeración de hechos por los que no se le ha podido enjuiciar, bien por su inviolabilidad o porque han prescrito.

Un retrato poco edificante

Hay quien incluso establece una analogía con el exhaustivo auto de imputación del juez Castro a la infanta Cristina por el caso Nóos, por lo que el magistrado se encerró durante 20 días en su casa para resumir 160.000 folios en 227 páginas demoledoras con las que en 2014 consiguió sentarla en el banquillo, aunque no se tradujo en una condena judicial, pero sí en una severa reprobación social cuyos ecos no se han apagado del todo en la actualidad.

Nos hacen saber que, al ser tan poco edificante el relato de los hechos que quedaría negro sobre blanco, el propio rey Juan Carlos estaría preocupado por este asunto y también Zarzuela, que tiene que gestionar esta situación una vez el decreto se publique. Será a partir de entonces cuando se propiciará su vuelta, la manera en que se produzca, que deberá ser discreta y buscando los menos titulares posibles, y el futuro a medio plazo. Son varias las ocasiones en las que se nos dice que se trata de minimizar el impacto de unos hechos que han empañado su labor como jefe de Estado y su contribución para la consolidación de la democracia, como mediador en cuestiones de gran calado a nivel internacional y como garante de la estabilidad de España en momentos de dificultad.

placeholder El rey Felipe, la reina Letizia y la infanta Sofía, el Día de la Hispanidad. (EFE)
El rey Felipe, la reina Letizia y la infanta Sofía, el Día de la Hispanidad. (EFE)

Coinciden, por cierto, varias de nuestras fuentes en que la situación financiera del Rey emérito no es ni de lejos la que se ha hecho creer, que la privación de su asignación a cargo de los presupuestos generales del Estado que decidió quitarle su hijo Felipe VI ha sido un duro golpe para él, y que las ayudas que ha recibido para la regularización fiscal no han llegado del listado de empresarios que se ha publicado, que a muchos se les esperaba y no estuvieron, y que son cantidades que tendrá que devolver. Asimismo, se pone la tilde en Corinna Larsen, su responsabilidad en la 'caída' del monarca, y su también incierto futuro judicial.

"Su vuelta será temporal", mantiene Zarzalejos

Algunas de estas aseveraciones coinciden con las afirmaciones del periodista José Antonio Zarzalejos, artífice del libro 'Felipe VI, un rey en la adversidad' y una de las voces más autorizadas para despejar las incógnitas que planteamos. Y sus respuestas son claramente taxativas y precisas al respecto: "Sobre la vuelta del Rey emérito en estos momentos no hay tomada ninguna decisión. Y esa decisión se tomará una vez se publique el decreto motivado de archivo de la Fiscalía. En función del contenido de la motivación del decreto de archivo se verá cuándo resulta más conveniente el regreso del Rey. Un regreso que, cuando se produzca, será temporal, porque fijará su residencia definitiva en otro país. No se alojará en la Zarzuela, porque es la residencia oficial del jefe de Estado. Su regreso se producirá de una manera muy discreta".

Zarzalejos argumenta que los siguientes pasos que se den desde Zarzuela estarán en consonancia con los que se han dado anteriormente: "La expatriación del Rey emérito se produce, según la propia carta que le dirige el propio rey Juan Carlos a su hijo, para que pueda desempeñar las funciones propias de la Jefatura del Estado con plena tranquilidad. Es evidente que el propósito de la expatriación es retirar el foco mediático y político de la atención pública y de la conversación social al Rey emérito. ¿Por qué? Porque en la medida en la que se focaliza la atención en el Rey emérito disminuye la relevancia institucional de Felipe VI. Esa es la razón de la expatriación. Por tanto, el regreso tiene que hacerse también sobre esas premisas".

El periodista, además, tiene claro que la vuelta del monarca no será permanente: "Tiene que ser en el momento más oportuno, después de que sean archivadas las diligencias de investigación y con un carácter absolutamente discreto. Y transitorio, porque el Rey no se va a instalar definitivamente en España. Ese no es el propósito de la Casa del Rey y no es el propósito del Gobierno. Porque aunque el Gobierno niegue tener en este asunto un determinado protagonismo, lo cierto es que nada que afecte a la Jefatura del Estado, en este caso a la familia real y al ex jefe de Estado es ajeno a la voluntad y a la codecisión del Rey con el presidente del Gobierno. No es un asunto de Consejo de Ministros, pero sí lo es de la Presidencia del Gobierno y de la Jefatura del Estado".

placeholder José Antonio Zarzalejos. (Carmen Castellón)
José Antonio Zarzalejos. (Carmen Castellón)

Concluimos con las consecuencias que podría tener que el Rey emérito no regresara a nuestro país, habida cuenta de su avanzada edad: "Que falleciera fuera de España sería un problema de imagen y político. No tendría mucho sentido que aquel que está reflejado en la Constitución con su nombre y apellidos, quien reinicia la monarquía histórica en España en un régimen constitucional y parlamentario como forma de Estado fallezca fuera de su país, rememorando lo que ocurrió con Alfonso XIII e Isabel II. No tendría ningún sentido histórico ni político, por mucho que se le pueda reprochar conductas personales inandecuadas e irregulares. Vamos a ver en qué términos se pronuncia en este sentido la Fiscalía General del Estado".

Rey Don Juan Carlos Rey Felipe VI
El redactor recomienda