Mako de Japón, golpeada de nuevo por la tristeza tras su reciente boda
  1. Casas Reales
FAMILIA IMPERIAL JAPONESA

Mako de Japón, golpeada de nuevo por la tristeza tras su reciente boda

Hace poco más de una semana que la hija del príncipe heredero de Japón contrajo matrimonio tras años de impedimentos. La felicidad ha durado poco

Foto: La princesa Mako. (EFE/EPA JIJI PRESS POOL JAPAN OUT)
La princesa Mako. (EFE/EPA JIJI PRESS POOL JAPAN OUT)

Cuatro años tuvo que esperar la princesa Mako de Japón para que su boda soñada se celebrara. Cuando se anunció el compromiso de la hija del príncipe heredero de Japón, Fumihito, en 2017, poco podía imaginar esta el dolor de cabeza que le produciría el asunto.

Lo que debería haber sido un motivo de alegría, se tornó en el tema central de un encendido debate en el país y en un problema dentro de la familia imperial, que ejerció tal presión sobre la joven, que esta vio como su estabilidad anímica se quebraba. "Desde el final del año pasado, cuando las temperaturas bajaron, hubo varios momentos en que mi hija mayor no se sintió bien. Pero, a pesar de estas circunstancias, mi hija trabajó arduamente para cumplir con las obligaciones que le habían encomendado. Quiero seguir prestándole mucha atención", aseguró la madre de la princesa Mako a finales de 2018, evidenciando una creciente depresión de Mako.

Foto: Mako y Kei Komuro, recién casados. (EFE)

Mako se había enamorado de un plebeyo, un joven llamado Kei Komuro. Eso suponía que la nieta del emperador debía renunciar a su título de princesa, a su estatus real y el conjunto de joyas que la familia imperial le regaló por su mayoría de edad. No le importó. Mako estaba dispuesta a vivir su amor, pero esto traía consigo un gran inconveniente, dado que la continuidad de la saga de la familia imperial está en grave peligro ante la falta de miembros femeninos en su seno. Si Mako dejaba de ser princesa, el problema se agravaba.

placeholder La princesa Mako. (EFE/EPA JIJI PRESS JAPAN)
La princesa Mako. (EFE/EPA JIJI PRESS JAPAN)

Un escándalo en torno al novio saltó. La noticia de que su madre había contraído una elevada deuda económica con su expareja para costear los estudio de Kei Komuro, supuso un escándalo en Japón, un país donde es impensable que la familia imperial se vea relacionada con asuntos de este tipo. Komuro se marchó a Estados Unidos para finalizar sus estudios y la sombra de la duda sobre si todo había orquestado con alevosía para que la pareja se separara y la relación se terminara enfriando, siempre estuvo ahí.

A pesar de todos estos inconvenientes, triunfó el amor. Mako y Kei Komuro contrajeron matrimonio el pasado 26 de octubre a través de una ceremonia civil. A partir de ese momento, ambos comenzaron a vivir como personas anónimas en un apartamento de Shibuya Ward (Tokio) antes de que comiencen su nueva vida de casados en Nueva York, donde tienen planeado trasladarse y donde Komuro finalizará sus estudios y comenzará a trabajar en un bufete de abogados.

placeholder La princesa Mako y su esposo, Kei Komuro. (EFE/EPA Pool Nicolas Datiche)
La princesa Mako y su esposo, Kei Komuro. (EFE/EPA Pool Nicolas Datiche)

Parecía que Mako, por fin, comenzaba a saborear la felicidad por primera vez en mucho tiempo. Pero poco le ha durado la alegría a la princesa, quien, una vez más, ha recibido una triste noticia cuando apenas había comenzado su vida de casada. El día 4 de noviembre, fue informada del fallecimiento de su abuelo materno, Tatsuhiko Kawashima, padre de la princesa heredera Kik, madre de Mako. Tatsuhiko Kawashima, de 81 años, llevaba ingresado en el hospital desde el 19 de octubre. De hecho, la princesa heredera Kiko tuvo la oportunidad de visitarla acompañada de sus dos hijas, la princesa Kako y la princesa Mako, antes de la boda de esta última.

Tatsuhiko Kawashima era profesor emérito de economía de la Universidad de Gakushuin y la noticia de su muerte fue comunicada por los medios de Kyodo. No ha cogido por sorpresa a Mako, quien conocía de sobra el delicado estado de salud de su abuelo. A pesar de ello, no deja de ser un nuevo golpe que la ha llenado de tristeza tras su breve periodo de felicidad conyugal.

placeholder Mako de Japón el día de su 30 cumpleaños. (REUTERS. MANDATORY CREDIT).
Mako de Japón el día de su 30 cumpleaños. (REUTERS. MANDATORY CREDIT).

Su fallecimiento añade más leña al fuego de la superstición inherente a la cultura japonesa, tal y como señalaba recientemente en Vanitatis la periodista Marta Nuevo. Kei Komuro no levanta simpatías entre los japoneses. Cuando Mako se desplazó hasta el Palacio Imperial Takanawa para visitar a sus abuelos antes del enlace, se encontró con una manifestación con pancartas en contra de su prometido. Parte de la población cree que este matrimonio está gafado. "La erupción en Kyushu, los terremotos de este mes y la hospitalización del abuelo de la princesa Mako han sido interpretados como malos presagios ante la boda de esta con su excompañero de universidad", señaló Nuevo.

Familia Imperial de Japón
El redactor recomienda