Isabel Preysler, abatida: su entorno nos cuenta cómo se despidió de su madre
  1. Famosos
DÍAS MUY DUROS

Isabel Preysler, abatida: su entorno nos cuenta cómo se despidió de su madre

En la intimidad y alejada de los focos, la socialite está viviendo unos días de enorme tristeza, pues adoraba a Betty Arrastia

Foto: Betty Arrastia, madre de Isabel Preysler. (Gtres)
Betty Arrastia, madre de Isabel Preysler. (Gtres)

El domingo a mediodía, Isabel Preysler se despedía de su madre. Desde hacía una semana, el pronóstico de salud de Beatriz Arrastia Pérez de Tagle era irreversible. Lo único que se podía hacer era esperar a que su ciclo vital se apagara. En la mansión de Puerta de Hierro se encontraba Tamara, que no quiso viajar fuera de España por si se cumplía el informe médico.

Era una mujer fuerte emocionalmente y se cuidaba. Aunque era muy independiente, tenía a su cuidadora y al resto de personal de casa pendiente de ella, pero sobre todo a su hija Isabel. Según cuentan a Vanitatis, “Isabel no se ha separado de ella. Está muy triste, con mucha congoja, y aunque sabía que el final era el que ha sido, no quita el sentirse huérfana. Estaba muy unida a Betty, que así la llamábamos familiarmente los que la hemos conocido”.

Para Mario Vargas Llosa, la muerte de Beatriz Arrastia, a la que consideraba su suegra también, ha sido una tristeza. Desde que el nobel se trasladó al domicilio de Puerta de Hierro cuando comenzó su relación con Isabel, el tú a tú con Betty fue siempre muy bueno. “Lo ha sentido mucho y ahora es un gran apoyo para Isabel", confirma el padre Ángel a Vanitatis. El sacerdote es un gran amigo de Isabel Preysler. "A la madre de Isabel la conocía poco. La traté menos", nos dice.

placeholder Isabel Preysler, junto a su hija Tamara Falcó, su sobrina Joanna Preysler y su madre, Betty Arrastia. (Instagram @joannapreyslermanila)
Isabel Preysler, junto a su hija Tamara Falcó, su sobrina Joanna Preysler y su madre, Betty Arrastia. (Instagram @joannapreyslermanila)

Su amistad llegó a través de Nuria González y desde esa fecha “Isabel nos ha dado apoyo de todo tipo. Ha venido a San Antón, pero ha procurado que siempre fuera de una manera privada”. El fundador de Mensajeros de la Paz fue el encargado de la liturgia religiosa tras fallecer Beatriz Arrastia. “Por las muchas cosas que me ha contado Isabel, que ha sido una gran hija, su madre era una mujer de una gran bondad. Ya le dije a Isabel que su paso para disfrutar de Dios fue rápido. Ya está en el cielo. Nada de pasar por el purgatorio".

La misa de cuerpo presente se hizo en uno de los salones del domicilio familiar con la presencia de su cuidadora y del servicio de la casa, que querían mucho a la venerable dama. “Éramos muy pocos. Isabel quiso que fuera una celebración muy íntima, muy discreta, como había sido su vida. Días antes ya había recibido el sacramento de la extremaunción y lo que hice fue transmitir a sus familiares el amor de Dios hacia todos ellos. Tamara estaba muy triste, pero su fe la ayuda en estos momentos”, explica el padre Ángel.

placeholder El Padre Ángel llega a casa de Isabel Preysler tras la muerte de su madre. (Cordon Press)
El Padre Ángel llega a casa de Isabel Preysler tras la muerte de su madre. (Cordon Press)

Salvo con algunas amistades íntimas con las que ha hablado telefónicamente, Isabel quiere vivir estos momentos su luto con sus hijos, con Mario Vargas Llosa y con su círculo más directo, entre los que se encuentra Nuria González. Una de las llamadas que recibió ayer domingo fue la de Julio Iglesias.

Según confirman a Vanitatis, “Isabel ha querido que esos últimos días con su madre fueran tranquilos sin tener que estar pendiente de nada que no fuera Betty”. Tamara y sus sobrinos, los hijos de su recordada hermana Beatriz, han sido la mejor compañía para Isabel, que tardará en recuperarse. Estaba muy unida a su 'mum', como la llamaba.

placeholder Beatriz Arrastia, una mujer que brilló por su discreción. (Cordon Press)
Beatriz Arrastia, una mujer que brilló por su discreción. (Cordon Press)

Enrique Iglesias sí pudo viajar a Madrid desde Miami para despedirse de su abuela querida, su Beba, que era el apelativo cariñoso con el que la bautizó Chabeli y con él se quedó para el resto de los nietos. Con todos ellos hablaba en inglés. El avión privado facilitó el viaje relámpago del artista que siempre recibió de ella un gran apoyo cuando decidió cantar. Chabeli y Julio José llegarán en cuanto puedan. Las conexiones para llegar a Madrid no eran fáciles y ya su abuela había fallecido. Para preservar la intimidad se la veló en casa y su incineración también fue discreta. El padre Ángel aún no sabe si habrá funeral más adelante: "Lo que sí haremos será una misa en San Antón”.

Isabel Preysler
El redactor recomienda