Los amigos portugueses de Juan Carlos que podrían arroparle en Estoril
  1. Casas Reales
MUY UNIDOS

Los amigos portugueses de Juan Carlos que podrían arroparle en Estoril

Según se ha publicado en algunos medios, el emérito podría cambiar los Emiratos por el país vecino donde viven algunas de sus grandes amistades

Foto: El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (Getty)
El rey Juan Carlos, en una imagen de archivo. (Getty)

Cuando comenzaron los escándalos que afectaban al Rey emérito, y como consecuencia la estabilidad de la monarquía, la Casa Real hizo la misma jugada que al estallar el caso Nóos. Desde el primer momento establecieron un cordón sanitario para que las supuestas irregularidades no afectaran a la jefatura del Estado. Y esta decisión, consensuada con el Gobierno, pasaba por alejar a don Juan Carlos fuera de España. En aquellos días, el gabinete de comunicación de Zarzuela publicó una carta en la que el monarca jubilado explicaba a su hijo las razones de su salida de España. El encabezado comenzaba con “Majestad, querido Felipe” y terminaba la misiva con una despedida: “Con mi lealtad de siempre. Con el cariño y afecto de siempre, tu padre”.

Abandonaba el palacio que había sido su casa durante cuatro décadas para instalarse en los Emiratos. Ha pasado más de un año de ese viaje/exilio y Abu Dabi se mantiene como su cuartel general. Ahora parece que la situación ha cambiado. La posibilidad de que la Fiscalía archive las causas que se abrieron en su día hace que la vuelta del monarca esté cada vez más cerca. Tanto el Gobierno como Felipe VI habrían dibujado una agenda de perfil bajo y don Juan Carlos abandonaría definitivamente los Emiratos. El lugar elegido por el Rey emérito sería Estoril, como apunta el diario ‘Vozpopuli’. Esta ciudad portuguesa ya se barajó en su momento antes de que se supiera que Abu Dabi era el destino final. No pudo ser al considerar los poderes fácticos que estaba demasiado cerca y por lo tanto la prensa podía informar de todos sus movimientos.

placeholder El rey emérito Juan Carlos I, en 2018. (Getty)
El rey emérito Juan Carlos I, en 2018. (Getty)

En los Emiratos, la privacidad, la intimidad y la manutención estaban aseguradas. Ahora, Estoril vuelve a ser el punto de interés y el ‘déjà vu’ de don Juan Carlos si finalmente elige esta ciudad que forma parte de su historia emocional y afectiva. Los condes de Barcelona y sus hijos pasaron su exilio en esta localidad donde viven grandes amigos que no le abandonaron como sí hicieron empresarios españoles. Los portugueses estarían encantados de acogerlo.

Hasta hace algo más de un año, el Rey emérito tenía una lista interminable de amigos con los que compartía diversiones y aficiones. En ese inventario afectivo se encontraba el grupo de íntimos (muchos de los cuales han muerto) y los lotes formados por conocidos, estacionales e interesados. Como en el libro 'Diez negritos' de Agatha Christie, cada vez van quedando menos, a pesar de que muchos de ellos se enriquecieron o lo intentaron al tener como introductor al monarca.

Amigos nacionales e internacionales

Ninguno de ellos tuvo palabras de deferencia hacia el Rey jubilado cuando saltó el escándalo y sí en cambio las amistades internacionales, que le brindaron su afecto, como, por ejemplo, la familia Fanjul y el grupo portugués. Entre ellos se encuentra Vasco Manuel de Quevedo Pereira Coutinho, una de las grandes fortunas de Portugal, a quien don Juan Carlos concedió el título de marqués de Pereira Coutinho el 7 de abril de 2011. Se trataba de un empresario desconocido en España y muy bien relacionado con la familia real desde la época de Estoril, donde se encontraba exiliado el conde de Barcelona.

placeholder Vasco Manuel de Quevedo Pereira Coutinho. (El Confidencial)
Vasco Manuel de Quevedo Pereira Coutinho. (El Confidencial)

La explicación que en aquel momento se ofreció desde el gabinete de comunicación del palacio de la Zarzuela fueron las palabras del propio monarca, que se remontaba a Carlos III para justificar ese reconocimiento nobiliario. Para que no hubiera suspicacias, la Casa Real encargó un informe jurídico sobre un asunto que se estudiaba desde tres años antes.

La familia es propietaria del castillo de Sâo Joâo do Arade, en Ferragudo, una de las zonas más privilegiadas de Algarve, y que ha sido (y dicen que es) el lugar donde los reyes Felipe y Letizia se instalaban con sus hijas cuando eran Príncipes de Asturias. Tanto don Juan Carlos como después su hijo y su nuera han viajado de incógnito a este lugar que favorece la intimidad. Solo en una ocasión los paparazzi portugueses consiguieron fotografiar a la reina Letizia con las niñas, que eran pequeñas, en la playa anexa al castillo mientras el Príncipe de Asturias acudía al 70 cumpleaños del Constantino de Grecia en Londres.

Anfitrión de la familia Borbón

Además de la fortaleza, Vasco Manuel de Quevedo es propietario de un palacete en Lisboa y de la Quinta Mata-Mouros en Silves, donde ha ejercido de anfitrión de don Juan Carlos y su familia. Es licenciado en Ciencias Económicas y Financieras y concentra sus intereses patrimoniales en el sector inmobiliario y de la construcción. Sus negocios se extienden a países como Brasil, Angola y China.

Los Brito e Cunha-Espirito Santo son otro de los apellidos que mantienen una amistad desde los tiempos del exilio con los Borbón. El titular tiene la misma edad que don Juan Carlos, es conde de Portugal de Faria y heredero de los Alburquerque d’Orey. Pertenece a una de las familias más aristocráticas y son dueños del banco Espirito Santo. Convirtieron la zona de Comporta de su propiedad en uno de los lugares preferidos de los poderosos y famosos de todo el mundo, que tenían garantizada la tranquilidad e intimidad. Carolina de Mónaco, Madonna, Rania de Jordania, Christian Louboutin y Kristin Scott-Thomas son algunos de los nombres que han buscado refugio en este lugar.

Dos amigos cruciales

Francisco Pinto Balsemâo, abogado, empresario y editor, es uno de los hombres más influyentes de Portugal y mantiene lazos estrechos con el monarca jubilado. Los dos han cumplido 82 años en 2020. Ha sido una figura reconocida en el mundo político y con lazos de amistad con Felipe González. Tras la muerte en accidente de aviación de Francisco Sá Carneiro, líder del Partido Social Demócrata y jefe del Gobierno, en diciembre de 1980, ocupó la dirección del partido y fue elegido para la jefatura del Gobierno en enero de 1981. En más de una ocasión en estos últimos tiempos, Juan Carlos y Balsemâo han compartido almuerzos y cenas en el hotel Villa Italia de Cascais. Antes de convertirse en establecimiento turístico fue la residencia del rey Humberto de Saboya y su familia en el exilio.

placeholder El secretario de Estado americano John Kerry, con el Agha Khan en una imagen de archivo. (Reuters)
El secretario de Estado americano John Kerry, con el Agha Khan en una imagen de archivo. (Reuters)

Agha Khan obtuvo la ciudadanía portuguesa en abril de 2019. El íntimo amigo del Rey emérito cambió la sede de su fundación de Ginebra a Lisboa con grandes beneficios fiscales. Ha sido y es el gran protector de la infanta Cristina, a la que contrató para dirigir su fundación en Suiza. La exduquesa de Palma compatibilizó su trabajo en La Caixa con su dedicación a la empresa de uno de los mejores amigos de su padre.

Ahora su vida laboral es en exclusiva para esta fundación una vez que abandonó la entidad catalana. Cuando Iñaki Urdangarin fue declarado culpable con pena de prisión se barajó Lisboa como posible destino familiar. El 11 de mayo de 2016 se hacía pública la operación inmobiliaria a través de la cual el Aga Khan adquiría por 12 millones de euros el palacio de Henrique Mendoça.

Rey Don Juan Carlos Rey Felipe VI Príncipes de Asturias Constantino de Grecia Iñaki Urdangarin Infanta Cristina Aga Khan
El redactor recomienda