¿Existe la queratina orgánica? Todas las claves del alisado sin formol
  1. Estilo
  2. Belleza
TRUCOS PARA UNA MELENA 10

¿Existe la queratina orgánica? Todas las claves del alisado sin formol

El tratamiento de alisado que ha revolucionado las melenas tiene ahora versión orgánica. Parece ser más saludable, aunque eso de 'libre de químicos' no existe

placeholder Foto: Foto: Imaxtree.
Foto: Imaxtree.

Las melenas encrespadas y rizadas tan típicas del Mediterráneo acogieron con entusiasmo hace quince años la queratina brasileña bajo la promesa de alisar la melena durante meses sin tener que tirar de plancha y sin dañar el cabello. Pero poco después descubrimos que su componente número uno no era la queratina, sino su conservante principal, el formol: llegaron las irritaciones de ojos, nariz, garganta y piel, además del daño del cuero cabelludo, un olor potente y desagradable y química por un tubo. De ahí que se regulara su concentración, no se permitiera más de un 0,2% y la OMS en 2004 lo considerara un compuesto cancerígeno.

Foto: Guerra al encrespado


Aun así, se seguía echando en falta una versión más natural, y llegó la orgánica. Rosi Fernández, directora del salón Ananda Ferdi, prefiere llamarlo tratamiento orgánico. “No me gusta denominarlo queratina porque no lo es, son procedimientos orgánicos que alisan y eliminan el frizz. Contienen componentes como la cisteína o el aloe“. Después de la queratina llegó la taninoplastia, el bótox capilar, o la enzimoterapia, métodos con un denominador común: suavizar, fortalecer, reparar… y una desemejanza: unos alisan más, otros se centran únicamente en eliminar el encrespado. ¿Y cuál es la diferencia principal entre un tratamiento orgánico y otro que no lo es, si ya apenas se utiliza formaldehído? Natural, más que orgánico.

placeholder Foto: Imaxtree.
Foto: Imaxtree.

Bueno, orgánico del todo no existe. Pero, dice la directora de Ananda Ferdi, especialista y pionera en estas técnicas, que “los tratamientos orgánicos cuidan más sus componentes utilizando aceites, proteínas, aminoácidos y algunos compuestos ecológicos como la goma de guar, que tienen un alto poder cosmético aportando elasticidad al cabello. Aun así, todos, sin excepción, llevan en su formulación algo de química y por ello hay que elegir el que menos ingredientes tenga de ese tipo”. Es fundamental informarse antes y mirar más allá del nombre. “Lo importante es ponerse en manos profesionales y preguntar previamente si lo que te van a aplicar es lo que te dicen. Nada de lo que hay en el mercado actualmente y diga ser orgánico actúa en poco tiempo y cuesta barato. Se tardan unas cinco horas en aplicarlos en el salón, dependiendo del largo y cantidad de cabello, hay que trabajarlos de manera metódica y con mechones muy finitos; cuanto más natural es el producto, más tiempo requiere de trabajo”, confirma la experta.

Foto: Gigi y Bella Hadid, en la Milan Fashion Week en febrero de 2020. (Reuters)

Así que ya tenemos una pista: con el orgánico se tarda casi el doble. Otra es pedir una ficha de sus componentes. La terapia vegana Rosa Damascena de este salón, su tratamiento estrella, contiene una mezcla de ácidos orgánicos (tartárico, málico, glicólico, láctico), extracto de fruta, como la manzana, tamarindo, seda y leche de caña de azúcar. Hidrata y nutre profundamente el cabello dejándolo manejable y sin encrespamiento, en lugar de liso como una tabla, y como la versión más química, necesita activarse con el calor del secador. Una gran ventaja es que, a diferencia de la mayoría, no altera el rubio (el resto lo hace en dos tonos) ni hace que vire a naranja. Pero saber qué activo hace qué sería para volverse locos.

¿Salud o duración?

Verónica Castro, directora del salón Vanitas Espai, asegura que "dada la cantidad de tratamientos que hay en el mercado es imposible saber qué componente alisa el cabello en cada caso. Probablemente se trate de una mezcla de varios principios activos. Lo que es seguro es que ninguno es 100% natural, porque no sería capaz de alisar la melena un tiempo duradero”. Y esto no es ningún drama: "La parte química no daña el cabello y es fundamental a la hora de domarlo a nuestro antojo", asegura, aunque según la propietaria de Ananda Ferdi, si es más natural es más respetuoso. Elegir si preferimos la versión con más o menos química y sacrificar salud capilar o duración de los efectos (aunque esta no varía en exceso) es cosa nuestra y del tipo de pelo que tengamos. Según Rosi Fernández, “los gruesos admiten productos algo más agresivos pero los finos que sufren encrespado necesitan trabajarse con otros que los fortalezcan también. De nada sirve solucionar un problema si agravas otro”. Otra de las preocupaciones es si, a largo plazo, el abuso de tratamientos alisadores es malo.

Foto: Cosméticos extras para conseguir un cabello de anuncio. (Imaxtree)


Y las expertas coinciden: siempre que se acuda a un salón con garantías y se escoja un buen protocolo, cuidará la melena. “No solo alisa y relaja el encrespado, también aporta brillo y repara el cabello. Esto no quiere decir que no haya que seguir mimándolo y empleando productos adecuados para mantener sus efectos”, confirma Verónica. Parte del miedo viene por el uso durante el proceso de las planchas, necesario para que el producto penetre; es decir, el sellado. Pero, al parecer, el calor no achicharra la fibra, sino que actúa como conductor del cóctel de ingredientes para que penetren, rellenen los huecos internos y sellen la cutícula. Eso sí, para que el efecto permanezca entre los 3 y 5 meses habituales, hay que cuidarlo en casa con champús sin sulfatos ni parabenos, así como tener en cuenta que si nos lo hacemos en verano, con tanto chapuzón cargado de cloro o sal, el resultado será más corto.

Champú Sólido Suave Delicatesse de Avena, de Garnier (3,99€ en El Corte Inglés). Pensado para cuero cabelludo sensible y con cero plásticos en su envase.

placeholder Garnier.
Garnier.

Hoy en El Corte Inglés

Champú para toda la familia, de Johnson's. Sin sulfatos, ftalatos ni colorantes (2,49€, en El Corte Inglés).

placeholder Johnson's.
Johnson's.
Hoy en El Corte Inglés

Champú a la quinina y Edelweiss Bio, de Klorane. Fortalece y estimula el crecimiento (15,65€, en Promofarma).

placeholder Klorane.
Klorane.
Hoy en Promofarma.

Gel de ducha suave Monoï cabello y cuerpo, sin sulfatos, de Yves Rocher (2,95€). El aceite se obtiene de la copra, una variedad del coco, y es famoso por sus propiedades nutritivas, hidratantes y reparadoras.

placeholder Yves Rocher.
Yves Rocher.

Queratina Cabello Tratamientos orgánicos