Logo El Confidencial
se ha operado la nariz y la barbilla

El irreconocible rostro de Uma Thurman recupera el debate sobre la cirugía estética

La última aparición pública de la actriz ha devuelto la polémica sobre los excesivos retoques a los que se someten las grandes estrellas

Foto: El antes de Uma Thurman (a la izquierda) y su última aparición en público (a la derecha) (Fotos: Gtres)
El antes de Uma Thurman (a la izquierda) y su última aparición en público (a la derecha) (Fotos: Gtres)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Tal y como adelantó 'Vanitatis' hace algunos días, Uma Thurman podría haber pasado por el quirófano. Su gesto no parecía el habitual en la actriz, y su siempre mantenida reticencia a la cirugía estética habría pasado a mejor vida en pro de un rejuvenecimiento artificial. Los rumores sobre los retoques de la protagonista de ‘Pulp Fiction’ han vuelto a salir a la luz después de su última aparición pública. La bostoniana posó ante las cámaras en una fiesta organizada el pasado lunes por la NBC con un rostro mucho menos anguloso que el que siempre la ha caracterizado.

Mentón menos pronunciado, ojos más alargados, nariz más estrecha. Estos son algunos de los cambios más evidentes que Uma Thurman ha querido protagonizar en su propio cuerpo. Lejos de acaparar buenas críticas, la nueva fisionomía de la actriz ha devuelto a la palestra el debate sobre si la cirugía estética debe cambiar de manera tan radical la apariencia.

Su caso recuerda inevitablemente al de Renée Zellweger, la intérprete de rostro aniñado que nunca más mostrará el inocente semblante con que cautivó en ‘El diario de Bridget Jones’. A pesar de la más que evidente metamorfosis, Zellweger no confirma su paso por el quirófano y afirma que los cambios en su cuerpo se deben al paso del tiempo y modificaciones en su estilo de vida. Nada más lejos de la realidad. Varios cirujanos plásticos han coincidido en que la actriz se ha sometido a una blefaroplastia, una operación que reduje la grasa y piel de la zona de los ojos y que sería la gran responsable de su transformación.

El cambio de Renée Zellweger en los últimos 25 años ha sido evidente. La primera, de 1998, la última, de finales de 2014 (Reuters)
El cambio de Renée Zellweger en los últimos 25 años ha sido evidente. La primera, de 1998, la última, de finales de 2014 (Reuters)

Unos retoques que pueden convertirse en adicción

La continua exposición de las celebrities a los focos y las cámaras motiva que quieran lucir siempre perfectas. Las que antaño se mostraron contrarias a someterse al bisturí, como Uma Thurman, terminan pensando que los quirófanos pueden convertirse en los mejores aliados contra la edad. Sin embargo, estos pequeños retoques pueden llegar a convertirse en peligrosos cuando la frecuencia entre ellos cada vez es más corta. 

Es el caso de Nicole Kidman o Catherine Zeta-Jones, que se han sometido a varias cirugías que han cambiado por completo su rostro. La protagonista de ‘Los Otros’ está irreconocible en comparación con fotos antiguas, mientras que la atractiva británica ha dejado a un lado su habitual expresión y ha sido criticada por haber perdido su característica belleza natural.

Otra estrella internacional ha alertado a su propia hija sobre los riesgos de caer en la adicción a los retoques. Demi Moore, que recientemente creó polémica por un selfie con su hija Tallulah Willis en el que resultaba evidente que se había operado, informó a su hija de lo peligroso que podría resultar considerar la cirugía plástica un ‘sine qua non’ de la vida. Rumer ha aumentado el grosor de sus labios (finos de nacimiento) y ha modificado su barbilla para que parezca más afilada. Estos frecuentes cambios han prevenido a su madre de que quizá la joven estaría empezando a obsesionarse con lo artificial.

Demi Moore, con su hija Tallulah Willis (Instagram)
Demi Moore, con su hija Tallulah Willis (Instagram)

No es un mundo exclusivo de mujeres

Aunque las mujeres suelen representar el porcentaje más alto de pacientes que pasan por el quirófano, cada vez aumenta más la cifra de hombres que deciden hacerse retoques. En el panorama internacional hay muchos nombres que suenan al hablar de bótox o silicona, y es inevitable no acordarse de Camilo Sesto, Silvester Stallone o el actor Mickey Rourke.

Sin embargo, el hombre que más llevó al extremo los cambios en su cuerpo fue Michael Jackson. El rey del pop no sólo operó su nariz, labios y mentón, sino que llegó a someterse a un tratamiento en el que aclaró su tono de piel hasta convertirse en blanco.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios