Logo El Confidencial
Paga mamá

Isabel, Tamara y Ana, la evolución capilar de las Preysler

Inseparables y compartiendo visitas a la peluquería, Ana Boyer, Tamara Falcó e Isabel Presyler no tienen ahora el mismo look que tenían hace unos años…

Foto: Isabel Presyler y Tamara Falcó en 2019. (Getty)
Isabel Presyler y Tamara Falcó en 2019. (Getty)

El estilo y la elegancia de Isabel Preysler son parte de los encantos que sus hijas han heredado. Mientras encontrar fotografías de Chábeli -su hija mayor- es imposible, las instantáneas de Ana Boyer, muy activa en redes sociales, y Tamara, protagonista indiscutible de 'MasterChef', es tan sencillo como teclear su nombre en cualquier buscador.

[LEER MÁS. De Ana Boyer a Paula Echevarría: la razón por la que todas se cortan el pelo]

Mismo color y mismo peinado, siempre liso, es la tónica en la casa Preysler, aunque en un exprés viaje al pasado descubrimos que Tamara fue rubia y que Ana tenía algún que otro problema con el encrespamiento, ahora ya solucionado. Sabiendo que mamá Preysler aún paga la peluquería de todas sus hijas, la pregunta es: ¿la evolución capilar de Tamara y Ana es resultado de la experimentación o viene directamente orquestada por la matriarca? Y más importante aún: ¿cómo han llegado hasta sus looks actuales?

Isabel Preysler y Tamara Falcó en 2014.  (Cordon Press)
Isabel Preysler y Tamara Falcó en 2014. (Cordon Press)

Comencemos por el miembro de moda en la familia. Tamara Falcó se ha ganado un puesto especial en nuestros corazones con sus sinceridad y naturalidad, naíf pero tremendamente honesta. Precisamente, Tamara es el miembro de la familia Preysler que más cambios de imagen ha sufrido. Flequillo, cientos de capas, mechas rubias, lob, shaggy, ultraliso… No ha habido ni una sola tendencia que no haya probado; bueno sí, el corte pixi parece no entrar dentro de sus parámetros.

Tamara Falcó en 2006, 2008 y 2011.  (Cordon Press)
Tamara Falcó en 2006, 2008 y 2011. (Cordon Press)

Con el castaño claro siempre como base, primero asistimos al ligero pero constante aclaramiento de su cabello, coincidiendo con su etapa más juvenil. Una Tamara más sexy y atrevida que comenzaba a dejarse ver por las alfombras rojas. Pero ahí no quedaron las innovaciones porque la hija del marqués de Griñón ya se había entregado al mundo de las capas y no nos referimos a las invisibles sino a las que se veían... y mucho. Sin renunciar a la melena larga, Tamara jugó con las capas largas para llenar de volumen su cabello.

Tamara Falcó en 2013 y 2015. (Cordon Press)
Tamara Falcó en 2013 y 2015. (Cordon Press)

Continuó siendo fiel a este corte que le permitía lucir el cabello largo, pero regresó a la coloración más natural, similar a la de Isabel Preysler, pero con estudiados puntos de luz a modo de pequeños reflejos.

Tras el lanzamiento de su reality, ‘We love Tamara’, decidió cambiar nuevamente de look, pero en esta ocasión respetó el largo y lo que se animó a cortar fue su flequillo. Largo, por debajo de sus ojos y ligeramente abierto a los lados, fue uno de los éxitos para ganar volumen y conseguir un look muy sexy.

[LEER MÁS. Tamara Falcó: "Le pregunté a mami '¿qué habrías preferido no tener las manchas o tenerme a mí?’]

Tamara Falcó, en su campaña para Sisley.  (Cortesía)
Tamara Falcó, en su campaña para Sisley. (Cortesía)

Con los años más serenos de Tamara, su corte y su coloración también se relajaron y apostó por un discreto castaño que hace unos meses cortó por encima de los hombros. Y parece que el corte de pelo de Tami inspiró el único cambio capilar de su hermana Ana.

Isabel Preysler y Ana Boyer en 2011.  (Cordon Press)
Isabel Preysler y Ana Boyer en 2011. (Cordon Press)

La pequeña de las Preysler, que jamás había cortado o cambiado el color de su pelo, vamos, que tenía un pelo ‘virgen’, nos sorprendió compartiendo en su cuenta de Instagram que había cortado su cabello con el mismo largo que su hermana… Eso sí, más allá del bombazo en su stories, aún no hemos visto fotos del cambio de look; puede que el resultado no fuera el esperado.

Ana Boyer en 2006, 2012 y 2018. (Cordon Press y Getty)
Ana Boyer en 2006, 2012 y 2018. (Cordon Press y Getty)

El cambio en el cabello de Ana, sin embargo, no lo vemos ni en su color -que ahora luce unas mínimas babylights que le aclaran el tono- sino en su volumen. De adolescente, siempre que veíamos a Ana, su cabello parecía algo descontrolado, con mucho volumen y casi sin forma, en parte por el corte elegido por la hija de Miguel Boyer. Su melena XXL en un corte recto favorecía al encrespamiento habitual en un cabello seco.

Pero con el paso de los años Ana parece haber dominado por completo su cabello. Alisados del tipo japonés o brasileño, incluso la queratina, pueden haber contribuido en gran medida a este control del volumen y el encrespamiento, ya que Ana jamás había optado por cortar el largo de su melena… Hasta ahora que también se ha sumado a la larga lista del 'mom hair'.

Pero el miembro de la familia que jamás cambia de look, por más que pasen los años y las modas vayan y vengan, es Isabel Preysler, quien nunca ha sido infiel a su largo. Puede que su habitual melena por los hombros fuera en su juventud algo más larga. Cuando la conocimos del brazo de Julio Iglesias presumía de una cabellera mucho más extensa, pero esta fue poco a poco reduciéndose. Melena media por los omóplatos, a la altura del pecho y finalmente a los hombros.

Regresión de Isabel Presyler en 2019, 2015 y 2011. (Cordon Press)
Regresión de Isabel Presyler en 2019, 2015 y 2011. (Cordon Press)

Aunque pueda parecer que Isabel tampoco ha variado demasiado su coloración, basta con echar la vista atrás para recordar aquella melena larga y negra, un negro azabache que poco a poco fue tornando en un tono chocolate, aclarado hasta el avellana. Parte de esta transición se debe a la lucha habitual por ocultar las canas, en la que los reflejos dorados terminan por perderse en el cabello hasta crear un tono castaño claro con destellos rubios que hacen que estas sean casi imperceptibles.

Otra de las máximas preocupaciones de Isabel es el volumen. Si bien su media melena no es muy frondosa, la socialite no ha optado por las capas para ganar volumen. Su secreto está en los peinados voluminosos, sin caer en el cardado, para que el cabello adquiera cuerpo.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios