La rodilla es la nueva obsesión beauty: cinco tratamientos que eliminan la flacidez
  1. Estilo
  2. Belleza
PUESTA A PUNTO

La rodilla es la nueva obsesión beauty: cinco tratamientos que eliminan la flacidez

Evitan el descolgamiento, las arruguitas de shar pei que coronan la rodilla y reducen la molla interna que se roza al caminar

placeholder Foto: Julie Rekamie para Unsplash.
Julie Rekamie para Unsplash.

Cada vez las faldas se recortan más y por mucha dieta o entrenamiento que hagas no consigues tener unas rodillas turgentes, definidas y sin sensación de almohadón en ellas. Nos preguntamos por qué las rodillas se han convertido en la nueva obsesión de belleza de las mujeres que superan la barrera de los 30, y te recogemos cinco tratamientos con los que poder reducir e incluso eliminar la grasa o la retención que te produce el afeamiento constante de la misma. “2 de cada 10 pacientes que acuden a la consulta me preguntan si se pueden retocar esta zona”, nos explica la doctora Nozay Guzmán, cirujana plástica. Y, curiosamente, lo hacen personas que cuidan mucho su figura y su alimentación, pero no consiguen reducir estos cúmulos de grasa.

Foto: ¿Qué factores influyen en las rozaduras de los muslos? (Imaxtree)


¿Por qué las rodillas son la nueva obsesión de belleza que ni hasta las más fitness consiguen estilizar?

La doctora nos explica que en su consulta se encuentra con “pacientes que cuidan su alimentación y hacen ejercicio con regularidad y se preguntan, constantemente, por qué no consiguen reducir el acúmulo de grasa encima de las rodillas”. Antes de descubrir la solución, acudamos al origen del problema: ¿cómo y por qué se produce este acúmulo de grasa? “Está considerada unas de las zonas de grasa fijas en nuestro cuerpo”, nos aclara la doctora, por lo que, si la dieta y el deporte no son suficientes nos encontramos con una única solución: “Eliminar la grasa de forma quirúrgica o con aparatología cuya efectividad esté probada mediante estudios clínicos”. Pero no es tan fácil como parece porque es una zona complicada y de vital sustento de la pierna: “Unos de los inconvenientes de retirar la grasa de las rodillas es que suele ser un soporte para la piel de debajo de las piernas, podríamos tener resultados insatisfactorios, ya que aumentaría la flacidez e irregularidades en esa zona”, nos alumbra la doctora Nozay Guzmán (Calle Cerdá, 42, Alicante).

Entonces nos planteamos, ¿existe solución para retirar el exceso de grasa y flacidez de las rodillas?

Te presentamos varias soluciones desde la más light, pero efectiva, pasando por la más fitness hasta la opción más rápida para acabar con la mollita que se roza cuando nos ponemos falda.

1. ¿Cuándo y con qué frecuencia mimas e hidratas las rodillas? En plena operación destape es el momento de tratar esta zona tan castigada por el olvido.

“Para empezar recomiendo un tratamiento corporal en el que realicemos una exfoliación en profundidad y una buena hidratación y nutrición. A mí me encanta el último de Natura Bisse, Diamond Wellness-Living. La exfoliación a base de cristales de sal marina del mar Muerto, polvo de arroz, manteca de Karité y aceite de pepita de uva con vitamina E deja la piel suave y renovada. A continuación un masaje manual con un aceite detox de alga alaria esculenta, aceite de chía y aceite de pepita de uva que nutrirá las piernas como un auténtico reserva. Activaremos la circulación, eliminaremos toxinas y mejorará el aspecto de la piel que se verá más oxigenada”, explica Inma Blanquer, directora de Assari (Calle de Serrano, 6, Madrid).

placeholder Lucas Eggers para Unsplash.
Lucas Eggers para Unsplash.

2. Una vez que hemos tratado la rodilla y hemos empezado a alimentarla, hidratarla, nutrirla, llega el momento de detoxificarlo. Para ello hablamos con Almudena Perera, directora de Beauty Room (C/ Ntra. Sra. de Luján, 11, Madrid), quien tiene claro que “esa flacidez se produce por una retención de líquidos que se acumula ahí en esa zona”. Para solventar este problema de retención nos recomienda un tratamiento para drenar, detoxificar y dar forma a la pierna, se llama Maderox. Y nos comenta que, cuando se encuentra con este tipo de piernas, “nosotros con el masaje detox drenamos la zona de la rodilla hacia la zona del hueco poplíteo que se aloja detrás de la rodilla. Subimos con las dos manos y rodamos hasta el hueco poplíteo. Es importante tener en cuenta el lateral de la rodilla, allí también se acumula líquido”.

Como complemento para optimizar los resultados desde casa, recomienda productos drenantes para que no se acumule el líquido en esa zona, se decanta por el gel osmótico de Matriskin, que “ayudará con la retención de líquidos y G7, de la misma marca, que ayuda a mejorar la piel, la textura y las irregularidades ocasionadas”. Pero, además de un tratamiento tópico, considera que un buen apoyo sería una dieta drenante con suplementación e infusiones drenantes como puede ser la cola de caballo y, por supuesto, la movilización del cuerpo. “El funcionamiento del drenaje natural del cuerpo es importante porque nos ayudará a trabajar de manera orgánica esta retención causada por un acuse de sedentarismo o mala circulación de retorno”. Almudena Perera nos detalla que “la glándula poplítea drena hacia la ingle como punto de origen, y debemos atacar la retención de líquidos desde el origen y acompañarla hasta su completo deshecho”.

Foto: Bikini rosa de la colección de Laura Vecino. (Cortesía)


3. Quizá entrenes, pero no estás trabajando la grasa correcta con ejercicio.

La mayor parte de la gente quiere perder la grasa a través del entrenamiento del cuádriceps, y lo único que conseguimos es que la rodilla se agrande porque el basto interno y el basto externo de la rodilla caen como dos pelotas sobre la rótula. Por eso, cuando hay dos días que no entrenas o comes más tiendes a acumular ahí materia adiposa. Entonces, si no queremos ser esclavos del entrenamiento, cómo mejoramos la rodilla.

Para ello consultamos a la entrenadora personal Marta Rosado, directora de Personal, centro de entrenamiento de alta intensidad personalizado (C/ Claudio Coello, 115, Madrid), que nos dice que “se necesita el aumento de la temperatura para quemar la grasa. Hay una parte de la pierna que tiene un nombre de temperatura: la tibia”, parece que todo va a estar más relacionado de lo que imaginábamos. El primer ejercicio recomendado es sentadas en una silla: “Con las piernas estiradas tirar la punta del pie hacia ti, pero en vez de concentrarte en el músculo hacer un arco de seguimiento desde el empeine del pie, que el tibial anterior se contraiga; y desde ahí que su calor o tensión penetre en la rótula, tendón rotuliano. El entrenamiento de la tibia produce que todo tu cuerpo eleve ligeramente la temperatura pero concretamente en la rodilla mejora el resultado”. El segundo ejercicio, siempre sentadas, requiere aún más conciencia del objetivo físico y mental que perseguimos. Lo haremos repitiendo el anterior, pero con un añadido: “Voy a poner un dedo enfrente de mis ojos y me voy a concentrar en él, como si con la vista quisiera moverlo, conectándolo con la rodilla. De esta manera activo toda la parte frontal del cuerpo”. El último ejercicio es, en la misma silla, pero marcando una rotación de los pies “como tratando de aproximar los dedos gorditos de los pies porque la tibia sube por el exterior de la pierna para liberar el fuego de una zona donde se guardan las emociones más bajas que son casi como balas, que casualmente corresponde con lo que conocemos como las pistoleras o cartucheras”.

placeholder Valentin Valan para Unsplash.
Valentin Valan para Unsplash.

4. Con los años nuestro cuerpo pierda la capacidad de regeneración del colágeno, esta proteína no solo es la responsable de la tersura en el rostro, sino en todo el cuerpo. Por ello, cuando identificamos un problema de flacidez, en especial en casos de avanzada edad, tenemos que estimular la producción de colágeno para poder compensar la ausencia de este. Para esos casos en los que las rodillas aparecen descolgadas y no son por causas de retención o falta de entrenamiento, tenemos que acudir a tratamientos que provocan una estimulación del colágeno, para ello te descubrimos el tratamiento Vossman para piernas y rodillas. ¿En qué consiste? Se considera la tecnología de regeneración de colágeno de radiofrecuencia monopolar más potente del mercado. Puedes hacértelo en un centro de estética o en tu casa alquilando (o comprando si tienes 15.000€) el aparato. Tonifica, mejora el drenaje linfático, la textura, elasticidad, circulación y oxigena los tejidos. Además de estilizarlas también logra recuperar y mejorar lesiones. El número de sesiones recomendadas va de 8 a 10 (60€ sesión aprox.).

5. El último tratamiento, mínimamente invasivo, está indicado para las que acusan un problema de grasa en las rodillas y que acabarán con ella desde la primera sesión. Para evitar el posible descolgamiento del que hablábamos al principio del artículo, en especial para casos de flacidez más severa, lo ideal es apostar por la radiofrecuencia bipolar subcutánea de Bodytite, de Inmode, para solventar este cúmulo de grasa tan complicado. “Obtenemos dos beneficios a la vez: destruimos los adipocitos mediante un proceso de pirólisis y al calentar el tejido desde dentro conseguimos retraerlo en un porcentaje elevado. Se produce una disminución de las irregularidades, eliminación del acúmulo de grasa y retracción del tejido en más de un 30%”. Para optimizar los resultados y acelerar la producción de colágeno, necesaria para una piel más joven y uniforme, lo combinaría con la radiofrecuencia fraccionada por microneedeling de Morpheus8, de Inmode, que gracias a su tecnología SARD “retraemos las capas de la epidermis y mejorando la calidad de la piel”, destaca la doctora Nozay Guzmán. Este tratamiento es uno de los más demandados porque los resultados se perciben a partir de la 3 semanas y hasta las 16 semanas seguiremos observando retracción y mejora de la piel. Según el caso se recomiendan tres sesiones, aunque se consigue una retracción de un 30% a un 40% en una única sesión.

Flacidez Piernas
El redactor recomienda