Logo El Confidencial

Pezones y penes, las armas contra la moda unisex

Modelos (casi) desnudas sobre la pasarela, actrices semidesnudas en la alfombra roja y prendas con estampados genitales hacen del nudismo la tendencia más irreverente

Foto: Pezones y penes, las armas contra la moda unisex

Tras el triunfo del naked dress y las aberturas infinitas que se cobijan bajo el término pelvage, la moda abraza ambas tendencias con fuerza y consigue que las compradoras de las grandes marcas se gasten miles de euros en diseños con asimetrías que dejan al aire un pecho, tops cuyas transparencias sonrojarían a la mismísima Nicki Minaj y vestidos que hacen que la operación bikini se adelante en el calendario. Aunque es el sexo el que vende, una idea subyace tras estas propuestas: enseñar ya no degrada a la mujer, sino que se erige como un gesto que ensalza el nuevo feminismo. Así nos lo hizo saber la mismísima Dita Von Teese.

Entramos en Net-a-porter y buscamos las propuestas de Balmain. Su vestido más revelador cuesta 1.105 euros y apenas cubre los pechos a causa de las aberturas que adornan su escote. Cabría esperar que las tallas inferiores fueran las más demandadas, pero descubrimos que la primera talla en agotarse ha sido la 44. Lo mismo ocurre cuando echamos un vistazo a un revelador bañador de Noma Kali valorado en 340,31 euros. La única talla a punto de agotarse es la grande, de la que solo queda una unidad disponible. Las responsables son, quizás, mujeres como Beyoncé o Nicki Minaj, cuyos videoclips están cargados de sexo y que se han encargado de defender las curvas por encima de todo. Bueno, por encima de las curvas, un mensaje: el del feminismo. Juntas hicieron el vídeo Flawless Remix, que comienza con esta palabra. Sus provocativos looks distan mucho de aquellos con los que las feministas de los 70 defendían sus ideas.

Sin embargo, no hay forma de enseñar un poquito de piel sin que las acusaciones de sexismo aparezcan. Mientras que la aparición de Rihanna enfundada en un naked dress de Adam Selman fue tildada por algunos medios como el look más feminista de la historia, otros muchos acusaron a la cantante de apostar por vestidos machistas. Scout Willis defiende el el blog de XO Jane el derecho de las mujeres de mostrar su cuerpo como ellas quieran. “Pueden tomar esta decisión siguiendo sus deseos, sin miedo a lo que la gente o la sociedad piense y sin miedo a ser juzgadas”. La pasarela cada vez aboga más por la mujer mediodesnuda, y las cifras le dan la razón. “Las tendencias cambian temporada tras temporada, pero las firmas que tienen a mujeres sexis como compradoras ven cómo su negocio crece año tras año. Balmain, Anthony Vaccarello, Givenchy, Saint Laurent, Dolce & Gabbana y Zuhair son los que mejor nos funcionan en cuanto a ventas”, comentan desde la web de venta Luisa Via Roma a Business of Fashion.

Frente a la corriente unisex que azota a la moda, como denotan las colecciones estivales de Hermès o JW Anderson, la sexualidad se convierte en el arma de defensa. Personajes como Kim Kardashian están cambiando, a su vez, la percepción que tenemos acerca de cómo la sensualidad se mueve por la agenda diaria. La socialite presume de transparencias imposibles mucho antes de que caiga el sol, y ha normalizado la presencia de los sexis vestidos de Balmain en eventos diurnos.

Incluso las modelos han asociado el feminismo con el exhibicionismo que la pasarela impone. La top Linda Fox, encargada de lucir el vestido asimétrico de Saint Laurent que dejaba al aire un pecho, habla con Style.com acerca de este look. “Creo que ahora es el momento perfecto para mostrar este vestido gracias al movimiento Free the Nipple y a la presencia cada vez mayor del feminismo”.

La colección de Kanye West ha tenido un millón de páginas vistas más que Chanel. Su colección Yeezy Season 1 junto a Adidas apostó por diseños ceñidos nude con los que sus modelos parecen estar desnudos. Modelos que, por cierto, llevan looks que en nada difieren del que la bailarina Maddie Ziegler lleva en el videoclip Chandelier, de SIA. Uno de los desfiles más comentados ha sido el de Jacquemus. Pese a que la marca no es muy conocida, la desnudez de sus modelos captó la atención de los medios. Hussein Chalayan, Rei Kawakubo y Comme des Garçons son firmas habituales en eso de hacer de la carne la protagonista de los shows.

Christopher Kane presenta vestidos con estampados en los que hombres desnudos muestran sus genitales, Rick Owens hizo a sus modelos desfilar con el pene al aire, MTCostello contó con un top desnudo ataviado únicamente con un brazalete y una capa, Lemaire cuenta con bolsos con forma de pechos y traseros, y Rachel Antonoff ha presentado jerséis con dibujos de trompas de Falopio. Erdem, Tom Ford, Valentino y Burberry son solo algunas de las marcas que hacen del pezón el accesorio imprescindible.

Anteriormente, las marcas conseguían hacerse con los titulares con anuncios publicitarios plagados de desnudos y de sexo. Años después de los escándalos que las campañas de Tom Ford o American Apparel desataron (hoy Anna Ewers aparece completamente desnuda, con los vaqueros por los tobillos, en los anuncios de Alexander Wang), la táctica con la que la moda consigue ahora aparecer en los medios es incluir a modelos de edad avanzada.

Si estar desnudo es tendencia (Kate Moss acaba de presumir de transparencias con un diseño de Alexander McQueen), no creáis que la moda va a perder dinero. Sus diseños, por poco que tapen, siguen teniendo precios astronómicos y los que, sin duda, saldrán beneficiados de todo esto serán los gimnasios.

En la alfombra roja, tras el side-boob y el pelvage, se llevan las aberturas extremas, las transparencias imposibles y los escotes vertiginosos. El new naked es tendencia. ¿Se atreven con esta moda?

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios