"Hermética y paciente": así es Xisca (Mery) Perelló, la mujer de Rafa Nadal
  1. Famosos
Tras un año de matrimonio

"Hermética y paciente": así es Xisca (Mery) Perelló, la mujer de Rafa Nadal

La mujer del tenista lo ha acompañado con discreción durante casi media vida. Celosa de su intimidad, lleva un año en el cargo de directora general de la Fundación Rafa Nadal

Foto:  Xisca Perelló. (Getty)
Xisca Perelló. (Getty)

Todos esperaban el momento, en especial la novia, que había comentado a sus amigas las ganas que tenía de casarse. Pero sabía que debía tener paciencia. Y así ha pasado los últimos años, discreta y paciente, sus grandes bazas durante un larguísimo noviazgo. Mery Perelló, a la que la prensa bautizó Xisca, y Rafael Nadal, que es como lo llaman en familia, se casaron, por fin, en otoño del año pasado tras 14 años de relación. Un noviazgo largo y tranquilo del que poco hemos conocido hasta que, en febrero del año pasado, saltaba la noticia, algo que no gustó nada al tenista, que llegó a afirmar: "Me molesta que la boda haya salido en la prensa".

Foto: Rafa Nadal y Xisca Perelló. (EFE)

Perelló apareció en su primer torneo en 2005, en Roland Garros, y pocos sabían quién era. Era amiga del cole de Maribel, hermana del tenista, con quien compartió pupitre en el Pureza de María, en Manacor. Nadal y su novia se conocen desde pequeños y su relación sentimental empezó a la par que los triunfos del campeón. Así que Mery ha tenido que esperar más de una década, un tiempo en el que le ha acompañado por medio mundo.

“En los Grand Slams, torneos de 15 días, suele aparecer la segunda semana”, nos señalaba Sergio Heredia, periodista deportivo de 'La Vanguardia' que ha seguido al mallorquín desde sus inicios. “Es hermética, opaca, no aparece ante los medios nunca, ni cuando hay encuentros más íntimos”, apunta.

Aburrida en los torneos

Es habitual que el tenista y su equipo, en el que se cuentan familiares, alquilen bonitas casas en los lugares en los que juega. Prefieren la intimidad y el ambiente hogareño. Allí se aloja también Mery, que suele aburrirse un poco mientras su futuro marido se entrena y lo da todo después en la pista. “A veces llama a amigas y parejas de los miembros del equipo de Rafa para que la acompañen, porque dice que se aburre sola”, nos comentaba a Vanitatis una persona del círculo íntimo de Nadal cuando se dio a conocer la noticia de su boda. “Suele pasear e ir de compras, sobre todo en ciudades como Londres y Nueva York, citas que no se pierde casi nunca”.

placeholder Mery Perelló, en las gradas del torneó Godó, en Barcelona. (EFE)
Mery Perelló, en las gradas del torneó Godó, en Barcelona. (EFE)

Sobre su opacidad hay momentos que delatan su vocación de pasar desapercibida. Fue en 2006, en París, cuando el deportista cumplió 20 años. Suele celebrarlo durante el Roland Garros y aquel año apareció Pau Gasol, íntimo amigo, con una tarta. “Ni rastro de Mery -recuerda Sergio Heredia-. Nadie la vio, como es habitual, porque no aparece más que en las gradas”. El manacorí, que por aquel entonces tenía un blog en 'El Mundo', tampoco citó a su novia cuando contó las visitas que recibió por su cumple: “Mi padre, mi madre, mi hermana, mi tío Rafa y su mujer, mi tío Miguel Ángel... Todos han llegado hoy y eso me ha puesto muy contento”.

De la mesa a la consola

Aquel año acabaron todos cenando en una pizzería porque no llegaron a tiempo a la reserva en el Café de L’Homme, un restaurante de Trocadero, junto a la Torre Eiffel, que se ha convertido en su lugar de referencia porque ha repetido allí sus celebraciones de cumpleaños. Y eso que a Nadal no le gusta la comida muy elaborada y prefiere las pizzas, la pasta y las hamburguesas. Detesta el tomate y el queso, por ejemplo, aunque en alguna ocasión ha matizado: “El tomate frito de las pizzas sí que me gusta”.

placeholder Carlos Moyá, entrenador y amigo íntimo, junto a Rafa Nadal. (EFE)
Carlos Moyá, entrenador y amigo íntimo, junto a Rafa Nadal. (EFE)

Es curioso, sabemos casi todo del mejor tenista español (acaso internacional) de todos los tiempos, sus gustos en la mesa, su pasión por jugar a la PlayStation, quiénes son sus amigos… Pero ni siquiera habíamos oído hablar a su mujer hasta hace relativamente poco tiempo. Siempre al lado de Maribel, la hermana de Rafa; de Ana María, su suegra, y de Silvia, la mujer de uno de sus entrenadores, Mery Perelló ha blindado su vida y quienes la conocen casi no hablan de ello. Saben que la pareja es exageradamente celosa de su intimidad. “Mery tenía muchas ganas de casarse, era un tema que habíamos hablado, todos le preguntaban siempre -señala una persona que la conoce mucho-. Ella sabía que tenía que esperar”.

Trabaja con su suegra

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas, ha trabajado en varias compañías (IMG, Mapfre…) hasta que se puso al frente de la Fundación Rafa Nadal en abril de 2012, donde trabaja con su suegra, Ana María Parera. “En 2008, Rafael Nadal y su madre, Ana María Parera, crearon la Fundación Rafa Nadal. Desde el inicio, el deporte y la educación son nuestros mejores aliados; dos pilares muy presentes en cada uno de nuestros proyectos”, dicen desde la entidad. Ni rastro de Perelló en la web, ni siquiera en las cuentas de la fundación. Es en su página de Linkedin donde aparece su cargo de directora general, desde hace un año, antes podíamos leer que era directora de proyectos de la entidad. Según la misma fuente consultada y sobre su anterior trabajo, Perelló es “responsable de los proyectos de integración social que la Fundación Rafa Nadal impulsa en España e India”.

placeholder Mery Perelló, en la India en un proyecto de la Fundación Rafa Nadal. (Linkedin)
Mery Perelló, en la India en un proyecto de la Fundación Rafa Nadal. (Linkedin)

La vida de Nadal y su novia se ha ido complicando con el tiempo, en paralelo al aumento de popularidad del tenista. “Me encanta pasear por esta ciudad -confesaba sobre París en 2006-, aunque hay un montón de gente que me para por la calle, que es algo que a mí me divierte”. Ahora ya no le divierte tanto, porque se ha convertido en una estrella mundial que no puede dar un paso sin que le pidan una foto. Y si va con su mujer, entonces será casi imposible que lo veamos paseando. Han aparecido juntos en pocas ocasiones y ha sido la prensa la responsable de tomar imágenes de la pareja, sobre todo en vacaciones.

Mallorca es el refugio del matrimonio. Allí tiene Mery Perelló su despacho y allí descansa siempre que puede Rafa Nadal. Es allí donde se casaron, en una boda cuyo anuncio apareció en medio mundo, desde la CNN hasta el 'Daily Mail', y es allí donde, un año después de su matrimonio, construyen la que será su primera casa juntos.

Rafa Nadal
El redactor recomienda