Logo El Confidencial
CASO NÓOS

Juan Mari Urdangarin, el hombre que temía por su hijo

Se cumplen siete años de la muerte del padre de Iñaki, que lo vivirá en la cárcel. Llegó a pedir a los amigos del deportista que velaran por su integridad y que no dejaran que se le subiera a la cabeza

Foto: Juan Maria Urdangarin, padre de Iñaki, en una imagen de archivo. (EFE)
Juan Maria Urdangarin, padre de Iñaki, en una imagen de archivo. (EFE)

Cuando su padre enfermó, Iñaki Urdangarin ya era un apestado social. Tanto que para ir a visitarlo tuvo que hacerlo escondido en la parte trasera de su coche. Juan María Urdangarin murió el 10 de mayo de 2012 y semanas antes recibió la visita de su hijo pequeño, quien por aquel entonces vivía en Estados Unidos en una suerte de exilio. Eran los tiempos en los que el todavía duque de Palma corría por las calles a la huida de la prensa, que lo perseguía por todas partes. Recto y severo, Urdangarin padre nunca las tuvo todas consigo sobre el futuro de su benjamín, algo que incluso comentó con sus amigos más íntimos.

LEER MÁS: Urdangarin busca trabajo para conseguir el tercer grado

Fue al principio de la relación entre Iñaki y la infanta Cristina. Juanmari Urdangarin solía ir a ver los partidos del Barça de balonmano y también acudía a algunos entrenamientos. Conocía a muchos de los compañeros de su hijo desde niños y les tenía un cariño y una confianza especiales. Una mañana, después de un encuentro, fueron todos a tomar algo a un conocido bar de Sarriá que frecuentaban. Durante la corta caminata, posó sus brazos sobre dos de los mejores amigos de Iñaki y los apartó del grupo.

"Mirad -les dijo-, os tengo que pedir un favor. Yo sé que a partir de ahora a mi hijo le van a salir muchos amigos de debajo de las piedras, que será famoso y muchos querrán estar cerca de él. Y de estos muchos, los habrá que lo hagan por interés, por conseguir algo para ellos. Estos amigos no le convienen a mi hijo. Como os conozco y sé que sois buena gente, solo os pido que no deis un paso atrás, que ayudéis a mi hijo, que estéis con él. Me da miedo, sé lo que va a pasar".

Inaki y Cristina, junto a sus hijos, en el funeral del padre, suegro y abuelo. (EFE)
Inaki y Cristina, junto a sus hijos, en el funeral del padre, suegro y abuelo. (EFE)

Faltaban unos meses para la boda y el patriarca de la familia presentía que los inmensos halagos que su hijo recibía de la prensa podían hacer mella en su carácter. Nunca, eso sí, imaginó que terminaría en la cárcel, como ha sucedido. El estallido del caso Nóos lo pilló ya enfermo, lo que no impidió que sufriera lo suyo.

LEER MÁS: ¿Quién es quién en la familia Urdangarin?

De educación estricta, Urdangarin padre era un hombre que siempre buscó la rectitud en el trabajo y en la vida. Y así educó a sus siete hijos. Junto a Claire Liebaert formó una familia vasca tradicional, cristiana e inquebrantable. Algo que ha perdurado tras la muerte del ‘pater familias’ y que ha quedado patente después, cuando hemos podido ver cómo los hermanos de Iñaki Urdangarin entraban en prisión para visitarlo. Desde Mikel, el único hermano, hasta Lucas, su sobrino (hijo de Ana, la mayor).

Juan María Urdangarin, un hombre sensato, serio y conservador, estaba orgullosísimo de los triunfos deportivos de su hijo pequeño. Campeón olímpico, capitán del equipo del Barça de balonmano, un tipo querido en Barcelona y en su Zumárraga natal... Unos días después de la boda, el matrimonio Urdangarin Liebaert recordaba entre bromas una anécdota que después pesó como una losa en sus vidas: “Mi marido siempre le decía a mi hijo que no firmase nunca nada sin pedirle permiso a él. Por eso, cuando tuvo que firmar el acta matrimonial, Iñaki miró a su padre con una sonrisa pícara y le dijo: ‘¿Firmo?’. Fue muy gracioso”.

Iñaki Urdangarin en un partido benéfico en Asturias. (EFE)
Iñaki Urdangarin en un partido benéfico en Asturias. (EFE)

Ingeniero industrial, vinculado a la industria química, concretamente a la empresa Fuchs, Juan María Urdangarin trabajó en Barcelona desde finales de los sesenta hasta principios de los ochenta. A su regreso al País Vasco se instaló con la familia en Vitoria y fue elegido por el PNV para presidir Caja Vital (la antigua Caja de Ahorros de Vitoria y Álava). Ocupó el cargo de 1996 al 2000, época en la que se enfrentó tanto con los trabajadores como con sus mentores. De carácter severo, no dejaba pasar ni una y al retirarse, los sindicatos terminaron alabando su labor al frente de la caja.

Discreto y educado, su relación con los reyes don Juan Carlos y doña Sofía siempre fue muy buena y cordial. El patriarca Urdangarin falleció el 10 de mayo de 2012, meses después de que su hijo fuera imputado en el caso Nóos. Su muerte dejó a la familia perdida en el marasmo judicial, con miedo a las consecuencias que el juicio podría tener sobre sus vidas.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios