Logo El Confidencial
Y la condena es para...

Felicity Huffman, Kevin Spacey, Madonna: los tribunales son los nuevos Oscar

Mientras la alfombra roja de los Oscar está cada vez más sosa, los que están a tope de glamour son los tribunales, que no pueden tener a más estrellas empapeladas

Foto: Felicity Huffman. (Getty)
Felicity Huffman. (Getty)

Felicity Huffman, Harvey Weinstein, Kevin Spacey, la familia Jackson y, en menor medida, Madonna y Alec Baldwin están ahora mismo o han estado en el último año en procesos judiciales en Estados Unidos. Mientras la alfombra roja de los Oscar está cada vez más sosa y se espera la gala Met como agua de mayo (que es el mes en el que se celebra), los que están a tope de glamour son los tribunales estadounidenses, que no pueden tener a más estrellas empapeladas.

¿Se acuerdan de cuando el mundo se estremecía pegado al televisor siguiendo el juicio de un solo hombre, O.J. Simpson, en la segunda mitad de los 90? ¿O cuando el único tema de discusión eran los abusos con el alcohol o las drogas del trío calavera formado por Paris Hilton, Nicole Richie y Lindsay Lohan? Pues en la era del multicanal y el poliestímulo, allá donde mires tienes un juicio con celebrity y una causa para elegir.

O.J. Simpson escucha la sentencia en 2008. (EFE)
O.J. Simpson escucha la sentencia en 2008. (EFE)

En el canal educativo están dos rostros televisivos. Si eres más del boom de las series más reciente, tienes a una de las 'Mujeres desesperadas', Felicity Huffman. Si eres más nostálgico de una de las pocas series que emitían en abierto en Canal + en la era del codificador, tu caso es el de Lorie Loughlin, actriz de 'Padres forzosos'. Ambas, como todas las madres, querían lo mejor para sus hijas, pero se les fue la mano (o la chequera) sobornando a los examinadores en las pruebas de acceso a la universidad.

[LEER MÁS. Huffman: madre rica y mujer desesperada en libertad provisional]

Aunque el tribunal de Boston iba a recibirlas el mismo día (el 29 de marzo), al final alguien decidió escalonar sus apariciones y la presencia de Huffman se pospone al 3 de abril. Curiosamente, ambas, en los episodios de sus respectivas series, habían interpretado tramas tan parecidas que parecieron inspirarles para su vida real. Huffman incluso pagaba la misma cantidad -15.000 dólares- para que uno de sus gemelos de Wisteria Lane fuera aceptado en un instituto. En el caso de Loughlin, ella disuadía a su esposo –John Stamos- de sobornar a una guardería para que aceptara a las celebérrimas gemelas Olsen. También en la realidad, Loughlin golpeaba dos veces, pues quiso favorecer a sus dos hijas, una de ellas, la youtuber Olivia Jade Giannulli. La suma asciende al medio millón de dólares.

Felicity Huffman espera en un pasillo en el Tribunal Federal de Justicia de Los Ángeles. (EFE)
Felicity Huffman espera en un pasillo en el Tribunal Federal de Justicia de Los Ángeles. (EFE)

El gran depredador de Hollywood

En el canal para adultos tienes a Harvey Weinstein, que no necesita presentación. El caso del gran depredador de Hollywood se dirime en Nueva York, donde el productor eligió la primera hora de la mañana de un viernes de puente (el 25 de mayo de 2018, durante el Memorial Day) para entregarse a las autoridades. Su caso llegaba después de las varias temporadas que estuvo en la palestra en de Bill Cosby, que acabó en la cárcel. La versión para público gay está teniendo lugar en Massachussets, donde se juzga a Kevin Spacey por insinuaciones y tocamientos a un joven de 18 años. En enero, el actor de 'American Beauty' tuvo que comparecer, pero desde entonces solo participa telefónicamente si así se requiere.

Harvey Weinstein, a su salida de la Corte Penal de Manhattan. (EFE)
Harvey Weinstein, a su salida de la Corte Penal de Manhattan. (EFE)

Alec Baldwin tiene un serial que sale y entra de la programación y que es un programa de variedades: lo más reciente, en enero de 2019, es una pelea por una plaza de aparcamiento, pero también tiene en su haber agresiones a paparazzi, desacato al personal de vuelo por no querer apagar el móvil o conducir la bicicleta en dirección contraria. Su versión femenina sería Madonna, que como buena reina de la reinvención, tiene a la comunidad de vecinos de Nueva York haciendo un máster en litigios, pero también tuvo un episodio de custodia familiar con su hijo Rocco y, a finales del año pasado, otro juicio por la venta de material íntimo, con mención especial para las cartas eróticas que se intercambiaba con el fallecido rapero Tupac. Su exmarido Sean Penn, en cambio, nunca fue citado en el juicio del año en Nueva York: el del narcotraficante Chapo Guzmán.

Pesadilla en Neverland

En el canal de 'Impacto TV' está la denuncia de los herederos de Michael Jackson a la HBO por el documental recientemente estrenado sobre su presunta pedofilia, aunque todo huele a que después del piloto quedará en acuerdo extrajudicial. Y muy rocambolesco es el caso de Jussie Smollet, el actor afroamericano y gay de 'Empire' que, según las últimas pruebas, planeó un autocrimen de odio con muy poca elegancia -con soga de ahorcado incluida- y dejando pruebas por todas partes. Todo con el fin de que le subieran el sueldo y tuviera más atención mediática. Lo primero no lo consiguió -de hecho, fue despedido- pero lo segundo, desde luego que sí. Hasta el momento, su última aparición en la corte fue el 12 de marzo en Chicago, pero promete tener más capítulos.

Jussie Smollet, durante su arresto este jueves en Chicago. (EFE)
Jussie Smollet, durante su arresto este jueves en Chicago. (EFE)

Muchos de estos casos están todavía pendientes de ser resueltos, pero, a excepción de Harvey Weinstein (productor), Madonna (la diva de los premios Razzie) y los Jackson, cabe preguntarse, ¿harán estos famosos uso de sus dotes como actores ante el tribunal? Recordemos que, en 1958, Lana Turner dio la que dicen que fue la mejor interpretación de su carrera al convencer a un jurado de que su hija era inocente del asesinato de Johnny Stompanato, amante de la actriz que siempre parecía recién salida de la peluquería. Sin embargo, Marlon Brando, con sus dos Oscar, consiguió la libertad de su hijo Christian al testificar a su favor en 1991 en el juicio por el asesinato del novio de su hermana Cheyenne. Pese a que usó todos los recursos habidos y por haber –mostrando sus fallas como padre y llorando ante los tribunales-, la condena fue de diez años de cárcel.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios