Logo El Confidencial
CORRUPCIÓN

Grandes casas de pueblo reformadas: así viven los Pujol Ferrusola en la Cerdanya

Tres de los siete hijos del 'expresident' compraron viviendas en la zona. Ahora, pendientes de juicio en la Audiencia Nacional, suelen refugiarse en la comarca para evadirse

Foto: Jordi Pujol, acompañado de sus hijos.
Jordi Pujol, acompañado de sus hijos.

El día que Barack Obama fue reelegido, en noviembre de 2007, el Consulado de EEUU en Barcelona organizó una fiesta en el hotel Majestic. Y allí estaba Oriol Pujol Ferrusola, quien se presentó entre bromas a quien esto escribe: “Hola, yo soy el tonto de la familia porque soy el único de los hijos del ‘president’ que se dedica a la política”. La frase, ocurrente y divertida, ha terminado por desvelarse no del todo cierta. Oriol, como el resto de los hermanos y sus padres, Jordi Pujol y Marta Ferrusola, será juzgado por la Audiencia Nacional por pertenencia a banda criminal.

LEA MÁS: Visitamos la masía de los Pujol en la Cerdanya

Esta es la delicada situación de la familia que dominó Cataluña durante décadas. La decadencia comenzó el verano de 2014, con la confesión del ‘pater familias’ sobre unos fondos en Suiza. Tras su declaración, se refugió en casa de su hijo Jordi, el ‘hereu’, en la Cerdanya. Una casa en Bolvir, de 365 metros cuadrados, conocida históricamente en el pueblo como Can Jan.

Jordi Pujol Ferrusola, a su llegada a la Audiencia Nacional. (EFE)
Jordi Pujol Ferrusola, a su llegada a la Audiencia Nacional. (EFE)

Situada cerca de la propiedad que Shakira y Gerard Piqué compraron hace unos años, la de Jordi es también una casona de pueblo reformada. La casa y la vida de Jordi en el valle es conocida por muchos, quienes lo han visto pasearse con sus múltiples coches de lujo mientras en el Parlament y en los juzgados se dirimían los casos de corrupción que salpicaban a su familia y a él mismo.

Tres viviendas

De los siete hijos del matrimonio Pujol Ferrusola, tres tienen casa en el valle. Jordi, el mayor, es quien posee la propiedad más grande y lustrosa. Situada en el pequeño pueblo de Bolvir, uno de los más caros de la zona, la casa dispone de dos porches y varios soportales, varias plantas, jardín y una gran piscina. El hijo del expresidente de la Generalitat la compró en 1998. Y está cerca, además, del Real Club de Golf Cerdanya, uno de los más exclusivos, bonitos y valorados de España.

Vista aérea de Bolvir. (Google Maps)
Vista aérea de Bolvir. (Google Maps)

Sobre la propiedad pesa una reclamación del Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid, “por los delitos de blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública, de uno o varios delitos de falsedad en documento mercantil, objeto de la imputación de los que fueran titulares, contra Jordi Pujol Ferrusola”. La anotación es de 2015 y atendiendo a esta petición judicial, “a fin de garantizar el cumplimiento del conjunto de responsabilidades pecuniarias derivadas de dichos delitos, se dictó resolución, acordándose la prohibición de disponer de la finca de este número”.

De Queralbs a Urús

No es la única casa a la que acude la familia, en especial los padres, cuando quieren refugiarse de la prensa. Cierto es que el anciano matrimonio tiene su propia vivienda en Queralbs, también en el Pirineo, no muy lejos de la Cerdanya. Pero cuando tienen problemas, algo que parece habitual últimamente, prefieren estar cerca de sus hijos.

En la misma comarca tienen casa Josep y Oriol. Josep cuenta con una vivienda en Latour de Carol, localidad francesa fronteriza, donde el hijo del expresidente reformó una antigua casona de pueblo, algo parecido a la citada vivienda de su hermano mayor, Jordi.

Oriol Pujol Ferrusola, en Barcelona. (EFE)
Oriol Pujol Ferrusola, en Barcelona. (EFE)

Mientras, Oriol, tiene una propiedad en Urús, a la entrada del valle según se llega desde Barcelona. Allí, en este pueblecito sin apenas tiendas ni bares, Oriol Pujol compró en 2010 una vivienda unifamiliar de 355 metros cuadrados construidos, divididos en tres plantas, con jardín de uso privativo. La vivienda tiene un valor de un millón de euros, según la entidad bancaria con la que Pujol Ferrusola suscribió una hipoteca que ya ha saldado. El hijo del expresidente es propietario del inmueble junto con su mujer, Anna Vidal.

Es habitual ver a algún miembro de la familia en los bares, pastelerías, colmados y caminos rurales de la zona, ya sea tomando algo, comprando víveres o haciendo deporte. La región invita a desconectar y olvidar las penas. Así definió la Cerdanya Hughes en un artículo en ‘ABC’: “Comarca gerundense de un aire tan delicado que cuando uno baja del coche a echar gasolina siente que ya ha olvidado su vida anterior. Es como un episodio de Heidi, pero conduciendo los coches de Tony Soprano”. Nada más acertado para este artículo.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios